(Lo + de RIED-40). Estudiantes universitarios y educación en pandemia

Hoy exponemos una síntesis de aspectos esenciales del segundo artículo de RIED más citado de 2021, de entre todos los publicados (34) en ese año, Vols. 24(1) y 24(2). Ha sido, además, uno de los artículos de RIED que más impacto ha generado en estos últimos años. Debajo aparece la referencia del trabajo y el enlace para poder consultarlo íntegro, junto a las fuentes bibliográficas del mismo. Las citas en este caso hasta el día de la fecha en Google Scholar, son un total de 535. Y, por otra parte, aquí se muestran todos los artículos resumidos en esta serie.

El artículo aborda las repercusiones de la pandemia de COVID-19 en el ámbito educativo, centrándose especialmente en la transición de la enseñanza presencial a la virtual en las universidades. Tras la declaración de la pandemia en marzo de 2020, los países implementaron planes de preparación y respuesta, incluyendo restricciones de movilidad y distanciamiento social, afectando la dinámica académica. Las universidades, enfrentándose a la suspensión de la enseñanza presencial, se vieron obligadas a adoptar la enseñanza remota de emergencia.

La rápida transición reveló deficiencias estructurales en la equidad de acceso y progreso académico, exacerbando las desigualdades existentes. La enseñanza remota evidenció brechas en el acceso a la educación digital, afectando principalmente a estudiantes de familias con bajos recursos económicos o culturales. Este impacto desigual se ha señalado a nivel internacional por diversas organizaciones, subrayando la importancia de abordar estas inequidades.

La enseñanza remota de emergencia, definida como una respuesta urgente sin la planificación típica de la educación a distancia, generó desafíos tanto para docentes como para estudiantes. Los primeros transformaron sus hogares en aulas improvisadas, mientras que los segundos enfrentaron la incertidumbre y la necesidad de adaptarse a un formato telemático que demandaba mayor compromiso y disciplina.

El impacto económico y cultural de las familias se identifica como un factor clave en las desigualdades educativas, exacerbado por la falta de acceso a recursos tecnológicos y de conectividad. A pesar de los esfuerzos institucionales, persisten inequidades en el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), generando un ecosistema plurimodaltic que afecta directamente la igualdad de oportunidades educativas.

El trabajo plantea la necesidad de analizar la calidad de la enseñanza remota y las dificultades enfrentadas por los estudiantes para obtener diagnósticos basados en evidencias. Se destaca la importancia de la educación a distancia en la planificación y diseño de experiencias de aprendizaje online, subrayando su naturaleza compleja y su alcance diverso.

Dos elementos clave que se barajan en el presente artículo son la interacción entre estudiantes y docentes (síncrona o asíncrona) y los recursos pedagógicos utilizados en las clases remotas. La evidencia empírica sugiere que la interacción síncrona puede ofrecer beneficios en términos de inmediatez, pertenencia y rendimiento, aunque se reconoce la preferencia de algunos estudiantes por modelos que combinan modos síncronos y asíncronos para optimizar la experiencia de aprendizaje.

Se enfatiza la importancia de abordar las desigualdades digitales para garantizar la igualdad de oportunidades educativas. Se destaca la proliferación del modelo blended-learning en la enseñanza universitaria, que combina procesos presenciales y virtuales, aunque se señala que el uso de herramientas virtuales en las actividades docentes es limitado y en su mayoría se centra en mantener el modelo pedagógico tradicional.

Esta investigación tuvo como propósito comprender el modelo de enseñanza a distancia que han experimentado los estudiantes de la Universidad de Extremadura (UEx), de España, debido a la suspensión de las clases presenciales. Dada la escasa literatura disponible sobre los impactos de la crisis sanitaria en la educación superior, se plantea este estudio con el objetivo de contribuir al diseño y la planificación de decisiones en el ámbito universitario, considerando la persistente incertidumbre derivada de la evolución del COVID-19. Los objetivos delineados para esta investigación fueron los siguientes:

  1. Examinar la influencia del contexto personal y familiar de los estudiantes en la equidad digital.
  2. Identificar el modelo específico de enseñanza a distancia implementado.
  3. Comprender la percepción y valoración que los estudiantes tienen respecto a este modelo.

La investigación obedece a un estudio mixto de alcance descriptivo en el que se combinan métodos cualitativos y cuantitativos. En primer lugar, se realizó un cuestionario a estudiantes de la Universidad de Extremadura (UEx) (n = 548) y a posteriori se efectuaron entrevistas online a miembros del equipo de gobierno de la universidad.

Los resultados indican que los estudiantes de la UEx encajan en el perfil típico de jóvenes solteros, sin hijos, dependientes de ingresos familiares, mayoritariamente con padres con estudios superiores. Se destaca que las circunstancias personales no inciden significativamente en la equidad, pero el nivel educativo de los padres actúa como un factor determinante en el acceso a recursos digitales.

En cuanto al modelo de enseñanza a distancia, se confirma el uso predominante de presentaciones multimedia por parte de los docentes, con un uso residual de blogs y redes sociales. Se observa que la digitalización de la educación se ha centrado en trasladar contenidos de clases presenciales a plataformas virtuales, reflejando la coherencia de los docentes con sus prácticas tradicionales.

En términos de interacción, se destaca que los docentes han optado mayoritariamente por un modelo asíncrono, utilizando correo electrónico, foros o chat para la comunicación con los estudiantes. La valoración de los estudiantes sobre la enseñanza a distancia durante el confinamiento se fundamenta en la relación entre dedicación al estudio y rendimiento percibido, señalando la falta de adaptación de los docentes a las circunstancias personales de los estudiantes.

La investigación sugiere que la comunicación efectiva es crucial para evitar el aislamiento en modelos de enseñanza a distancia, especialmente agravado por el impacto psicológico del confinamiento. Se destaca la necesidad de un cambio de paradigma, abandonando modelos tradicionales y apuntando la atención en enfoques más colaborativos y centrados en el estudiante. La digitalización completa requerirá una transformación institucional y estratégica, aprovechando la inversión realizada por las universidades presenciales y explorando nuevas modalidades de enseñanza blended-learning u online. Se plantean futuras líneas de investigación que apunten hacia la perspectiva del profesorado y la identificación de buenas prácticas durante la enseñanza a distancia.

(Lo + de RIED-39). El artículo más citado en la historia de RIED, y ¡es de 2021!

COVID-19 y educación a distancia digital: preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento

Hoy exponemos una síntesis de aspectos esenciales del primer artículo de RIED más citado de 2021, de entre todos los publicados (34) en ese año, Vols. 24(1) y 24(2). Es decir, el artículo de RIED que más impacto ha generado. Debajo aparece la referencia del trabajo y el enlace para poder consultarlo íntegro, junto a las fuentes bibliográficas del mismo. Las citas en este caso hasta el día de la fecha en Google Scholar, son un total de 1036. Y, por otra parte, aquí se muestran todos los artículos resumidos en esta serie.

Este párrafo anterior es la entradilla que venimos escribiendo para cada presentación de esta serie de Lo + de RIED. La misma para todos, matizando los datos de cada uno de ellos. Sin embargo, en esta ocasión se trata de un artículo especial. Y no es porque lo haya escrito quien redacta esta entrada. En efecto, se trata de un artículo publicado en RIED, en OnlineFirst, en diciembre de 2020 y que corresponde oficialmente al primer número de RIED -24(1)- de 2021. Por tanto, hablamos de un artículo con algo más de tres años de vida en la red.

