Archivo de la etiqueta: tecnologías

Horizon Project. Perspectivas Tecnologías > Educación Superior en América Latina 2013-2018 (preview) (13,15)

HORIZONHe tenido la oportunidad de formar parte del Consejo Asesor del Horizon Project América Latina 2013, junto a otros prestigiosos colegas. Les traigo en esta entrada un apretado resumen de los resultados preliminares y, por tanto, provisionales, a los que llegamos tras el minucioso proceso de elaboración del Informe. Este Informe Preliminar pueden consultarlo AQUÍ.

Horizonte de implantación de las tecnologías en América Latina

Horizonte de implantación. Un año o menos:

  • Aprendizaje en línea/MOOC.
  • Contenido abierto.
  • Entornos colaborativos.
  • Medios sociales/Redes.

Horizonte de implantación. De dos a tres años:

  • Analíticas de aprendizaje.
  • Aprendizaje móvil.
  • Aprendizaje personalizado.
  • Realidad aumentada.

Horizonte de implantación. De cuatro a cinco años:

  • Aprendizaje automático.
  • Impresión 3D.
  • Internet de las cosas.
  • Laboratorios virtuales y remotos.

Diez tendencias principales que afectan a decisiones tecnológicas.

  1. Los medios sociales están cambiando la manera en que las personas interactúan, presentan las ideas y la información y juzgan la calidad de los contenidos y contribuciones.
  2. Los paradigmas de enseñanza están cambiando para incluir la educación online, la
    educación híbrida y los modelos colaborativos.
  3. Los cursos on-line masivos y abiertos están siendo explorados extensivamente como
    alternativa y suplemento a los cursos universitarios tradicionales.
  4. Cada vez más, los estudiantes quieren utilizar sus propias tecnologías para aprender.
  5. La apertura (conceptos como contenido abierto, datos abiertos, recursos abiertos, junto a las nociones de transparencia y fácil acceso a los datos y la información) se está convirtiendo en un valor importante.
  6. La abundancia de recursos y relaciones que Internet hace fácilmente accesibles,
    constituye un reto que nos hace replantearnos nuestros roles como educadores.
  7. Las tecnologías que usamos están cada vez más, alojadas en la nube, y nuestras nociones de soporte TIC están descentralizadas.
  8. Las personas esperan ser capaces de trabajar, aprender, y estudiar cuando y donde
    quieran.
  9. El mundo del trabajo/laboral es cada vez más colaborativo, llevando a cambios en la
    forma en que se estructuran los proyectos de los estudiantes.
  10. Existe un interés cada vez mayor en el uso de nuevas fuentes de datos para personalizar la experiencia de aprendizaje y medir el rendimiento.

Diez retos significativos para la adopción de tecnologías.

  1. Debemos crear modelos de educación flexibles.
  2. La mayoría de los académicos no están utilizando nuevas tecnologías significativas para el aprendizaje y la enseñanza, ni para organizar sus investigaciones.
  3. Existe un retraso de métricas de evaluación apropiadas respecto a la emergencia de
    nuevas formas escolares de autoría, publicación e investigación.
  4. Debemos fortalecer la formación continua en el uso didáctico de las TIC y estimular la
    innovación colectiva.
  5. Todavía no se ha tenido en cuenta en la formación de profesorado que la alfabetización de medios digitales continúa aumentado su importancia como competencia clave en cualquier disciplina y profesión.
  6. Debemos fortalecer infraestructura a través de mejorar cobertura de Internet, el acceso gratuito en espacios públicos y dotar de equipamiento gratuito o con costos bajos con fines educativos.
  7. Nuestras organizaciones no están establecidas para promover la innovación en la
    enseñanza.
  8. Necesitamos aprendizaje mixto, presencial y mediado por TIC.
  9. Debemos fomentar la conformación de comunidades educativas-social-culturales.
  10. A menudo son los propios procesos y prácticas educativas los que limitan una mayor
    adopción de las nuevas tecnologías.

Estaremos a la espera de que en breve pueda ver la luz el Informe Definitivo.

