Archivo de la etiqueta: evaluación presencial

Algunas tipologías de evaluación

Quizás alguien puede pensar que algunas de estas entradas del blog son excesivamente teóricas. Ya me he referido en alguna ocasión a que no es bueno separar la práctica de la teoría. No hay mejor práctica que una buena teoría, decía Kurt Lewin. Y si unas teorías no iluminan buenas prácticas, es que no son buenas teorías. Separar los diferentes tipos de saberes no resulta aconsejable. Tampoco en educación.

En lo que respecta a la entrada de hoy, alguien podrá preguntarse, ¿de qué me sirve a mí conocer los diferentes tipos de evaluación?, prefiero una determinada receta que me permita aplicar. Sinceramente, creo que el buen docente no se reconoce en esa postura. Por eso, hoy voy a ofrecer las diferentes modalidades de evaluación que no implica que unas y otras sean excluyentes. al menos para que se conozcan, si no se saben ya, las diferentes posibilidades que se nos presentan desde esta esencial variable curricular, la evaluación. Una evaluación bien diseñada es la mayor garantía de un aprendizaje de calidad y, también, de una docencia enfocada a resultados de aprendizaje valiosos. Veamos (García Aretio, 1987, 1994 y 2001).

Sigue leyendo

La evaluación presencial en una megauniversidad a distancia (UNED), (II) (12,19)

En el último post de este blog realizaba unas reflexiones sobre la preocupación que las megauniversidades a distancia sienten por el desarrollo de las evaluaciones presenciales en los estudios oficiales y reglados. Allí les daba unos datos relativos a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España, con el fin de que se visualizase mejor el volumen de estudiantes y docentes implicados en ese subsistema de evaluación presencial. Allí les conté cómo han venido realizándose durante muchos años las pruebas presenciales de la UNED, hasta que a inicios de esta década se comenzó a enfatizar el proceso informático de todo el sistema. Ahora en esta entrada al blog les trataré de resumir cómo se desarrollan ahora las pruebas presenciales de la UNED que ya saben, se realizan en tres convocatorias, febrero, junio y septiembre. Les comento los procesos seguidos tanto en la que denominamos Valija virtual como el más actual que hace referencia al retorno de los exámenes, Valija de retorno.

El funcionamiento de la Valija virtual tiene dos fases. En la primera, que se realiza algo más de un mes antes de las pruebas, se organiza la entrega digitalizada de los exámenes por parte de los diferentes equipos docentes de manera distribuida, cada uno en un ordenador convenientemente securizado en su Facultad o Escuela o desde el propio ordenador del docente, utilizando su tarjeta de identificación electrónica. Este sistema informático recoge las diferentes Pruebas Presenciales y las encripta y envía para su almacenamiento y custodia en un servidor central.

Las pruebas encriptadas se vuelcan a CD-ROM y se distribuyen a los Presidentes y Secretarios de los Tribunales, días antes de la realización de las pruebas, junto con unas llaves digitales en disquete. Siempre deben estar separados estos dos elementos. Esta particularidad también se está cambiando con la utilización de las tarjetas electrónicas de identificación personal con que contamos cada uno de los docentes de esta Universidad

La segunda fase transcurre en los Centros Asociados (en torno a 70), que disponen de equipos de descifrado e impresión rápida. El tribunal hace uso del CD-ROM y la llave digital, y elige la fecha y hora de la prueba (que está controlada de forma centralizada para que nadie pueda abrir una prueba antes de que se pueda producir) y el sistema descifra y controla el acceso a los alumnos que tienen examen en dicha hora.

Este sistema permite a su vez la gestión de la asistencia, el control del tiempo de duración del examen y la ubicación de cada alumno en el aula, teniendo en cuenta la colocación de alumnos con su misma asignatura. Igualmente, permite la impresión sencilla de certificados por el Tribunal, a la salida del alumno del aula.

¿Cómo se realizan las pruebas?

Los estudiantes llegan a su centro, entregan su carnet al miembro del tribunal de exámenes o al personal de apoyo. Un lector óptico procesa sus datos y el sistema informático genera un documento. Una impresora rápida imprime su examen, tanto el enunciado como las hojas que utilizará para su respuesta. Un sistema de información, tipo semáforo, indica, según el color, cuando puede pasar el siguiente alumno. La cabecera del examen impreso informa al alumno: de la posición que debe ocupar en el aula, del tiempo que dispone para su realización y, si es el caso, de los materiales que puede utilizar durante la prueba.

Los estudiantes han ocupado el lugar señalado por la valija virtual en el aula. Ninguno tiene a su lado, ni detrás, ni delante, a un compañero con el mismo tipo de examen. Los teléfonos han de permanecer apagados; la mesa libre de objetos, salvo los carnets, los bolígrafos y los folios sellados por la UNED. Ante cualquier duda, un miembro del tribunal acude a ayudar al examinando.