Este artículo, al día de la fecha, con 1036 citas en Google Scholar se ha convertido en la publicación con más citas en toda la historia de RIED, con sólo tres años de vida. Su impacto, por tanto, ha sido altísimo. Cierto que Google Scholar, a diferencia de las plataformas de bases de datos convencionales, se caracteriza como un motor de búsqueda especializado que lleva a cabo un rastreo sistemático y plenamente automatizado en toda la red, con el objetivo de identificar y recopilar contenido científico presente en páginas web vinculadas a universidades, centros de investigación, repositorios y editoriales destacadas. Este motor de búsqueda indexa una cantidad considerable de documentos, abarcando desde artículos a texto completo, resúmenes, tesis, preprints, libros…, englobando una amplia diversidad de disciplinas académicas.

Por estas razones, el número de citas siempre es muy superior al que pueden mostrar otras bases de datos y métricas de prestigio, como por ejemplo, las de Web of Science (Clarivate) o Scopus. Sin embargo, normalmente el artículo más citado o menos citado en Google Scholar resulta ser, igualmente, el más o menos citado en esos otros registros, aunque obviamente con un menor número de citas. Sólo las de las revistas, congresos, etc., indexados en esas bases de datos. Es decir, diferentes estudios confirman la correlación existente respecto al impacto de un determinado artículo

Si, por ejemplo, miramos en Dialnet Métricas, seleccionamos “Artículos de revistas” y limitamos esa selección a los artículos publicados desde 2021 hasta la fecha, excluyendo la “Declaración PRISMA” de 2020, publicada en 2022, el artículo al que nos referimos en esta entrada es el primero de todos. Estas citas que recoge Dialnet son exclusivamente las producidas en el ámbito temático de Educación. La población de publicaciones de Educación que maneja Dialnet en esa edición es de 232 revistas. Resultados similares surgen si esas búsquedas se llevan a cabo en artículos de revistas españolas de Educación, en otras bases de datos o métricas.

En el OJS de la revista RIED (sitio web oficial) pueden visualizar el número de visitas que ha tenido este artículo hasta el día en que se publica esta entrada en el blog, un total de 11.645 visitas de lectores, investigadores y estudiosos. Si ya entramos por acceso privado en el panel de control del OJS (Open Journal Systems) de la revista y hacemos una captura de pantalla de los datos de este primer artículo, por citas, nos encontramos con esta fotografía, en la que se contemplan también las consultas al resumen, un total de 30.879 vistas y/o descargas.

Ya saben, el artículo completo lo tienen AQUÍLes hago ahora una muy breve síntesis de lo tratado en el mismo.


La pandemia del COVID-19 supuso un potente catalizador de transformaciones en múltiples esferas de la existencia humana, donde la educación se erige como uno de los dominios más profundamente impactados. 

Ante el cierre forzoso de centros educativos a nivel global, la educación a distancia digital se presentó no solo como una alternativa emergente, sino como un puente indispensable para continuar los procesos de enseñanza-aprendizaje en un contexto marcado por la incertidumbre y el aislamiento. 

El autor se adentra en esta temática con una perspectiva analítica y reflexiva que abarca las etapas de preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento, ofreciendo un análisis riguroso sobre el papel y la evolución de la educación a distancia en tiempos de pandemia.

El análisis se sustenta en una revisión exhaustiva de las percepciones, los desafíos y las oportunidades que ha revelado la crisis sanitaria en relación con la modalidad educativa a distancia. A través de un escrutinio detallado, se propone una revalorización de las prácticas pedagógicas digitales, destacando tanto las lecciones aprendidas como los errores cometidos durante este periodo sin precedentes. 

Con un enfoque crítico y constructivo, este trabajo invita a la comunidad académica a reflexionar sobre las implicaciones a largo plazo de esta experiencia colectiva, subrayando la importancia de desarrollar modelos educativos más resilientes, flexibles e inclusivos, capaces de adaptarse a futuras contingencias y de contribuir a la reducción de las brechas de acceso y calidad educativa.

Este análisis profundo no solo pretende enriquecer el debate académico sobre los paradigmas educativos en la era digital, sino que también plantea cuestiones fundamentales sobre la equidad, la calidad y la sostenibilidad de la educación a distancia, ofreciendo una contribución significativa al cuerpo de conocimiento existente y estableciendo pautas para futuras investigaciones y políticas educativas.

 

(Lo más de RIED-38). Los más citados del año 2021 (año especial)

Ya culminamos la síntesis de los artículos más citados de 2018, más citados de 2019 y más citados en 2020 en nuestra revista RIED-Revista Iberoamericana de Educación a DIstancia.

 

A partir de hoy,  presentaré los artículos más citados de RIED, de los publicados en 2021, Volúmenes 24(1) y 24(2), un total de 34 artículos. Resulta evidente que conforme vayamos avanzando por años, las citas deben ser menos, dado que la trayectoria del artículo en la red ha tenido un menor tiempo para la penetración, visualización e impacto. Sin embargo, en 2021, a pesar del corto espacio de tiempo transcurrido en la vida de esos artículos, las citas a RIED se han multiplicado enormemente. Ya a estas alturas contamos con artículos de este año que se encuentran entre los más citados de todas las revistas españolas de educación y con excelente posicionamiento a nivel internacional.

Al igual que ya hice en la presentación de los más citados en 2018, los de 2019 y los de 2020 relaciono a continuación los diez trabajos de RIED más citados de 2021 (el impacto de cada artículo seguirá creciendo con el paso del tiempo), con expresión del número de citas a día de hoy (entre paréntesis) en Google Scholar:

  1. (1036). COVID-19 y educación a distancia digital: preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento.
  2. (533). Educación a distancia en tiempos de COVID-19: Análisis desde la perspectiva de los estudiantes universitarios.
  3. (156). Tecnologías avanzadas para afrontar el reto de la innovación educativa.
  4. (149). La comunicación en el aula universitaria en el contexto del COVID-19 a partir de la videoconferencia con Google Meet.
  5. (121). La evaluación de la educación virtual: las e-actividades.
  6. (73). Influencia de las TIC en el rendimiento escolar de estudiantes vulnerables.
  7. (69). Rendimiento académico y deserción de estudiantes universitarios de un curso en modalidad virtual y presencial.
  8. (69). El aula invertida como estrategia didáctica para la generación de competencias: una revisión sistemática.
  9. (63). Procesos de feedback para fomentar la autorregulación con soporte tecnológico en la educación superior: Revisión sistemática.
  10. (59). Aproximación a una definición de pensamiento computacional.

Tal y como señalé en los tres años anteriores, de estos 10 artículos trataré, en sucesivas entradas al blog, de realizar una síntesis, porque han sido trabajos que a la comunidad académica y estudiosa les han parecido los más interesantes de entre los 34 publicados en esos dos números. Ya sugerimos que se preste atención a la época en que fueron escritos (muchos en 2020 para ser publicado en 2021 y también ese mismo año 2021), en algunos casos para valorar la visión de los autores con perspectiva del futuro, en otros, para entender fundamentos, estructuras, principios, posibilidades, etc., de propuestas educativas innovadoras, emergentes u otras en proceso de revisión o de consolidación.

