Salman Khan Premio Princesa de Asturias 2019

Hace más de ocho años escribía sobre el Fenómeno Khan y, posteriormente también nos referimos a la Khan Academy en otros posts: Sorprendente: ¡antes de la Khan Academy!; MOOC. Khan Academy.

Ayer, día 18 de octubre de 2019 se celebró, como cada año, la solemne ceremonia de la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2019. Se trata de los más importantes galardones que se entregan en España y de los más destacados a nivel internacional. Entre los premiados de este año, me interea destacar el galardón o Premio a la Cooperación Internacional, concedido a Salman Khan y a la Khan Academy.

De madre india y padre bangladesí, Salman Amin Khan nació el 11 de octubre de 1976 en Nueva Orleans (Luisiana, EE. UU.), donde se crió. Profesor y licenciado en Matemáticas, Ingeniería y Ciencias Informáticas por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Khan hizo un máster en Dirección de Empresas en la Universidad de Harvard, tras el cual comenzó a trabajar como analista financiero.

En 2004 Salman Khan se ofreció para ayudar a su prima Nadia con la asignatura de Matemáticas. Al vivir en ciudades diferentes, se comunicaban por teléfono, con el apoyo de alguna herramienta informática básica. Los buenos resultados de esta fórmula hicieron que, en poco tiempo, Khan estuviese supervisando a distancia los avances de varios familiares con problemas escolares similares. En 2006, Salman Khan empezó a publicar en la plataforma YouTube vídeos explicativos de sus lecciones para que cada uno los pudiese visualizar por su cuenta. Estos vídeos empezaron a ser vistos cada vez por más gente, que lo animaba a seguir publicando nuevas lecciones, por lo que en 2008 creó la Khan Academy, organización sin ánimo de lucro a la que se ha dedicado plenamente desde 2009, cuando presentó su renuncia en el fondo de inversión para el que trabajaba entonces.

La preparación académica de Salman Khan y su capacidad pedagógica hicieron que descubriera rápidamente su interés por el ámbito educativo. La Khan Academy es la consolidación de un formato innovador y transformador que ofrece material educativo gratuito en internet para todas las edades, desde primaria hasta bachillerato. Aunque el contenido estuvo inicialmente dirigido a los estudiantes, poco a poco se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para profesores que buscan complementar sus lecciones en el aula con material adicional. Orientada a las matemáticas en sus orígenes, la plataforma educativa se ha ido abriendo a nuevos campos como las ciencias, la historia o la gramática, entre otros.

Sinceramente me siento feliz de haber destacado hace años la relevancia de esta iniciativa, por su historia y por su real impacto. Con satisfacción, me voy a permitir ofrecerles el texto íntegro de la intervención de Salman Khan en dicha ceremonia ante la presencia de los Reyes de España. Éstas fueron sus palabras:

Majestades

Altezas Reales
Queridos premiados

Señoras y señores

Es un gran honor estar hoy aquí ante todos ustedes.

Hoy, la Khan Academy es mucho más que en nuestros primeros días, cuando estaba yo solo. Tenemos un equipo de más de 200 miembros a tiempo completo y cientos de miles de voluntarios y donantes en todo el mundo. El impacto que tenemos y este premio se deben a todos ellos.

Para los que no conocen la Khan Academy, somos una organización sin ánimo de lucro con la misión de proporcionar una educación de calidad y gratuita, para cualquier persona, en cualquier lugar. En la actualidad, llegamos a aproximadamente 100 millones de estudiantes al año en casi todos los países, a través de preguntas de práctica, videos y software gratuitos y no comerciales que abarcan todos los niveles, desde preescolar hasta la universidad, en materias que van desde las matemáticas hasta las ciencias, pasando por la escritura. Para los estudiantes que nos usan por su propia cuenta, imaginen que somos su tutor gratuito para todo lo que necesiten aprender o practicar. Para los 250,000 profesores que nos usan en sus aulas, imaginen que somos un asistente virtual que, en lugar de hacer pasar a todos los alumnos por el curso al mismo ritmo fijo, permite a cada uno aprender y practicar en su nivel.

Hay más de 40 proyectos de traducción en todo el mundo y estamos especialmente orgullosos de que la versión en español de la Khan Academy sea la más desarrollada. Pero a pesar de lo lejos que hemos llegado en los últimos 10 a 15 años, sigue habiendo una necesidad muy grande en el mundo y tenemos mucho más camino por recorrer. Nuestra visión es la de un mundo en el que cualquier niño, incluidos los niños en aldeas remotas y regiones devastadas por la guerra, pueda aprender y aprovechar su potencial y tener un salvavidas para participar en el mundo en general.