 

La IEEE (i-e-cubo) y Manuel Castro (primer presidente no estadounidense de la IEEE Education Society) (13,11)

La IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) es una asociación técnico-profesional internacional, sin ánimo de lucro, con cerca de 400.000 miembros y voluntarios en 160 países. Es la mayor asociación internacional sin ánimo de lucro formada por científicos y profesionales de la tecnología, entre otros, ingenieros eléctricos, ingenieros en electrónica, científicos de la computación, ingenieros en informática o ingenieros en telecomunicación. Sus inicios se remontan al siglo XIX, contando entre sus fundadores a personalidades como Alexander Graham Bell, Thomas Alva Edison, o Franklin Leonard Pope.

La IEEE (i-e-cubo en español) produce más del 30% de la literatura publicada en el mundo sobre ingeniería eléctrica, computación, telecomunicaciones y tecnología de control, organiza más de 1000 conferencias al año en todo el mundo, sumando más de 1500 estándares entre los que están ya activos y los que se encuentran en desarrollo. Algunos de estos estándares son amplia y popularmente conocidos, como por ejemplo, es el caso de lo que se conoce como “Wi-Fi”.

El objetivo central de IEEE es el Fomento de la innovación tecnológica y la excelencia en beneficio de la humanidad.

Pues bien, la IEEE Education Society focalizada en la promoción de los avances, y difusión del estado de la técnica, de la información científica y de los recursos relacionados con sus ámbitos de interés ofrece oportunidades de desarrollo profesional para los profesionales académicos y de la industria. En resumen, el campo de interés de la IEEE Education Society se centra en la teoría y la práctica de la educación y la tecnología educativa.

Precisamente he rescatado un vídeo de 2004 con motivo de la creación del Capítulo Español del IEEE. En ese vídeo nuestro candidato a Rector, Manuel Castro, explica qué es esta Asociación y en concreto la Sociedad de Educación de dicha Asociación. Tuve el honor de pronunciar la conferencia inaugural (Comunidades de aprendizaje y entornos virtuales) en esa destacada reunión científica celebrada en Madrid. Si no les interesa mi conferencia, al menos escuchen a Manuel Castro al inicio del vídeo en el que explica bien qué es IEEE y su Sociedad de Educación




Pero tras ese Capítulo Español continuó la relevancia del Dr. Manuel Castro. En el año 2010 recibió el Premio de la Education Society del IEEE ‘2010 Distinguished Member Award’, por el servicio excepcional a la Sociedad y por las contribuciones significativas en educación a distancia en la enseñanza de la Ingeniería Eléctrica e Informática.


En la foto, Manuel Castro con el premio recibido junto al entonces futuro Presidente de la Education Society IEEE (2011-2012), Rob Reilly, con Russ Meier (coordinador del Comité de Congresos) y con Martín Llamas, profesor de la Universidad de Vigo. Además, en aquella ceremonia también fue elegido  Castro vicepresidente de la Education Society del IEEE para el período 2011-2012.

‘Estamos muy contentos de haberle elegido para este puesto como el primer responsable de nuestra sociedad de fuera de Estados Unidos; además, Manuel siempre ha estado valorado conmo miembro de nuestra sociedad y apreciamos su continuo liderazgo’, explicó Susan Lord, Presidenta de la IEEE Education Society en aquellos momentos.

La ceremonia se celebró el 29 de octubre de 2010, en Washington, durante el FIE 2010 (Frontiers in Education), organizado por el IEEE y el ASEE (American Society Engineering Education).

En este encuentro, se confió al catedrático de la UNED, Manuel Castro, la organización en Madrid, en 2014, del FIE 2014, organizado conjuntamente por Manuel Castro (UNED) y Edmundo Tovar (UPM), siendo la primera vez que este congreso saldrá de Estados Unidos desde 1990.

Durante los años 2010 y 2011, Castro fue Presidente de la Sección de IEEE en España, con más de 4.000 miembros de las áreas de Ingeniería Eléctrica, Electrónica, Comunicaciones, Informática y afines.