En todo caso, este año 2021 ha sido un año muy importante para RIED. Se publicaron dos artículos (los dos primeros clasificados) con un número de citas actualmente, que supera cualquier previsión. Más de 1000 citas el primero de ellos, en tres años, son números en el ámbito de la educación que no son comunes. No hemos encontrado desde esa fecha, 2021, un solo artículo publicado en revistas españolas de educación que haya logrado tal número de citas. En la próxima entrada nos referiremos a ese artículo.

Más allá del docente e investigador: la persona, mi persona

El día 15 de diciembre de 2023 acepté someterme a una entrevista en la que ya me avisaron que no querían saber ni de un tema general ni concreto sobre educación a distancia. Querían preguntarme sobre mí, sobre mi persona, sobre mi vida, desde mis inicios en mi pueblo natal, Villalba de los Barros (Badajoz), 1945, hasta el pasado mes en que me concedieron el Premio Mundial a la Excelencia por una Trayectoria de Vida Profesional dedicada a la Educación a Distancia, 2023. Para saber de lo otro, de mi vida profesional, un resumen, AQUÍ.

Sobre esta entrevista de ayer, mi familia, mis estudios, mis trabajos, mis entornos, mis inquietudes e intereses, mis logros… Confieso que me resistí a aceptar este reto. Puede no resultar muy divertido hablar para gente que te va a ver y no conoces, de ciertas vivencias de tu existencia. Pero el empeño del Dr. Agustín Lagunes, de la Universidad Veracruzana de México, me decidió a hacerlo, Me insistió de que éste era el momento de hablar de mi persona, más allá de lo que fui como docente y de mi producción científica. Bueno, acepté.

Salió una muy larga entrevista que ya anuncio que ningún momento ni parte de la misma fueron editados. Es decir, la entrevista, tal cual, como se desarrolló de principio a fin, sin cortes ni repeticiones.

Me consta que tengo bastantes seguidores y amigos/as en la redes. Por otra parte, soy consciente de la cantidad de universidades, carreras, programas o cursos de América Latina que han seguido o aplicado, total o parcialmente, algunas de mis propuestas realizadas a lo largo de los últimos cuarenta años y relacionadas con la educación a distancia. Por ello, me decía Agustín Lagunes, con seguridad habrá personas, más allá de su círculo familiar y de amistades más cercanas, que deseen saber más de usted. Pues, listo, vamos a ello.

Pues aquí está esa entrevista que jamás pensé que me pudieran hacer y que yo pudiera aceptar. Ya les aviso, es larga, podría haberlo sido mucho más. No pararía de contar anécdotas simpáticas, unas agradables, otras desagradables, según para quien. En fin, les dejo el vídeo.

Como en la Educación a Distancia, estos recursos tienen la ventaja de verlos/escucharlos de un tirón, o por partes, o volverlos a ver, o retroceder si algo no quedó claro y tiene cierto interés, etc. La entrevista completa, por tanto, está en Youtube, y también como podcast de audio, en Spotify. Aquí está el vídeo con la entrevista íntegra del canal de Youtube InvestigaWorld.

“Educación a distancia: estudio y argumentos frente a las resistencias”. Mi disertación. Doctorado Honoris Causa.

Como les he venido narrando en este blog, el pasado 9 de noviembre el más antiguo y prestigioso organismo internacional relacionado con la educación abierta, a distancia, virtual, etc, The International Council for Open and Distance Education (ICDE) en el marco de su 29th ICDE World Conference 2023 celebrada en San José de Costa Rica, me ha otorgado el ICDE Prize of Excellence for Lifelong Contribution to the field (2023). VER.

El siguiente día, el 10 de noviembre, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) de Costa Rica celebró el solemne acto de investidura y entrega del Doctorado Honoris Causa a mi persona, que supone el quinto reconocimiento similar, otorgado en cinco países diferentes. VER el acto completo.

En una entrada anterior les transcribí el texto completo de la laudatio que me dirigió en nombre del Consejo Universitario de la UNED CR, la Dra. Catalina Montenegro. Hoy les transcribo el texto completo de mi respuesta, así como la disertación sobre las resistencias a la educación a distancia. Al final les dejo de nuevo el vídeo del acto, donde podrán ver en imágenes  mi disertación. Ahí va.


Señor Rector, ilustres miembros del Consejo Universitario de la UNED, vicerrectores, decanos, directores de institutos y departamentos, miembros del CECED, jefaturas de sede, señoras y señores universitarios.

Hace ahora 60 años y nueve meses inicié mi andadura como maestro en un centro educativo de la ciudad de Badajoz, la más poblada de la extensa región española de Extremadura, frontera con Portugal. Tenía en aquel entonces 17 años y ya contaba con mi título oficial de Maestro de Primera Enseñanza. Seis décadas después, hoy, a mucha distancia de aquella ciudad, estoy siendo investido doctor honoris causa por quinta vez, en una quinta universidad de un quinto país diferente de este querido continente americano

Ayer recibía en esta ciudad de San José el máximo galardón que otorga el más antiguo y prestigioso organismo mundial de educación a distancia, el Consejo Internacional para la Educación Abierta y a Distancia (ICDE), el Premio a la Excelencia de una trayectoria de vida dedicada a la EaD. Ello, amén de otros destacados homenajes, premios y reconocimientos internacionales que se me han otorgado en estos últimos años.

Por eso, llegado a este punto de mi vida, la pregunta que constantemente me hago es: ¿de verdad merezco tanto? Humildemente, creo que no, pero cuando tantas instituciones, asociaciones y organizaciones internacionales me premian, trato de, primero, agradecer el honor y, segundo, asegurarme de que entre las razones que les llevaron a otorgarme y a justificar ese reconocimiento, no existe error o exageración.

Hoy me encuentro en una de aquellas destacadas instituciones universitarias que, en la década de los años setenta del pasado siglo, se atrevieron a romper paradigmas dando un salto casi al vacío para ofrecer una educación unimodal, por encima de la convencional y permanente relación cara a cara entre docente y discente. ¡Qué atrevidos fueron sus predecesores!, ¡qué audaces!, ¡qué bravos!, ¡qué valientes! …, y ¡qué pioneros y precursores!

Pues resulta, que el Consejo Universitario de esta prestigiosa universidad, con su Rector al frente, hace dos años, el 21 de octubre de 2021 acuerda otorgarme este Doctorado Honoris Causa. Inmenso agradecimiento a toda la UNED de Costa Rica, a todos los ilustres miembros de su Consejo Universitario y, de forma especial, al Centro de Capacitación en Educación a Distancia (CECED) de quien partió la iniciativa de esta investidura. E inmensa gratitud a todos aquellos que, tras dos suspensiones por motivos de la pandemia, hicieron finalmente posible hoy la celebración de este acto.

Deseo también agradecer profundamente la generosa y brillante laudatio que me ha dirigido la profesora Dra. Catalina Montenegro y las cariñosas palabras del señor Rector.

Queridos docentes e investigadores, queridos universitarios, en el ámbito académico no existe mayor distinción, más alto honor que un nombramiento de este nivel. Y que este Doctorado Honoris Causa provenga de una universidad líder latinoamericano de la modalidad educativa a distancia, me colma de satisfacción y orgullo. Desde hoy me siento, porque ustedes así lo han querido, un miembro más del claustro de esta querida universidad.