Para evidenciar esta necesidad, compartiré con ustedes la historia de Sultana. Hace 7 u 8 años, era una brillante estudiante de secundaria en Afganistán. Sin embargo, los talibanes capturaron su ciudad y prohibieron a las niñas ir a la escuela, amenazándolas con violencia incluso si lo intentaban. Así que Sultana tuvo que quedarse en casa, cocinando y limpiando todos los días durante más de 10 horas.

Afortunadamente, su cuñado vio que tenía curiosidad y le compró un ordenador portátil con conexión a internet. Poco después, ella leyó un artículo en la revista Time sobre la Khan Academy y pensó para sí misma: “¡Esto es lo que necesito!”. Terminó pasando cada momento que estaba despierta, cuando no hacía las tareas domésticas, navegando por el sitio web. Pronto se dio cuenta de que estaba aprendiendo más que sus hermanos en las escuelas controladas por los talibanes. Aprendió desde matemáticas de primaria hasta álgebra, geometría, trigonometría y cálculo. Luego aprendió biología, química y física.

Cuando tenía 17 años, había decidido por sí sola que quería estudiar en los Estados Unidos para convertirse en física teórica. Así que mintió a sus padres y viajó a Pakistán para hacer el SAT, que es un examen de admisión a la universidad en los Estados Unidos, porque no se ofrecía la posibilidad de hacerlo en su país. Como se puede imaginar, es sorprendente que le haya ido bien a alguien sin educación formal, mucho menos en inglés.

Varias universidades la aceptaron, pero tuvo problemas para obtener un visado de estudiante o el importe de la matrícula. Afortunadamente, el New York Times se enteró de su historia y escribió un artículo editorial titulado “Conoce a Sultana, la peor pesadilla de los talibanes”. Ese artículo le abrió las puertas para obtener asilo político hace dos años. Hace solo unas semanas intercambié algunos correos electrónicos con ella. Sultana acaba de pasar el verano investigando sobre computación cuántica en CalTech, una de las mejores universidades del mundo.

Por asombrosa que sea la historia de Sultana y las cosas increíbles que hará por el mundo, imaginen a los millones más que tal vez no hayan encontrado su salvavidas. Piensen en el potencial perdido, para ellos y para el mundo. Piensen en las direcciones negativas en las que ese potencial a menudo se canaliza en la ausencia de oportunidades.

Y no tiene por qué estar en una parte remota del mundo. Todos los días, decenas de millones de niños pierden la confianza cuando no tienen el apoyo que necesitan en la escuela. Los maestros y profesores están haciendo el heroico servicio de tratar de satisfacer las necesidades de cada alumno, pero es muy, muy difícil si sus alumnos no tienen más apoyo.

Déjenme ser claro al respeto. Si tuviera que elegir entre un maestro o profesor increíble y una tecnología increíble para mis hijos o la de cualquier otra persona, elegiría siempre al maestro o profesor increíble. Pero, ¿qué pasaría si esa tecnología gratuita y no comercial se pudiera utilizar para empoderar a esos grandes enseñantes?

Mucha gente asume que la tecnología, por muy productiva que pueda ser, puede ser también una fuerza para deshumanizar a la sociedad. Ese es un riesgo muy real, pero, en mi opinión, no tiene por qué ser así. De hecho, creo que la tecnología puede usarse para hacer nuestras vidas más, y no menos, humanas. Imaginen un mundo donde la hora de clase ya no se dedica a escuchar pasivamente la lección, sino para que los niños colaboren y trabajen a su propio tiempo y ritmo. Imaginen que el papel del enseñante cambia de ser el de un conferenciante a ser el de una persona empoderada con información que le ayuda a tener las mejores interacciones personales con sus alumnos. Imaginen un mundo donde cada niño verdaderamente tenga acceso a una educación de calidad y gratuita. Ese me parece a mí el más humano y el más humanitario de los mundos.

Publicado el Ranking REDIB-WOS (2018) de Revistas Científicas. Posición de RIED

La Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento Científico (REDIB) es una plataforma de agregación de contenidos científicos y académicos en formato electrónico producidos en el ámbito iberoamericano, relacionados con él en un sentido cultural y social más amplio y geográficamente no restrictivo. REDIB cuenta con una clara vocación de promoción de la innovación tecnológica de las herramientas de producción editorial. Estas facilitan el acceso, la difusión y la puesta en valor de la producción científica generada en los países de su ámbito de actuación, especialmente en los diversos idiomas que les son propios. Los destinatarios de esta información son tanto la comunidad académica como la sociedad en general, así como los responsables, gestores y analistas de políticas científicas. Internet asegura el alcance global de esta información. Son entidades participantes en REDIB, la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España y Universia.