En Washington en 2010 Castro, como ya señalé antes, fue elegido Vice-Presidente de la Sociedad de Educación del IEEE, para el período 2011-2012, lo que suponía según la normativa, ser Presidente en el 2013-2014. En ambos casos, ha sido el primero de procedencia no americana (de Estados Unidos). Así, en estos momentos, el Catedrático candidato a Rector de la UNED es el Presidente de la IEEE Education Society.

Por tanto es un orgullo para la UNED que uno de sus candidatos para ser Rector durante el próximo cuatrienio, el Dr. Manuel Castro, sea actualmente el Presidente de esta prestigiosa organización internacional. Web de Manuel Castro.

Universidad abierta – Universidad a distancia (13,10)

En el marco de las emisiones radiofónicas que la UNED produce y emite a través de Radio Nacional de España, en el día de ayer se emitió la siguiente entrevista que se me hizo, en la que se trataron temas relacionados con las diferencias entre enseñanza abierta vs enseñanza a distancia.

También se abordaron aspectos relacionados con el bosque semántico que conforman estas formas no presenciales de enseñar y aprender así como las tendencias, ¿hacia dónde vamos?. También se hace referencia a las respuestas de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) ante estos retos.

Les invito a escuchar la entrevista.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (29/04/2013). Universidad abierta – Universidad a distancia (13,10). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/640.

Educación de hoy, ¿cambio radical? (12,29)

El pasado mes de septiembre pronuncié una conferencia solicitada por la profesora Susana Trabaldo. Ella es titulada en el Máster Internacional en Enseñanza y Aprendizaje Abiertos y a Distancia (EAAD) que impartido por la UNED tuve el placer de dirigir en su diseño y desarrollo entre los años 2000 y 2005. La solicitud de esta conferencia en línea venía provocada con motivo del X aniversario de Net-Learning, de cuya organización S. Trabaldo es directora.

En fin, en esta entrada de mi blog, les ofrezco íntegramente el vídeo de dicha conferencia. El tema lo titulé “Educación a distancia de hoy, ¿cambio radical?”, aunque de EaD, hablé poco. Remontándome a los inicios de la educación a distancia, ofrecí posteriormente unos datos, sólo unos cuantos, que nos hiciesen reflexionar sobre lo que hoy nos vienen ofreciendo las tecnologías avanzadas. Ante esa realidad me preguntaba sobre qué ha cambiado realmente en nuestras vidas provocado por estos avances tan espectaculares. Ha sido mucho lo que vienen cambiando nuestras vidas debido a la incidencia de las TIC. Pero ¿y en la educación?, ¿se produjeron tantos cambios?

Un análisis crítico lleno de preguntas nos enfrenta a la realidad educativa. Ante ello nos planteábamos si ante tanto artefacto y artilugio tecnológico en la escuela deberíamos reproducir el mismo modelo con herramientas diferentes o quizás, deberíamos enfocar nuevos modelos educativos utilizando herramientas y procedimientos distintos a los actuales.

Una realidad sería atrevernos a responder sobre qué es lo que se debería aprender hoy. Pues quizás enseñar para aprender algo de lo que se sabía ayer y mucho de lo que no se sabía entonces, pero se sabe hoy. Deberíamos adelantarnos y preparar a los estudiantes para lo que no se sabe hoy y también disponerlos para lo que podrá saberse mañana. ¿Hablamos entonces de un cambio radical?

Personalmente entiendo que no se trata de un cambio de finalidades educativas ni de principios. Se trata más bien de un cambio de enfoques, de recursos, de actividades, de metodologías…, de modelos, en fin. Las herramientas, las aplicaciones están ahí para tratar de mejorar la calidad de los procesos educativos.

Trato de responder a otra serie de preguntas sobre quién es el alumno de hoy, dónde y cómo aprende, cuál es su rol, cuál es rol del docente, dónde están las fuentes del saber, y qué recursos. Pero este mundo 2.0 en la educación ¿está penetrando sin dificultades?, ¿cuáles son éstas. En fin, ¿qué hace o debe hacer un docente 2.0? Dentro de algunas competencias esbozadas me detengo en la de compartir, en los trabajos colaborativos que tanto hacen crecer el saber.