A nivel internacional son muy escasos los reconocimientos académicos como éste, de alto nivel, que se otorgan a científicos del área de la educación y menos aún, si su dedicación fue a algo tan extraño durante décadas como la educación a distancia, ¿educación de segunda? Por ello, si me lo permiten, desearía hacer partícipe de este honor a tantas y tantos académicos e investigadores que han dedicado o vienen dedicando gran parte de su vida a la noble tarea de innovar, fundamentar, impulsar y practicar formas educativas diferentes a lo que fue la relación presencial entre maestro y discípulo. Siéntanse todos reconocidos y premiados, siéntanse, por favor, representados en mi persona.

Si este acto académico puede servir para inyectar valor a la investigación, a la teoría y a la práctica de los diferentes formatos existentes de educación a distancia, mi satisfacción y orgullo se elevará unos grados más. Muchas gracias por tantas cosas buenas que puede suponer esta investidura, para mí y para tantos docentes e investigadores que tratan de hacer lo mismo que yo, pero procurando mejorarlo. Y, naturalmente, también deseo que aporte algún valor añadido a esta prestigiosa universidad.

Y me disculpan, pero en este tipo de actos no puedo evitar nombrar a quienes lo son todo para mí, mi esposa, hijos, nietos y demás familia. Ellos siempre están en mi corazón. Ella, mi esposa, siempre estuvo a mi lado, apoyándome y presente en este tipo de actos. Ahora no puede, ahora es ella la que necesita mucho, mucho más de mí. Upita, seguro que me estás viendo y escuchando en la distancia. Un beso enorme para ti. Te adoro. Ya voy, espérame.

——-

Bien, queridos colegas, hasta aquí los agradecimientos. Ahora trataré de hurgar en sólo algunas de las razones que han podido llevar a esta paradigmática universidad a otorgarme tan alto honor.

Con el Dr.Marín Ibáñez (inicios años 80)

Realicé mi segunda carrera, la licenciatura en Pedagogía en los inicios de andadura de una universidad recién creada, aunque muy poco creída en aquellos inicios de los años 70, la UNED de España. Como pedagogo, mis primeras inquietudes giraron en torno a la mejora de la docencia no universitaria. Pero cuando trataba de iniciar mi tesis doctoral, en esa universidad, el bendito destino me llevó a tropezar con un maestro de maestros, el Dr. Ricardo Marín Ibáñez que me impuso, sí, me impuso (yo me dejé porque sabía que él era un sabio), un giro copernicano en mis proyectos e inquietudes pedagógicas. “Deja esas ocupaciones y preocupaciones académicas”, me decía. “Ahí ya hay muchos que lo hacen bien. Te vas a centrar en estudiar, en investigar sobre la educación a distancia que has disfrutado y sufrido como alumno y sobre la que ya has escrito algo que me gusta. Ya te conozco un poco”, proseguía, “y te auguro que podrás dar mucho en ese campo y, probablemente, llegarás a ser reconocido fuera de nuestras fronteras”. Pues, ilustre audiencia, dicho y hecho.

Así realicé mi tesis doctoral, años 80, y no he parado de hacer caso a aquel insigne maestro al que debo tanto. Hasta aquí y ahora: más de 40 años practicando, estudiando, investigando y formando sobre la EaD, abriendo nuevos caminos, rompiendo esquemas, tratando de convencer, de ilusionar, generando tantos proyectos e iniciativas de instituciones y programas latinoamericanos y, en fin, siempre, venciendo resistencias. Por ahí pueden ir las razones de tantos premios, homenajes y reconocimientos. He dicho, venciendo las resistencias, ¡ay las resistencias!, ¿saben ustedes cuántas de ellas en aquellos primeros tiempos en España a la educación a distancia, en sus universidades, en mi propia UNED, en la sociedad…?

Pero ¿qué les voy a contar?, ¿qué me dicen de las resistencias sociales, administrativas, políticas, académicas…, de todo orden, en esta querida comunidad iberoamericana? Resistencias, increíblemente, aún vigentes en muchos países del área, en la era de la inteligencia artificial. ¿Pero es posible?, lamentablemente, lo es.

En los años más duros del arranque e implantación de instituciones y programas educativos a distancia, especialmente algunas de aquellas primeras universidades y muy poquitos extraños investigadores, menos aún de lengua española, entre los que me incluyo, peleábamos, al menos yo trataba de pelear con estudio y argumentos sólidos, por estos cuatro desafíos:

  1. Mostrar qué era, en qué consistía la educación a distancia de calidad.
  2. Defenderla con sólidos argumentos de los ataques infundados que esa EaD recibía del entorno social, político e, incluso, académico. Vencer las resistencias a la innovación.
  3. Estudiar, investigar y publicar sobre los fundamentos, posibilidades, estructuras, diseños, la metodología de estas nuevas formas de enseñar y aprender, con el fin de mejorar. Proponiendo modelos, principios, metodologías, formas de evaluación. Poniendo en valor las posibilidades para la accesibilidad, inclusión, equidad.
  4. Formar, capacitar, mediante cursos, másteres, conferencias, seminarios y talleres, divulgación, etc.

A lo largo de mi trayectoria como teórico y práctico, como estudioso e investigador, como defensor convencido de las bondades de los modelos educativos no presenciales, siempre que partan de diseños y procesos adecuados, me encontré con permanentes resistencias, frenos, críticas y oposición, burlas, incluso, a la implantación de éstos. ¡A cuántas decepciones, sinsabores, malas caras, peleas dialécticas… hube de enfrentarme a lo largo de estos 40 años! Quizás por todo esto, ustedes y otros me premian, me reconocen, …quizás.

Recogiéndolo de una publicación mía de aquellos primeros tiempos (años 80), les muestro sólo unas pocas de las resistencias, tópicos y temores de entonces a la implantación de sistemas a distancia. Quizás le suenen cuarenta años después. Les relato una breve selección de las mismas:

  1. No es posible ofrecer una educación auténtica y de calidad a través de un sistema a distancia. Quizás se puedan transmitir contenidos, pero nunca valores, actitudes, criterios…
  2. El profesor formado para impartir clases más o menos magistrales cara a cara con los alumnos, no acepta ser sustituido por otros mecanismos de dudosa eficacia.
  3. Al sistema no se le reconoce un status universitario homologable al de los centros presenciales. Se sospecha que a sus titulados les será enormemente difícil obtener colocación a través de estos estudios debido a su pobre reconocimiento.
  4. Se acepta esta enseñanza universitaria –considerada de segunda categoría- como mal menor, aunque se le acusa de precisar de muy fuertes inversiones en una época de crisis.
  5. No es posible personalizar la enseñanza en un sistema donde ni siquiera se conoce personalmente al estudiante.

Por no aburrirles, en aquel escrito siguen otros tópicos/resistencias de entonces. En esa publicación rebatía, ofrecía respuestas contundentes a cada una de esas afirmaciones. Hoy nos resulta más fácil contraargumentar que hace cuatro décadas, ¿no?

Siempre, y en concreto desde aquellos primeros tiempos del material impreso, correo postal, teléfono, audio, vídeo, radio y tv…, respecto a esas resistencias y a mis inmediatas respuestas, traté de diferenciar la verdad, las evidencias y los hechos, de las meras opiniones. Y dentro de éstas, distinguiendo las opiniones bien fundadas y argumentadas de aquellas otras sólo sostenidas en la ignorancia, en la frase hueca, en el panfleto.