Entrevista: Educación digital para un mundo digital

La RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, la Revista Iberoamericana de la Educación Digital, editada por la AIESAD, la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia, dedica a las redes sociales en educación, el monográfico del Vol. 22, Núm. 2 (2019). La necesidad de una educación digital en un mundo digital y los dilemas que plantea, centran el artículo editorial, del profesor García Aretio, director de la RIED. La innovación científica y tecnológica impulsa cambios y disrupciones que afectan a todos los ámbitos de la sociedad, también a la educación y a la formación, una educación para la sociedad digital en un mundo “líquido, flexible y voluble”.

Pueden escuchar esta entrevista:

Cómo citar esta entrada:

García Aretio, L. (2019). Necesidad de una educación digital en un mundo digital. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 22(2). doi:https://doi.org/10.5944/ried.22.2.23911

Analíticas de aprendizaje y educación basada en datos

El avance de la ciencia de los datos y la analítica del aprendizaje ha provocado una explosión de investigaciones sobre el uso de la información que procede de la actividad de los estudiantes en espacios digitales. La educación a distancia también recurre a la mediación digital para establecer el contacto entre estudiantes, docentes y recursos, lo que hace de ella una disciplina muy propicia para incorporar métodos de analítica del aprendizaje. En ese sentido, este número especial pretende visibilizar e impulsar la relación entre la investigación educativa basada en datos y el campo de los aprendizajes digitales, con el objetivo de enriquecer el conocimiento sobre los procesos de aprendizaje y la gestión de la enseñanza en espacios no presenciales y mediados digitalmente.

El fenómeno de la educación basada en datos ha dado lugar a distintos tipos de estudios. Hay una gran cantidad de investigaciones basadas en la minería de datos educativos, que buscan analizar los patrones de comportamiento de los estudiantes y establecer relaciones entre las variables implicadas en el proceso de aprendizaje. Una segunda tendencia se refiere a los estudios de marcado enfoque pedagógico, que utilizan la información agregada resultante del análisis de los datos con el objetivo de mejorar el diseño instruccional, enriquecer los métodos didácticos y comprender mejor el papel de los agentes educativos. Por último, también hay un número importante de investigaciones que se centran en las derivadas institucionales del uso de los datos y pretenden elaborar marcos para mejorar la toma de decisiones estratégicas, el diseño organizativo y las políticas curriculares.

Todo ello nos ha impulsado a programar un número especial, Monográfico, en la “RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia“, la Revista Iberoamericana de la Educación Digital, coordinado por los especialistas: Daniel Domínguez Figaredo (UNED, Spain), Justin Reich (MIT, USA) y José A.Ruipérez-Valiente (MIT, USA).

Las contribuciones a este número especial pueden ser teóricas o aplicadas: se aceptarán trabajos documentales sobre el estado del arte de la educación basada en datos, y también investigaciones que presenten evidencias empíricas de interés para este campo de estudio. Asimismo, pueden emplear tanto enfoques procedentes de la ciencia de los datos y de la minería de datos educativos, como del ámbito de la pedagogía y las ciencias de la educación. En el caso de las investigaciones empíricas, serán especialmente bienvenidas y tendrán preferencia aquellas contribuciones que vayan más allá de documentar la actividad de los estudiantes en un curso.

Invitamos a que se realicen estudios de caso en entornos tradicionales de educación a distancia (por ejemplo, sistemas de gestión del aprendizaje), pero también en entornos más especializados y contemporáneos, como los juegos para el aprendizaje o los sistemas de tutoría inteligentes.

Asimismo, se agradecerán las investigaciones que permitan obtener una visión más profunda de los diferentes procesos de aprendizaje, como por ejemplo aquellas que ayuden a medir las habilidades que adquieren los estudiantes en los cursos en línea, cómo esas habilidades cambian a lo largo de un curso o en situaciones de aprendizaje a lo largo de la vida y, en general, que propongan cadenas de razonamientos causales que permitan comprender cómo afecta el comportamiento de los estudiantes en espacios mediados digitalmente a su aprendizaje.

Proponemos organizar el número especial en torno a los siguientes temas:

  • Implicaciones de la analítica en la mejora de los procesos de aprendizaje, las prácticas docentes y el diseño instruccional.
  • Nuevas investigaciones sobre análítica exploratoria, predictiva o causal para mejorar
    el éxito académico.
  • Estudios piloto o marcos para la implementación de políticas institucionales basadas en la analítica del aprendizaje.
  • Analítica en espacios de aprendizaje abiertos y conectados.
  • Aproximaciones novedosas a la educación digital basada en datos.