Sin hacer especial mención en la conferencia a la educación a distancia, entiendo que puede transferirse buena parte de estas reflexiones y preguntas a una modalidad que se soporta, precisamente, en todas esas herramientas y recursos que hoy se ponen a nuestra disposición. ¿El cambio es radical?, ¿qué es lo que cambia?, ¿qué es lo que cambió?

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (01/12/2012). Educación de hoy, ¿cambio radical? (12,29). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/359.

Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico (12,26)

Decíamos en el post anterior sobre el “Saber práctico” que son diversas las formas en que quienes trabajamos como docentes, diseñadores, responsables institucionales, técnicos, estudiosos, investigadores, etc., de la educación a distancia tenemos para aproximarnos a su conocimiento, para desenvolver las competencias requeridas en cada caso. Nos estamos refiriendo a las diferentes formas de aproximación al saber sobre la educación a distancia en sus múltiples manifestaciones, dimensiones y propuestas con que esta modalidad se nos presenta hoy y se nos ha presentado a lo largo de las últimas décadas. Hoy vamos a referirnos al saber técnico.

El saber técnico sobre la educación a distancia

En esta ocasión nos estaríamos refiriendo al saber hacer, pero en este caso saber hacer la educación a distancia conociendo el por qué, la causa por la que se hace lo que se hace, las razones de por qué la actividad que se pone en práctica tiene éxito o puede tenerlo. En este saber, la teoría y la práctica confluyen. Incluso diríamos que lo sustantivo es más el saber que el hacer. La técnica es siempre medio, un instrumento adecuado para el desarrollo de una acción que implica habilidad, destreza…, además de la utilización de instrumentos.

Estaríamos hablando de la tecnología entendida como la reflexión sistemática y procesual sobre el saber técnico, y no tanto, como habitualmente hacemos, como cacharrería más o menos sofisticada, como artefactos y artilugios. Así, un buen tecnólogo de la educación a distancia sería aquel, no que usa bien el hard y el soft, sino que actúa por razones bien fundamentadas; su especialidad serían las acciones racionales y su finalidad primordial el conseguir los resultados pretendidos con la mayor eficacia y eficiencia. Esa es la base del proceder tecnológico, algo así como lo opuesto al proceder artesano. Las formas de actuar del artesano, por definición, no son científicas, actúa por tradición, por experiencia práctica, y por ello se puede dudar de su éxito porque la objetividad estaría ausente.

Sin embargo, no deberíamos confundir esta forma de entender la tecnología con la ciencia. Mientras que la ciencia busca leyes e interpreta hechos, la tecnología, que depende de aquella, persigue establecer normas e intervenir en la realidad para que suceda aquello que se pretende. En realidad, mientras el científico centra todo su esfuerzo en profundizar en el conocimiento, el tecnólogo busca ese saber para hacer, en función de unos objetivos que, convenientemente ordenados, guían hacia un resultado previamente establecido.

La tecnología se está transformando en una de las formas actuales de hacer ciencia, y en el caso de la educación, supondrá la debida articulación entre los medios y las finalidades del quehacer educativo. A la técnica también le preocupa la propuesta de los fines, las consecuencias de la acción pedagógica, el proceso mismo de la actuación educativa, la eficacia de los recursos, etc.

Desde esta perspectiva sobraría hablar de tecnología cuando nos referimos sólo al ámbito de aplicación de las máquinas industriales, de la informática, de la telemática…, que no son otra cosa que las herramientas y las técnicas de que se vale la inteligencia para el logro de determinados fines. Por otra parte, también somos conscientes de que tanto la tecnología como la ciencia son conocimientos provisionales, como ya recordaba Popper en 1973, en constante progreso mediante el proceso de comprobación, verificación y revisión tanto de los contenidos como de sus aplicaciones.

En educación a distancia se trataría de optimizar todas las variables que confluyeran en un determinado proyecto de acción formativa, planteándolas de forma estructurada, sistematizada, secuenciada y en complejidad creciente.