En los años 90 llegó internet, en la primera década de este siglo, por destacar sólo algunos hitos, se consolidaron los entornos virtuales, irrumpieron los dispositivos móviles, la web 2.0 con sus redes sociales, etc. Posteriormente los avances en la automatización de muchas tareas docentes, administrativas y de los propios estudiantes. Hasta que la inteligencia artificial, sobre todo en este último año, ha inundado nuestras vidas. Ya me referiré a ella después.

Con todo esto, ¿desaparecieron en el siglo XXI las resistencias? Bueno, estimada audiencia, denme ustedes la respuesta.

Veamos, acerquémonos a los tiempos más recientes. No me tengo que esforzar para que me crean, al afirmar que, en nuestro campo educativo, bueno y en tantas facetas de la vida, hubo un antes y un después del COVID-19. Y me referiré solamente a la educación universitaria.

Quizás, una evidencia positiva ante tanto daño que supuso el confinamiento respecto a los sistemas educativos fue la de demostrar que los cambios en educación son posibles, incluso cuando se trata de transformaciones absolutamente radicales.

Pero no fue el cambio anhelado, aquel al que nos enfrentamos en tiempos de pandemia. Se trató de un cambio obligado, totalmente disruptivo, que supuso pasar abruptamente de una docencia presencial a otra a distancia, sin tiempo para la adaptación.

Aunque estuvo bien que esos cambios improvisados supusiesen una solución temporal a un problema de máxima urgencia. Es decir, a pesar de todo, la educación a distancia aportó soluciones incuestionables al grave problema del confinamiento, aunque les pese a los más resistentes o críticos.

Tras la cantidad de argumentos vertidos antes del confinamiento contra los sistemas universitarios no presenciales, que han venido siendo rebatidos una y otra vez a través de rigurosos estudios científicos, ahora, tras la pandemia, los que andaban ansiosos de recuperar la presencialidad perdida, aducían y aducen otros argumentos sobre lo negativo de hurtar al estudiante de su presencia en el campus físico. Ya todos habían “probado” algo parecido a lo que llamaban EaD, por lo que, ahora sí, se creían legitimados y con más autoridad para opinar. 

Estoy seguros de que, en efecto, la experiencia de muchos docentes que se vieron obligados a virar 180º su acción educadora con motivo de la pandemia no fue positiva. Demasiado hicieron de un día para otro, con convertirse de docentes presenciales a docentes en línea. Pero esa encomiable tarea obligada, nunca fue una educación a distancia tal y como la venimos entendiendo desde hace algún tiempo.

Se trató de una solución urgente, de ruptura, abrupta, de crisis, de emergencia, precipitada, sin diseño o, mejor, aplicando un desarrollo en línea o en remoto, basado en un diseño pedagógico para la presencia. Nada tuvo que ver esto con lo que hubiese sido una educación a distancia digital bien diseñada e implementada.

Los críticos y resistentes sacaron conclusiones de esta situación, que reforzaron las por ellos señaladas como debilidades de la educación a distancia. Pero ahí estuvimos de nuevo para contraargumentar que, probablemente, muchas de esas conclusiones y resultados negativos que ellos publicitaban, vinieron provocados porque:

  • no hubo planificación,
  • existieron problemas de conectividad y de equipamiento para muchos afectados,
  • no se contó con plan alguno de capacitación docente,
  • no existió preparación de los estudiantes respecto a la autodisciplina y autorregulación requeridas, y
  • porque la actitud negativa de muchos docentes pudo desnivelar los datos finales de cualquier consulta, valoración o investigación.

Aun así, hubo muchos resultados positivos, gracias a la entrega y espíritu innovador de tantos profesores. Así, muchos fueron descubriendo una serie de valores, antes ignorados, de las tecnologías aplicadas a la educación. No como para abjurar de la enseñanza presencial que siempre hicieron bien, pero sí para valorar otras posibilidades que podrían enriquecer sus experiencias docentes futuras, a través de algunas propuestas combinadas o de incipiente hibridación metodológica. Posiblemente se pusieron a estudiar, a debatir, a asesorarse, etc.

En esas épocas de confinamiento y posconfinamiento se escribió hasta la saciedad sobre este modelo y, entonces resultó aún más frecuente que antes que, quienes atacaron, quienes se resistían, a la educación a distancia en algunos de sus puntos débiles o en algunas de sus prácticas o presentaciones concretas de evidente escasa calidad, generalmente lo hacían comparando frente a una buena educación presencial, a una concreta y determinada práctica educativa presencial, fuerte en esos puntos. Así, siempre fue fácil desprestigiar a esta modalidad y a quienes nos dedicábamos a ella. Las resistencias, con esos argumentos, podrían parecer probablemente más que fundadas.

A estos críticos y resistentes no se les ocurría comparar fortalezas evidentes de las buenas prácticas en educación a distancia, contrastadas con debilidades de una determinada presencial, o con prácticas presenciales poco aconsejables, que muestran escasos ejemplos de esas virtudes que se asignan al modelo presencial.

La calidad de las propuestas serias y rigurosas de educación a distancia, a estas alturas, está totalmente fuera de dudas y respaldada por numerosos estudios y trabajos de investigación e informes internacionales que sería tedioso traer ahora a colación. Pero los hay, muchos, muy buenos y bien contrastados.

Desde el confinamiento, algunas de las resistencias defendían que la educación virtual no puede erigirse en el nuevo paradigma educativo universitario. En algunos círculos se tuvo cierto temor a ello. Por supuesto que no se intentaba sustituir a la enseñanza presencial de calidad, personalmente nunca lo hice, pero sí ofrecer otra alternativa, otro paradigma diferente, con sus propias singularidades y valores.

También se han hartado de resistir y atacar argumentando que Internet transmite datos, pero no valores. En realidad, este argumento dependería de los usos y selección que se haga de esos datos para transformarlos en información y, a través de la guía del docente y de una interacción de calidad, elevarlos a conocimientos, actitudes y valores. ¿O es que la palabra hueca y monocorde de un mal docente presencial en un aula configura valores educativos superiores que los que pueda generar, por ejemplo, un excelente vídeo y unas actividades de aprendizaje individuales o colaborativas ligadas a ese recurso?

Y siguen hoy abundando en lo mismo, insisten desde las resistencias que no es viable un aprendizaje sólido que no cuente con la cercanía presencial, afectiva, entre docentes y alumnos. Apuntan que el docente debe armar vínculos emocionales que refuercen los meramente cognitivos. Claro que sí, faltaría más. Que esos vínculos generados en formatos educativos presenciales pueden conformarse como sólidos y rápidos, no debe ponerse en duda.

Pero, igualmente, se configuran lazos afectivos, emocionales, a través de la red, aunque hay que saber manejarse en esos entornos para lograrlo. Es seguro que un buen docente a distancia consigue armar esos lazos de afecto antes y por encima de los conformados por un mediocre docente presencial en su aula. Doy fe de ello. Reitero, verdades, evidencias y hechos frente a meras opiniones.

El alumno solitario, dicen, alejado del docente y de sus pares pierde muchas posibilidades de interacción, socialización, colaboración…, con lo que ello supone para la formación integral. Quizás en los inicios de la EaD, pudiera darse ese caso.