Durante la sesión de exámenes el tribunal puede controlar el desarrollo de la misma mediante la aplicación informática, que le permite: la identificación del alumno que ocupa cada puesto en el aula; el control individualizado del tiempo de que dispone cada uno (no todos los exámenes tienen la misma duración), con un sistema de avisos cuando algún alumno ha superado este tiempo; conocer la relación de exámenes pendientes de entregar por cada asignatura; obtener los listados de los alumnos presentados, etc.

El siguiente proceso es el que denominamos de Valija de retorno. Para la recogida de los exámenes se procede al escaneado de cada uno de ellos, una vez identificado de nuevo el alumno que entrega su prueba terminada. El sistema registra la entrega del examen y envía las imágenes digitales a la Sede Central. Los exámenes tipo test (pruebas objetivas) se registran en un fichero que permite, si se almacenan previamente las respuestas correctas, conocer el resultado de la prueba de inmediato. El propio sistema imprime el certificado de asistencia a la sesión. La imagen digital del examen realizado puede ser consultada también por el alumno examinado, una vez se identifique desde cualquier ordenador conectado a Internet.

Automáticamente se generan las actas al término de la última sesión del último día de la convocatoria: acta de constitución del tribunal, acta de estudiantes presentados por facultades, acta de incidencias generales, acta del calendario del tribunal y acta de asistencia a los exámenes. Todo ello se reporta automáticamente a los servidores de datos de la Sede Central.

En todo caso, todos los exámenes entregados en cada sesión, además de seguido el proceso digital señalado, se introducen físicamente en el sobre correspondiente. Estos sobres son inmediatamente cerrados, sellados y firmados legiblemente por un miembro del Tribunal tal y como se hacía en el procedimiento anterior.

Todos los exámenes vuelven a la Sede Central mediante el retorno telemático y también en sus correspondientes sobres dentro de las valijas de custodia convencionales. Desde la Secretaría General de la Universidad se distribuyen los exámenes por Facultades y Escuelas, tal y como también se venía haciendo con anterioridad.

Esta Valija de retorno permite que los exámenes de los estudiantes ‘viajen’ a Madrid en línea nada más entregar el examen desde cualquier punto de la geografía. Esta valija de retorno posibilita recoger, clasificar y entregar los exámenes a los profesores de cada asignatura, directamente en su ordenador, eliminando así desplazamientos y reduciendo los tiempos de espera, con las mayores garantías de confidencialidad, seguridad y respeto a la normativa en vigor sobre conservación de originales y protección de datos.

El profesor de la asignatura tiene acceso a la copia de los exámenes, previa identificación, en cualquier terminal conectado a Internet. Se eliminan así los problemas derivados de la manipulación de exámenes, de la incorrecta identificación de sus autores o de la falta de datos. Se va disponiendo de aplicaciones que permiten realizar anotaciones directamente desde la pantalla, además de ir progresivamente permitiendo correcciones de tablets donde este tipo de anotaciones en un examen resulta más sencillo. En todo caso, aquellos profesores que lo deseen pueden seguir corrigiendo los exámenes en papel.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (17/09/2012). La evaluación presencial en una megauniversidad a distancia (UNED), (II) (12,19). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/265.

La evaluación presencial en una megauniversidad a distancia (UNED), (I) (12,18)

uned2Las universidades españolas durante estos días previos de inicios del mes han venido realizando los exámenes de la convocatoria de septiembre, generalmente segunda convocatoria para quienes no superaron sus correspondientes semestres o no se presentaron entonces a examen. Esta segunda convocatoria algunas universidades la vienen eliminado. No es el caso de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). La pasada semana se han venido celebrando en todos los Centros Asociados de la UNED estos exámenes correspondientes a esta convocatoria de septiembre. Voy a dedicar dos entradas (posts) de este blog al hecho de cómo realizar evaluaciones presenciales en una macrouniversidad como la UNED. Cómo se hacía “sin tecnologías” y cómo se viene haciendo ahora.

Como bien sabemos, existen en el mundo instituciones universitarias de corte unimodal, que sólo enseñan “a distancia” y lo hacen con mayor o menor integración de las tecnologías. De éstas, existen a nivel internacional un pequeño grupo que cuenta con más de 100.000 estudiantes cada una. Un caso paradigmático de este tipo de universidades es el que representa la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España.

En todas estas megauniversidades viene planteándose como uno de los problemas básicos a los que ha de darse una respuesta adecuada y propia de los tiempos actuales, el que surge en torno al subsistema de la evaluación presencial de los aprendizajes o logros académicos de los estudiantes, con atención especial a la evaluación en todos aquellos estudios que llevan a titulaciones regladas, oficiales.

Amén de la preocupación por todo el sistema global de evaluación (evaluación continua o formativa) la UNED, desde su creación en 1972 (estamos cumpliendo nuestro 40 aniversario), ha venido cuidando hasta el extremo los procesos de evaluación presencial (sumativa), organizando a lo largo de cada año tres convocatorias de Pruebas Presenciales (febrero, junio y septiembre) que todos los alumnos que siguen los estudios reglados realizan en los Centros Asociados de la Universidad, ubicados a lo largo y ancho de la geografía española así como más allá de las fronteras del país. Durante las semanas que duran estas pruebas presenciales, todos los alumnos pueden examinarse de las materias de las que se matricularon y han de hacerlo, sea en el Centro Asociado que sea, el mismo día y a la misma hora (excepción hecha de los exámenes en el extranjero por lógicas cuestiones del cambio horario).