Es cierto que se ataca a este tipo de saber por su carácter eficientista al aplicar al hacer educativo los procedimientos de rentabilidad industrial o económica. Se buscan resultados, aplicación de técnicas con la idea de alcanzar los mejores productos de forma rápida y al menor coste posible, importando menos qué sea la educación a distancia y cómo mejorarla. Se haría difícil, con esta forma de proceder, el encontrar caminos diferentes que lleven a resultados distintos. El camino y los procedimientos, según este saber y entender tecnológico, estarían marcados, serían unívocos.

Esta perspectiva llevada a su caso extremo sería llevar, por ejemplo, la conducta humana a lo observable y medible y, por tanto, la educación a una secuenciación de pasos, etapas o fases de carácter mecánico. Se estaría rechazando prácticamente todo lo no observable, todo lo no medible, la impredecibilidad del ser humano.

Es obvio que si las pautas están marcadas de antemano se deja escasa cancha al actuar creativo, a la variedad de opciones e interpretaciones, a la espontaneidad del comportamiento humano que difícilmente podrá soportar fases tan estrictamente planifica­das. Estas normas con estructura uniforme preestablecida conforma­rían la aplicación extrema del paradigma tecnológico, más propiamente llamado en este caso tecnicista. El peligro es real habida cuenta de lo cómodo que resulta aceptar decisiones ajenas, perfectamente forma­li­zadas, sin acudir a la crítica de las mismas.

Este paradigma, así considerado, supondría una imposición tanto para el alumno como para el docen­te, ejecutor de una acción planificada, previsiblemente elaborada y contro­lada desde fuera del ámbito propiamente del educador y del educando, por personas ajenas al proceso. Diversi­ficar las funciones de planificación, desarrollo y control o evaluación, propias de la técnica aplicada a los fenómenos físico-naturales, no puede aplicarse sin más a la práctica pedagógica. Negar la flexibilidad a los procesos pedagógicos sería tratar a los educandos como autóma­tas sujetos a estímulos ante los que habrían de reaccionar de manera uniforme, cuando, en realidad, una misma norma técnica aplicada simultáneamente a distintos sujetos provoca reaccio­nes diferentes y asimilaciones no idénticas en los mismos.

Sin embargo, frente a estos planteamientos extremos, pensamos que los esquemas de acción de los que, gracias a la tecno­lo­gía, un docente puede disponer hoy en los sistemas a distancia, mejoran la intervención educativa porque han sido elaborados, en base a fundamentos científicos, con el fin de validar la prácti­ca educativa.

El paradigma tecnológi­co sigue presentando una gran influencia en las diferentes propuestas educativas. Pensamos que mediante este saber se pretende la refle­xión, elabo­ra­ción, explica­ción y posterior aplicación de elementos y proce­sos propios de la intervención educativa. Esto es, raciona­li­zar, sistematizar los medios y procedimien­tos y hacer eficaces las decisiones pedagógi­cas que tratan de responder a los problemas reales de la EaD; gene­rar técnicas de acción educativa partiendo del progreso de la ciencia pedagógica que, no se olvide, al igual que la técnica que de ella se deriva es de carácter provisio­nal. Así se hace tecno­logía en educa­ción.

Resulta lógico que este saber tecnológico exija a los educadores a distancia, más conocimientos científicos y técnicos sobre esta forma de educar/enseñar, más reflexión crítica sobre su propia práctica, en definitiva, más competencia profesional y esfuerzo que les aleje de actuaciones precientíficas y espontáneas. No se trata de aplicar pasivamente un repertorio de técnicas, sino considerar los contextos, las situaciones, los condicionamientos… decisiones que conducirán al logro de los fines establecidos, teniendo en cuenta, a la vez, las características del sujeto al que va dirigida esa acción y su contexto. La decisión habrá de fundamentarse científicamente con el fin de elegir la mejor opción que se adecue a ese caso único y singular. Exigiría de la intervención flexible, adecuada y planificada de acuerdo a una serie de variables que inciden en el desarrollo del proceso educativo.