Pero hoy más que nunca, esta modalidad hace posible la comunicación total, bidireccional y multidireccional, en cualquier momento y en cualquier lugar. La relación vertical y horizontal se convierte en próxima e inmediata. A golpe de clic se puede consultar al profesor y también a los pares para la resolución de dudas o para proponer respuestas posibles a las preguntas de otros. Se posibilita la interactividad e interacción, tanto síncrona como asíncrona, simétrica y asimétrica. 

Han venido diciendo quienes se resisten a estos formatos, que la docencia online se limita a un intercambio oral, escrito o con imágenes, no pudiendo disfrutarse del lenguaje no verbal. Quizás sea así en algunas prácticas y, por supuesto, podía serlo en la antigua educación a distancia. Se olvidó que existe hoy la posibilidad de relación visual síncrona en línea a través de la cual puede mostrarse también ese lenguaje no verbal.

Parece que se da un valor superlativo a la coincidencia de docente y estudiante en un lugar material y temporal para que pueda producirse un trabajo relacional, colaborativo, colectivo, etc. Probablemente quienes aseguran eso no han actuado con grupos colaborativos en educación a distancia digital. Además de que puede trabajarse de forma síncrona, y a cualquier hora, puede hacerse en asincronía. Y los resultados parecen incuestionables.

En esa línea se criticó recurrentemente la dificultad para motivar al estudiante a distancia. Afirman que sería complicado potenciar la creatividad, la iniciativa, etc. Progresivamente esa dificultad que inicialmente pudo haberla se vino superando. Se presentan los materiales con un atractivo carácter multimedia. La libertad al navegar y la interactividad de las páginas web pueden mantener la atención y propiciar el desarrollo de la iniciativa. Se facilita la posibilidad inmediata de ofrecer ángulos diferentes del concepto, idea o acontecimiento. Se potencia el logro, la espontaneidad y la vertiente lúdica del aprendizaje. 

Siempre se dudó, y por ahí continúan muchas de las resistencias, de la calidad, la eficacia y eficiencia de estos aprendizajes. Se olvida que esta modalidad el estudiante es sujeto activo de aprendizaje en mayor medida que en el formato presencial. Ese autoaprendizaje exige en mayor grado la actividad, el esfuerzo personal, el procesamiento y un alto grado de disciplina e implicación en el trabajo que se traduce en aprendizajes de mayor calidad.

Los argumentos en torno a la dificultad para activar principios pedagógicos permanentes tales, por ejemplo, como la individualización, socialización y personalización ha habido que contrarrestarlos con ideas como éstas. Miren, en la EaD se potencia el trabajo individual de los participantes, ya que cada uno puede buscar, consultar y procesar lo que prefiera en función de su tiempo, experiencias, necesidades, conocimientos previos e intereses, así como profundizar una y otra vez en aquellos temas más complejos.

Respecto a la socialización. Más allá del respeto a la individualidad y potenciación de la autonomía, la formación a distancia digital propicia el trabajo colaborativo y en grupo y el cultivo de actitudes sociales y de respeto. Ya me referí con anterioridad a ello.

Y, en cuanto a la personalización. La analítica de los registros (analíticas de aprendizaje) pueden favorecer una acción clara y decidida hacia un estudiante concreto, hacia un grupo con dificultades similares o ante situaciones problemáticas detectadas. Se propicia así, el aprendizaje personalizado o adaptativo, según dificultades, lagunas, fallos o errores en el estudio. 

Cuando las críticas o resistencias han girado en torno al acceso limitado a determinados recursos y medios tecnológicos, no falta razón. El acceso a la tecnología y a la conectividad aún no forman parte de los derechos universalmente reconocidos. Aun contando con esta incuestionable debilidad, me preguntaría, les preguntaría ¿qué modalidad ha prestado un mayor servicio, por ejemplo, al acceso a estudios universitarios, a la inclusión, a la equidad? En efecto, queda superado el acceso limitado a la formación por razones laborales, de residencia, familiares, etc. Los alumnos pueden acceder a todo tipo de documentos textuales, audiovisuales e informáticos de los más prestigiosos autores en cualquier espacio y tiempo.

En línea similar, con respecto a la educación digital, se la tacha de generar altos costes, tanto a las instituciones como a los usuarios.  Sin embargo, aparecen ventajas en cuanto a la alta relación coste-beneficio de las plataformas digitales. Se ahorran gastos de desplazamiento al centro físico de estudios. Se evita, en su caso, el abandono del puesto de trabajo o del centro donde pudieran realizarse otros estudios. Para docentes y autores de materiales, se facilita la edición y la introducción ilimitada de cambios en los materiales para mantenerlos siempre actualizados. En fin, se propicia la economía de escala. 

Resulta evidente que buena parte de estas resistencias y otras de menor alcance son debidas, salvo honrosas excepciones, a la ignorancia, al desconocimiento serio de estos formatos educativos. Y como en todas las innovaciones tecnológicas, algunas resistencias se han venido basando en ciertos miedos a perder privilegios, poder, dominio de la situación, incluso el puesto de trabajo.

Como puede observarse, los resistentes y críticos siempre señalan algunas posibilidades de la presencia que serían difíciles de alcanzar en la distancia. Ya he rebatido, creo, buena parte de ellas.

Sin embargo, en pocas ocasiones se proponen posibilidades con que cuenta la EaD y que son más difíciles de encontrar en la presencial. También, ya he señalado varias con anterioridad. Apuntaré otras sólo esquemáticamente. Con respecto a la presencial, la EaD:

  • Es más abierta, accesible e inclusiva.
  • Más flexible en todas las variables curriculares.
  • Más eficaz en la posible calidad de contenidos.
  • Ofrece más posibilidades de interacción e interactividad bidireccional y multidireccional.
  • Es más incentivadora de la motivación, creatividad e iniciativa, a través de los multiformatos y la comunicación
  • Facilita un mayor respeto a la privacidad si es lo que se desea.
  • Procura más oportunidades para la forja del autocontrol, autogestión, autodisciplina, madurez.
  • Facilita más posibilidades para recabar evidencias y registros para una evaluación continua. También para la autoevaluación heteroevaluación y coevaluación
  • Multiplica el acceso instantáneo e ilimitado a ingente cantidad de información, contenidos y recursos.
  • Proporciona mayor velocidad de respuesta (búsquedas, automatización, etc.)
  • Se valora la permanencia y revisión del mensaje digital (texto, imagen, audio, vídeo)
  • Promueve gran facilidad para actualizar materiales o contenidos.
  • Señoras y señores, ¿sigo?

Creo que es más que suficiente. En muchos de los aspectos reseñados, la enseñanza presencial no puede llegar, ni siquiera acercarse, es materialmente imposible. Entonces, ¿ventajas, inconvenientes, resistencias…?

Y la guinda, ahora con la inteligencia artificial, ¿qué?

Llevamos prácticamente un año con la irrupción atronadora, el boom, de la inteligencia artificial generativa. Y llegó, ¿cómo no?, también a la educación, ¿o aquí no? Pues sí, la IA y la educación en general y la EaD en particular.