Presentación de artículos

Los artículos deben enviarse a través de la web de la RIED. La extensión de los manuscritos será de hasta 7.000 palabras como máximo, incluidos resumen, notas y bibliografía. Los artículos podrán publicarse en español, portugués o inglés. La publicación y el acceso son gratuitos y abiertos. Para una información completa sobre el proceso de envío, consulte las directrices para autores y considere muy especialmente los requisitos y criterios exigidos por RIED.

Calendario

Abril de 2019: Se abre la convocatoria.
1 de noviembre – 15 de diciembre de 2019: Plazo para la presentación de artículos (subida de los mismos a la plataforma).
15 de diciembre de 2019: Fecha límite para presentación de trabajos.
Febrero-Marzo de 2020: Envío de decisiones y comentarios a los autores.
Junio de 2020: Publicación del número especial.

Contacto

Si tiene preguntas sobre este número especial, por favor contacte con los coordinadores: ddominguez@edu.uned.es, jruipere@mit.edu o jreich@mit.edu

Humanización, aprendizaje-servicio y espacios virtuales de aprendizaje

Sin lugar a dudas, las tecnologías de la información y la comunicación han transformado nuestra forma de ver y actuar en el mundo, lo que ha derivado a que también en el sector educativo se haya experimentado una sacudida sin precedentes. Nadie cuestiona que los procesos de enseñanza aprendizaje se ven enriquecidos por las posibilidades que plantean las tecnologías, pero, a la vez, debe ser consciente de que la educación debe iniciar a las nuevas generaciones a saber vivir e interactuar en un mundo tecnologizado e hiperconectado. Ni las relaciones sociales, ni los puestos de trabajo es posible concebirlos ya al margen de la tecnología. Entornos que no pueden ser ajenos a los comportamientos éticos y responsables. 

Por otra parte, la educación superior atraviesa, pedagógicamente hablando, una etapa orientada a la innovación en la que el influjo tecnológico desempeña un rol indiscutible. Universidades de todas las regiones del globo actualizan revisan sus metodologías docentes y el papel que juega la innovación y la investigación en sus relaciones con la sociedad. Entre otras cosas, esto ha supuesto un redescubrimiento de la centralidad de los estudiantes en el proceso educativo, la necesidad de promover aprendizajes más prácticos en las titulaciones y que, además, desarrollen el compromiso cívico de los estudiantes. De esta forma, muchas universidades han implantado políticas de innovación centradas en el aprendizaje y el desarrollo de competencias donde la responsabilidad social de la propia Universidad con la comunidad juega un papel importante. Un ejemplo paradigmático de todo esto son los programas de aprendizaje-servicio (ApS) que se desarrollan, de forma más o menos institucionalizada, en las instituciones universitarias presenciales y a distancia. 

En efecto, al potencial innovador del aprendizaje-servicio cabe sumar las posibilidades transformadoras de las tecnologías digitales en la educación superior, máxime si trabajamos en entornos virtuales de aprendizaje. Nuestro objetivo con este monográfico no es otro que analizar las dinámicas e interacciones que se producen entre ambos mundos: entornos virtuales, tecnologías digitales y aprendizaje-servicio. Mostrando, además, la dimensión solidaria y prosocial que emerge cuando las tecnologías se alinean con una intencionalidad educativa humanista. 

Por tanto, es preciso abrir y ahondar la reflexión sobre estas temáticas que afectan decisivamente al futuro de las universidades virtuales y a distancia. Temáticas que tienen que ver con las posibilidades pedagógicas de las tecnologías digitales en la construcción de ciudadanos responsables y con la expansión de los proyectos de aprendizaje-servicio en el ciberespacio: en qué consiste la modalidad virtual del aprendizaje-servicio; qué particularidades tienen los proyectos de ApS apoyados en entornos virtuales; el papel de las tecnologías y las redes sociales en los proyectos de ApS; cómo no perder de vista el carácter prosocial y solidario de los proyectos de ApS en contextos virtuales, qué aportan las universidades a distancia y virtuales en la transmisión de valores y en la construcción de (ciber)espacios de participación y compromiso cívico. 

Todas estas reflexiones nos llevaron a programar un Monográfico de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, la Revista Iberoamericana de la Educación Digital sobre esta temática y encargamos la coordinación del mismo a dos expertos de la UNED de España: Dra. Marta Ruíz Corbella y Dr. Juan García Gutiérrez.

Para abordar este monográfico, además de proponer este call for papers, contamos con expertos de universidades iberoamericanas, europeas y anglosajonas que ofrecerán una perspectiva suficientemente plural, amplia y enriquecedora de esta temática.

Palabras clave a las que deben atender los artículos remitidos: TIC, educación a distancia, educación virtual, aprendizaje servicio, compromiso ético, educación superior. 

Fecha límite para la entrega de originales, a través de la plataforma de la revista (sección Monográficos): 15 mayo 2019:   http://revistas.uned.es/index.php/ried