Así, las normas técnicas, entendemos que, para un educador a distancia serían de obligado conocimiento, pero no como propuesta encorsetada de acción y de aplicación indiscriminada y uniforme. La conducta humana, las características del individuo y grupo, las circunstancias en que acaece la acción educativa, el entorno físico o virtual, son elementos que indiscutiblemente han de considerarse siempre en cualquier acción educativa, además de que debería incentivarse el componente creativo de cada sujeto y de cada educador. De esta manera, esas normas generadas desde el proceder tecnológico pueden valer, y mucho, para una acción planificada pero realimentada constantemente por esas variables antes señaladas y por otras que pudieran interferir en el proceso. Así estaríamos ante una forma de concebir la técnica aplicada a la educación, abierta, flexible y positiva. Por todo ello, la actividad educativa en este campo ha de ser desem­peñada por profesionales, tecnólogos que actúen científi­ca­mente, que compren­dan los problemas educativos y el reperto­rio de conoci­mientos científicos que sobre el particular existen, los casos similares ya resueltos y las técnicas que permiten abordarlos.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (21/11/2012). Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico (12,26). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/363.

Nuevo libro en línea: “Sociedad del conocimiento y educación” (12,24)

Acceso al libro en enlaces de abajo

La información, la comunicación, la educación y el conocimiento son esenciales para la iniciativa, el progreso y el bienestar de las sociedades. A su vez, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que potencian esos cuatro conceptos, tienen inmensas repercusiones en prácticamente todas las dimensiones de nuestras vidas. La capacidad de las tecnologías digitales para superar o, en todo caso, reducir las consecuencias de muchos obstáculos tradicionales, especialmente los que suponen el tiempo y la distancia, ha propiciado que, por primera vez en la historia, el vasto potencial de estas tecnologías sea utilizado por millones de personas en todo el mundo y en beneficio de ellas.

En la Declaración de Principios de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (2003 y 2005) se señalaba que “debe promoverse el empleo de las TIC a todos los niveles en la educación, la formación y el perfeccionamiento de los recursos humanos… Los creadores, los editores y los productores, así como los profesores, instructores, archivistas, bibliotecarios y alumnos deberían desempeñar una función activa en la promoción de la sociedad de la información…” Medidas especiales como la formación continua y de adultos, la capacitación en otras disciplinas y el aprendizaje continuo, son claves a la hora de beneficiarse de las nuevas posibilidades ofrecidas por las TIC para los empleos tradicionales, las profesiones liberales y las nuevas profesiones.

En efecto, nos encontramos en la sociedad de la información, en la sociedad red, en la sociedad del aprendizaje, en la sociedad del conocimiento. Bien sabemos que a través de la información surge el conocimiento, una vez que aquella ha dado significado a los datos, con el apoyo inexcusable de la educación, de las experiencias previas y de los valores asumidos. Cierto que el conocimiento se produce por una confluencia, entre otros, de dos factores sustanciales, la indicada información (búsqueda, procesamiento, almacenamiento…) y la comunicación (distribución e intercambio de información). Y esos procesos se activan de forma sistemática a través de la educación para lo que entendemos que se hace preciso el uso adecuado de los recursos, herramientas, aplicaciones, redes y entornos tecnológicos que configuran elementos esenciales de esta sociedad….

…Desde hace 31 años, y año tras año, un grupo representativo de todas las universidades españolas en las que existen docentes del área académica de Teoría e Historia de la Educación, subárea de Teoría de la Educación han venido reuniéndose, inicialmente unos 30 selectos profesores e investigadores y últimamente entre 50 y 60, con la finalidad de debatir en profundidad sobre un determinado tópico del ámbito educativo en sus Seminarios Interuniversitarios de Teoría de la Educación (SITE). Cada año una universidad española ha organizado dicha reunión. Los temas tratados, tras 31 reuniones, han versados sobre los más diversos contenidos, siempre relevantes, del fenómeno educativo y siempre tratados desde una perspectiva teórica pero con una clara intencionalidad de soporte para la intervención pedagógica.