Los críticos, los resistentes, los inmovilistas…, como ha sucedido históricamente con todos los cambios e innovaciones, van a objetar, lo llevan haciendo todo este año, en contra con argumentos que, sin duda, van a requerir mucho debate. Estas objeciones arrojan luz sobre las preocupaciones legítimas y muy dignas de consideración relacionadas con el uso de la IA en la educación. Les selecciono sólo algunas:

  • Problemas de privacidad y seguridad de datos personales de los estudiantes.
  • Dificultades para universalizar la accesibilidad y asequibilidad a esta tecnología. Aumento de brechas.
  • Pérdida de la interacción humana de valor.
  • Preocupación por la sustitución o desplazamiento del docente.
  • Pérdida de habilidades cognitivas y del aprendizaje profundo al contar con respuestas rápidas y fáciles sin necesidad de esfuerzo intelectual.
  • Trabajo en equipo y colaboración para qué, si ya tengo las respuestas.
  • Disminución de la creatividad dada la capacidad aparentemente infinita de la IA para generar propuestas imaginativas.
  • Menor empatía y comprensión emocional que el docente humano.
  • Uso deshonesto de estas herramientas (plagio).

Habrá que estar atentos a la parte cierta de riesgo que suponen algunas de esas afirmaciones y otras de corte similar. Y ya hemos de exigir regulaciones claras por parte de los gobiernos y organismos oficiales internacionales sobre este fenómeno.

Pero bueno, la aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en la educación universitaria ofrece una serie de ventajas significativas, respaldadas por posibilidades de transformación y mejora en varios aspectos. Les refiero sólo algunas, y de forma esquemática:

  • Automatización de tareas administrativas liberando tiempo para el personal docente y administrativo.
  • Tutoría inteligente, orientación y retroalimentación personalizadas.
  • Aprendizaje personalizado: ya me he referido a las analíticas y sus inmensas posibilidades.
  • Ayuda instantánea: autoevaluación, respuestas inmediatas a preguntas comunes de los estudiantes.
  • Generación de contenidos educativos que estimularán el pensamiento crítico y la creatividad, además de ofrecer retroalimentación.
  • Evaluación automatizada, sin sesgos, que puede diagnosticar y verificar tareas, rendimiento, compromiso y comportamiento de los estudiantes.
  • Retroalimentación inteligente e inmediata que facilita la intervención temprana.
  • Acceso equitativo a materiales educativos en cualquier momento y lugar.
  • Posibilidades para la Investigación: revisiones sistemáticas, búsquedas, análisis de datos de gran escala, etc.

Como en toda innovación, se precisará de la investigación que nos muestre la evidencia científica en torno a estas ventajas. Les animo a indagar, a investigar, a participar en proyectos en esta línea y, posteriormente, a publicar.

Es muy probable que estas aparentes ventajas de la IA en la educación podrán redefinir nuevas formas de enseñar y aprender, podrán optimizar la administración académica y abrir nuevas vías de investigación y colaboración, preparando a los estudiantes para un futuro educativo y profesional muy diferente y, preveo, más prometedor.

Señalados algunos inconvenientes y ventajas de la IA en educación, los responsables institucionales deberán acometer varios retos, que ya va siendo tarde si no han iniciado los debates y consecuente toma de decisiones.

Bueno, termino, estimada audiencia, para batir las resistencias al buen uso de la inteligencia artificial en los procesos educativos a distancia y para ahondar en la investigación sobre sus inconvenientes y ventajas, posiblemente ya no me vayan a encontrar. Sí que espero, todavía, tener la oportunidad de continuar compartiendo en redes sociales aquellas informaciones y documentos de valor y, sobre todo, brindándoles, a través de la RIED-Revista Iberoamericana de Educación a Distancia de la AIESAD, los más relevantes y actuales estudios e investigaciones sobre el campo que nos ocupa y apasiona.

Al término de esta disertación podrían preguntarme, si mereció la pena que me dejase la piel, tantos retazos de mi vida, tanta incomprensión, a veces, peleando contra viento y marea por convencer, por argumentar, en favor de la educación a distancia de calidad, por investigar, por abrir nuevas formas de enseñar y aprender, por ofrecer modelos aprovechables en tantas instituciones y programas, por formar, por capacitar, por…, ¿mereció la pena? En fin, seguro que ya saben la respuesta.

Señoras y señores, queridos colegas, mi respuesta es que: Sí, mereció la pena y si naciese de nuevo, volvería a hacerlo. El futuro es de ustedes. Muchas gracias.

Laudatio, Doctorado HC de la UNED de Costa Rica

Como ya informé en entrada anterior el pasado día 10 de este mes de noviembre se celebró el solemne acto de investidura y entrega del Doctorado Honoris Causa por la Universidad Estatal a Distancia (UNED) de Costa Rica a mi persona.

Permítanme que esta entrada la dedique a ofrecerles el texto íntegro de la Laudatio que en representación de todo el Consejo Universitario de la UNED CR, dirigió a la audiencia y a mi persona la profesora Dra. Ana Catalina Montenegro Granados. Estas fueron sus palabras que también quedan recogidas en el vídeo del acto que les vuelvo a ofrecer al final de esta entrada.

Comunidad Universitaria, autoridades, estudiantes, profesores profesoras, jefaturas de sedes, amigas y amigos de la UNED. Doctor Lorenzo García ARETIO.

Un doctorado honoris causa, significa que como universidad nos convoca una Causa de honor. Y es que tras  un maestro, hay una vida de entrega absoluta, una utopía,  una vocación, generosidad y rigurosidad sostenida en el tiempo, mucha pasión, hay siempre un poco de sueños por un mundo mejor. Hay personas que con su entrega conmueven al planeta entero, lo transforman, usted Doctor García Aretio es una de ellas y en la UNED de Costa Rica, sabemos reconocerlo.

Dra. A.Catalina Montenegro

Celebramos hoy sus inmensos aportes a nuestra reflexión y práctica educativa, ideas fundantes, retadoras y revolucionarias que sustentan algunas de nuestras prácticas y  modelos pedagógicos, nuestra mediación de conteniendo, las diversas plataformas y nuestra interacción para los aprendizajes,  todo lo que usted bien engloba con el termino de “dialogo didáctico mediado”  

Este es un merecido homenaje a su dedicación  a la docencia, la investigación y la divulgación científica, que inicio en  1963. Impulsando siempre una educación de cercanía, a pesar de las distancias y  fronteras, ha desdibujado territorios, incluyendo y generado oportunidades para miles de personas en el mundo.

Compartimos un rico espacio de dialogo académico justamente para el   20 aniversario del CECED, Centro de Capacitación en Educación a Distancia, en el que reflexionábamos sobre las nuevas competencias necesarias, para ese salto cuántico de pasar al  100% de la virtualidad, en un complejo mundo pandémico.

La Educación a Distancia podemos decir que hoy nos une como una causa de honor pero también como  una Causa para rebeldes. Hoy con la misma vehemencia  con la que la Educación a Distancia enfrentó  enormes  desafíos en su nacimiento, relacionados con la necesidad de probarse a sí misma, se aproxima rápidamente a cambios radicales y contextos inimaginados,  sus actuales reflexiones se entrecruzan con el uso de tecnologías disruptivas y  procesos exponenciales que sin duda colocan a la Educación a Distancia en el presente y moldeando de manera definitiva e hibridando incluso la educación presencial de futuro.

El presente contexto de oportunidades también  debe encausarnos a reflexionar sobre el mundo que queremos, hoy que somos testigos de terribles, guerras, matanzas, genocidios y enormes asimetrías, la educación creativamente, nos acerca a la vida y al bienestar de la mayoría.