Pues bien, nuestra intención, en esta publicación, ha sido la de reunir a docentes universitarios de la mayor parte de universidades españolas, 73 docentes en total procedentes de 23 universidades españolas, todos ellos de esta subárea de Teoría de la Educación, con el fin de que nos diseccionen con su mirada teórico-crítica las relaciones tan relevantes para nosotros de esta sociedad del conocimiento con la educación. Como editor de este libro, en la presentación del mismo está mi postura sobre algunos aspectos relacionados con este tema, pero es eso, se trata de UNA opinión que puede coincidir o no con la de tantos autores que dieron a su teclado para colaborar en esta edición.

Hemos optado por dividir el libro en cuatro bloques o partes. Podrían haber sido más, también menos. Consideramos que para los objetivos que nos proponemos, pueden aportar interés al debate. Cada uno de estos bloques se diseña a través de un trabajo marco inicial elaborado por tres o cuatro expertos docentes universitarios de nuestra área de conocimientos. Ese trabajo marco inicial fue conocido con antelación por parte de los demás expertos. Con ese conocimiento ellos elaboraron trabajos complementarios que o bien pueden cuestionar los planteamientos del trabajo marco, pueden sugerir preguntas u objeciones al mismo, profundizar en algún contenido concreto de ese trabajo principal o cubrir supuestas lagunas.

Éstos son los cuatro bloques del libro:

  • Sociedad del conocimiento. Perspectiva pedagógica
  • Web 2.0 y redes sociales. Implicaciones educativas
  • Las competencias de los profesionales de la educación hoy. La transformación de la práctica educativa
  • Nuevos modos de aprendizaje

El citado libro que lanzamos en noviembre de 2012, ha sido editado en formato impreso que será distribuido gratuitamente a todas las bibliotecas de universidades españolas y en formato digital. Me complace informar a los habituales de este blog sobre las diferentes formas de acceder en línea a las 372 páginas de que se compone el libro.

Igualmente deseo agradecer a mi departamento, al Departamento de Teoría de la Educación y Pedagogía Social de la UNED, en la persona de su directora, Dra. M.Ángeles Murga, el apoyo recibido para la publicación impresa y digital del presente libro. Debajo tienen ustedes la forma de acceder al mismo, sea desde ISSU o para descargarlo en PDF.

No basta con recetas y abundancia tecnológica. La complejidad de la EaD (12,17)

En una entrada anterior de este Blog, titulada “‘Educación a distancia’, o qué” hacíamos mención a las diferentes formas de entender el fenómeno de la educación a distancia (EaD). Ni siquiera existe un generalizado consenso sobre su más adecuada denominación. Somos partidarios de que los estudiosos, teóricos, pensadores e investigadores sobre estos temas, dediquemos parte de nuestro tiempo a estas reflexiones, al estudio de los fundamentos, de las teorías, de los principios pedagógicos en donde se asientan estas formas de enseñar y aprender.

A veces se nos pretende convencer de que con tal o cual tecnología maravillosa, el éxito educativo está garantizado. Parece que con la abundancia tecnológica no se hacen precisas ni competencias académicas (científicas), ni pedagógicas. Grave error.

Supongo que nadie duda de que en todos los campos del saber se reconoce la importancia de los fundamentos teóricos para un desarrollo sólido de las realizaciones prácticas. No se puede avanzar, en nuestro caso en educación a distancia, si nos limitamos a mostrar sólo experiencias sobre qué es o cómo se hace o utiliza acá, allá o acullá una herramienta, un curso, una experiencia. No podemos limitarnos a mostrar datos descriptivos, perfiles, resultados sobre la experiencia, etc., aunque todo eso sea bueno para describir una realidad y, quizás, en algunos casos, para explicarla. Tenemos que profundizar, tratar de llegar a las raíces, conocer la estructura, componentes, etc., el qué, el cómo, el cuándo, el por qué y para qué.

Han de hacerse propuestas teóricas explícitas que puedan discutirse y vayan ampliando su grado de consenso científico. Esa sería la garantía de éxitos y avances en los nuevos sistemas de enseñanza y aprendizaje digital.

El esfuerzo por realizar reflexiones teóricas consistentes en el campo que nos ocupa, viene justificado porque éstas nos ofrecerán ámbitos de análisis y sugerirán problemas e hipótesis que permitirán continuar avanzando en la investigación como instrumento para la generación de nuevos fundamentos teóricos que suplan o complementen a los anteriores. Y siempre tomando las realizaciones prácticas como bases de nuestro análisis y como objeto último de mejora tras la construcción teórica. Necesitamos fundamentos teóricos sólidos que muestren los conocimientos de este campo perfectamente organizados y relacionados sistémicamente, que nos ayuden a entender un mismo lenguaje, que nos muestren caminos para futuras investigaciones, etc.

Somos conscientes de que nos movemos en un campo, el de la educación a distancia, que muestra un núcleo y unos perfiles más complejos que los de la educación convencional plasmada en la relación física cara a cara. Sabemos de la dificultad de determinados análisis y prácticas incluso en entornos educativos presenciales y reconocemos también la existencia de ofertas educativas a distancia con baja o nula calidad. Sin duda, es poco viable trasladar el diseño de una acción formativa presencial tal cual a un entorno a distancia, como se ha pretendido en muchas ocasiones. Esto sólo nos habla del desconocimiento de la educación a distancia por parte de esos promotores y explica los fracasos producidos en muchas de estas propuestas.

Es un campo singular, con sus propias dificultades y complejidad. Planificar y desarrollar acciones educativas a distancia no resulta, por ello, sencillo, dado que nos enfrentamos a un ámbito que podríamos definir como:

  • Emergente. Aunque cada vez menos (la EaD tiene siglo y medio de vida). Sin embargo, las novedades son constantes por la la necesidad de la permanente integración tecnológica, a la vez que la modalidad va consolidándose progresivamente en sus conceptos, estructuras, principios y posibilidades.
  • Complementario a los esquemas presenciales, que no contrapuesto como algunos pretenden.
  • Complejo por los numerosos agentes y componentes que han de intervenir en su diseño, desarrollo y evaluación.
  • Difícil, al exigir equilibrar y armonizar las numerosas corrientes y todos y cada uno de los múltiples elementos intervinientes.
  • Heterogéneo en sus manifestaciones, por la diversidad de propuestas, formulaciones y tipos de educación a distancia que hoy aparecen como tales o con otros nombres que nosotros integramos en el genérico de educación a distancia (véase post citado al inicio).
  • Problemático, con bases múltiples, por la cantidad de campos del saber que inciden en esta modalidad, tales como la pedagogía, la psicología, la tecnología, la informática, la sociología, la economía, la política, etc. 
  • En permanente y rápida evolución, crecimiento y despliegue que complica todo lo anterior al exigir constante adaptación a los nuevos avances, sobre todo tecnológicos, tanto desde la perspectiva institucional, como desde la organizativa y pedagógica de docentes y estudiantes.

Reitero que por todo lo señalado, no bastan las recetas que tantos buscan. No se solucionan los problemas de aprendizaje por mucha abundancia tecnológica de la que dispongamos. Y si hablamos de recetas, en ningún caso las recetas culinarias, aunque sí podríamos usar la receta médica emitida tras un buen diagnóstico. 

Por otra parte, la abundancia tecnológica en muchos casos, más que aclarar puede llegar a confundir, sobre todo a aquellos que están ávidos para aplicar siempre la última tecnología que les llega sin ninguna reflexión previa, sin análisis, sin valoraciones…, simplemente porque me lo dijo otro que supuestamente la utilizó en un cotexto diferente.

Así, la abundancia tecnológica, la sobresaturación informativa, la singularidad y variedad de estas formas de enseñar y aprender, exigen rigor, estudios, competencia profesional, en suma, a la hora de implementar proyectos educativos basados en propuestas de educación a distancia, sean del corte que fueren.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (03/09/2012). No basta con recetas y abundancia tecnológica. La complejidad de la EaD (12,17). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/246.