Celebramos  su trayectoria, como profesor, fecundo teórico  escritor, compañero y cómplice, le tenemos muchísimo cariño en la UNED, pero no solo por el gran amor por la teoría sino porque ha construido con nosotros una gran cercanía. Decenas de sus libros y artículos se encuentran en nuestro Centro de Información, Documentación y Recursos Bibliográficos, y son consultados por nuestros y nuestras estudiantes.

Justamente nuestro curso de   “Teoría de la educación a distancia” llevas sus apellidos, pero son muchos sus logros. 48 años como docente de grado y postgrado de la UNED de España. La  dirección del  Instituto Universitario de Educación a Distancia (IUED), del Máster Internacional en Enseñanza y Aprendizaje Abiertos y a Distancia (EAAD) y su decanato en  la Facultad de Educación de la misma universidad.

La dirección de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia su grado de catedrático emérito y sus 4 doctorados honoris causa nos anteceden,  Colombia, México, Argentina y Ecuador. La publicación de más de  50 libros, sistematizado y proponiendo debates siempre vigentes. Esa  extensa producción intelectual ha hecho posible plasmar diversos enunciados teórico-conceptuales que han incidido de manera determinante en nuestro quehacer y en los sistemas académicos y educativos a distancia en el mundo entero.

Su participación en  revistas, comités científicos,  agencias para el mejoramiento de la gestión de la calidad educativa y específicamente aquí en la UNED su participación en el Congreso Internacional sobre Investigación en Educación a Distancia y Congreso Internacional sobre Tecnología y Educación a Distancia. 

También nos apoyó al plan de contingencia institucional ante la pandemia por Covid-19, en las conferencias y conversatorios: “10 Desafíos de la educación a distancia desde el pensamiento de García Aretio”,  “El dilema de la calidad en la Educación a Distancia”, “Variables destacadas que inciden en el éxito y fracaso de los estudiantes a distancia”, “Temas actuales en la función tutorial a distancia”

También tiene usted, doctor, importante incidencia en nuestros cursos:  “Pedagogía universitaria para la educación a distancia”, que dirigimos a nuestras personas tutoras, así como la base “Fundamentos y componentes de la educación a distancia”, “Diálogo didáctico”, “Perfiles de la docencia en educación a distancia” y “Funciones de la persona tutora”. En nuestro taller “La tutoría presencial en la UNED”, entre otras capacitaciones, así como los planteamientos teóricos que orientan tanto la planificación como el diseño curricular en nuestra Universidad

Finalmente, también su persona nos apoyó, con la sugerencia para la inclusión de nuestra UNED, en el Consejo Internacional de Asesores de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia, con el objetivo de  generar una red de trabajo para la formación, investigación,  asesoramiento, difusión de nuestro trabajo en la región.

Por todo lo anteriormente expuesto; por su trayectoria académica, su invaluable producción intelectual, la significativa contribución al pensamiento crítico en la UNED de Costa Rica; y su gran calidad humana, es que  la  Comisión Ad-Hoc del Consejo Universitario, integrada por la señora Marlene Víquez Salazar, Maureen Acuña Cascante, el señor Eduardo Castillo Arguedas y mi persona quien la coordinó,   acordamos otorgarle Doctorado “Honoris Causa” al profesor Dr. Lorenzo García Aretio.

Y agradecer especialmente al CECED, que también nos apoya  en la construcción de esta semblanza e investigación para materializar este acuerdo.

Doctor GARCIA ARETIO su  legado permanecerá en nuestra universidad y continuara brindando interpelando y planteando retos para  las futuras generaciones de profesores, tomadores de decisión, estudiantes y personas académicas, que nos antecedan, su obra no pierde vigencia.

Larga vida a la educación!. Larga VIDA MAESTRO!

(En la próxima entrada ofreceré el texto íntegro de mi disertación en este solemne acto del Doctorado Honoris Causa)

García Aretio. Doctor Honoris Causa por la UNED de Costa Rica

El día 9 de noviembre pasado tuvo lugar un acontecimiento internacional de gran relieve para mi. Premio Mundial a la Excelencia por Contribución durante toda una vida a la Educación a Distancia, otorgado por el ICDE. VER VÍDEO y TEXTO.

Placa entregada al Dr. García Aretio

Y al día siguiente, el día 10, investidura y entrega del Doctorado Honoris Causa por la UNED de Costa Rica. Es el quinto Doctorado Honoris Causa que me entregan. A continuación, me refiero a este acto.

Según se señala en el sitio web oficial de la UNED de Costa Rica, entresaco algunos textos:

El pasado viernes 10 de noviembre, la Universidad Estatal a Distancia (UNED), Institución Benemérita de la Educación y la Cultura de Costa Rica, celebró una sesión extraordinaria solemne del Consejo Universitario, para otorgar el título de Doctor Honoris Causa al destacado catedrático español, el doctor Lorenzo García Aretio.

Esta es la máxima distinción que confiere el Consejo Universitario (CU) de la UNED a personas que han sobresalido de manera excepcional, debido a sus notables contribuciones en la sociedad, la academia y a la Universidad.

En este caso, la institución reconoce la destacada trayectoria académica, la invaluable producción intelectual y la significativa contribución a la educación a distancia del doctor García Aretio pues sus logros han dejado una marca indeleble en el ámbito académico de la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica…/..

Diploma entregado a GªAretio

En representación del Consejo Universitario, Catalina Montenegro Granados, indicó, “la UNED rinde un emotivo homenaje al distinguido académico, Lorenzo García Aretio por sus sobresalientes contribuciones a la educación a distancia. Con una carrera de 48 años en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España, García Aretio ha dejado un legado invaluable en la docencia, investigación y divulgación científica”… (Ver texto completo)

..Por su parte, Rodrigo Arias Camacho, rector de la UNED y presidente del CU, saludó a García Aretio y le dio la bienvenida al país; además, destacó la amplia experiencia, el recorrido académico y los aportes invaluables que ha aportado a la comunidad mundial de la educación.

“Don Lorenzo, Costa Rica también en su casa. La educación a distancia rompe fronteras y trasciende más allá de los límites regionales y continentales, en ese sentido, nos une un propósito de desarrollo para la humanidad, en especial todo aquello que tiene relación con la educación a distancia. Quiero destacar que, ayer, en el marco de la Conferencia Mundial del Consejo Internacional de Educación Abierta y a Distancia (ICDE), se le otorgó al doctor, García Aretio, un reconocimiento especial, el galardón individual de la Calidad Académica, por sus muchos aportes al desarrollo y consolidación”, expresó Arias Camacho.

“Además, quiero destacar su generosidad y compromiso con los países iberoamericanos, así como su papel fundamental durante la pandemia de COVID-19, brindando orientación y apoyo a instituciones educativas en todo el mundo. Asimismo, reconocemos la trayectoria del doctor García Aretio como un referente en la investigación, teorización y aportes al desarrollo de la educación a distancia, subrayando su papel crucial en la consolidación de la UNED y otras instituciones similares. Muchas gracias doctor Lorenzo por todos esos aportes”, puntualizó el rector de la UNED.

Tras estas palabras y la entrega de este quinto Doctorado Honoris Causa, pronuncié una disertación bajo el título Educación a distancia: estudio y argumentos frente a las resistencias”. (Ver texto completo).

Les dejo el vídeo INTEGRO DE TODA LA CEREMONIA Y TODOS LOS DISCURSOS.

Ver el Premio Mundial a la Excelencia por una Trayectoria de Vida, otorgado por el ICDE el día anterior.