Como nos vamos a ocupar de este tema en dos entradas del blog, bien estará conocer algunos números actualizados relativos a esta Universidad. La UNED cuenta hoy con más de 250.000 estudiantes, de los que cerca de 200.000 cursan estudios reglados oficiales (licenciaturas, diplomaturas, grados, másteres y doctorado). Esta Universidad oferta en la actualidad 27 títulos de Grado, 49 Másteres oficiales y 610 Programas de Formación Continua. Todos ellos son estudios a distancia. No contamos en esos números multitud de Cursos de Verano y Actividades de Extensión Universitaria, ambas actividades formativas generalmente de carácter presencial.

La UNED se esfuerza desde sus inicios por mantener la calidad del sistema de pruebas presenciales, cuidando todos los aspectos que lo integran y garantizando los niveles de exigencia propios de los estudios universitarios. El prestigio de la Universidad y la credibilidad de los títulos de la UNED tienen gran base en el histórico buen funcionamiento del sistema de pruebas presenciales. Bueno será recordar cómo se venía desarrollando este proceso años atrás.

En el procedimiento que más años ha perdurado en la UNED, los docentes de la Sede Central de la Universidad elaborábamos los formularios de exámenes. Los servicios de fotocopias de la institución, con control estricto por parte de un miembro del equipo docente, fotocopiaban el número necesario de ejemplares de examen que posteriormente eran ensobrados para cada Centro Asociado por parte del propio equipo docente.

Posteriormente los propios profesores de cada asignatura, en el día y hora señalados introducían estos sobres en el orden adecuado en las valijas (cofres de acero con cerradura de seguridad) que cada Centro Asociado tenía asignadas. En cada valija de cada centro se introducían ordenadamente todos los exámenes de la semana correspondiente y de todas las titulaciones de la UNED. Durante todo el proceso de envalijado, las valijas eran custodiadas por parte de las Secretarías Académicas  de cada Facultad/Escuela y por el Vicerrectorado correspondiente.

Estas valijas en el día señalado eran enviadas por transporte de seguridad a cada uno de los Centros Asociados. Los Presidentes y Secretarios de cada Tribunal de examen nombrados por el Rector, eran portadores de una llave de la valija. Naturalmente esto que vengo contando era el sistema seguido en las últimas décadas. En los inicios de la UNED eran los propios miembros de los tribunales los que portaban los exámenes tanto los formularios como, de regreso, las pruebas realizadas por los alumnos. Dado el volumen que suponía progresivamente año tras año, al poco tiempo se comenzaron a usar valijas de madera y con candados… En fin, el sistema que estoy comentando es, como digo, el que más años ha pervivido en esta Universidad.

Una vez que llegaba el lunes de inicio de una semana de exámenes, el tribunal extraía de la valija los sobres de todas las asignaturas de todas las carreras que corresponden a la sesión, por ejemplo, de las 9.00 horas de ese lunes (a esa hora en todos los Centros Asociados, con puntualidad germana, se realizan idénticos exámenes de idénticas asignaturas) y se pasaban a distribuir a los estudiantes presentes. Una vez finalizado el tiempo de la prueba, los exámenes eran introducidos por el tribunal en sobres (uno por cada asignatura en la que haya existido algún alumno examinándose). Los sobres se cerraban, se firmaban e introducían en otra valija, la de retorno. Esa operación se realizaba en todas y cada una de las sesiones de cada semana de exámenes y por parte de todos y cada uno de los tribunales de exámenes de esta Universidad.

Finalizada la semana, las valijas con los exámenes realizados retornaban a la Sede Central desde donde se distribuían a las Facultades/Escuelas y, posteriormente, las Secretarías Académicas de estos Centros hacían llegar los sobres concretos de las asignaturas concretas a los equipos docentes correspondientes para su proceso de corrección, elaboración de listados y actas y comunicación de los resultados a los estudiantes.

Como puede observarse, la seguridad del proceso de envío y custodia, junto al elevado número de exámenes (dependiendo éstos en cada caso del Centro Asociado), venía requiriendo un esfuerzo considerable tanto en logística como en transporte, que se aplicaba desde el proceso de creación y ensobrado por parte de cada Equipo Docente, el envalijado por las Facultades y Escuelas, el envalijado posterior agrupado por Centros Asociados, hasta el transporte final, custodia y realización de las pruebas en más de 70 Centros Asociados, repartidos por toda la geografía española y por la red de centros en el extranjero. Y posterior retorno de los exámenes realizados, etc. Ha de destacarse que históricamente con este sistema las incidencias producidas han sido mínimas. El mecanismo funcionaba con alta precisión no exenta de una complejidad alta.

En efecto, muy complejo, como puede observarse. Unos datos muy actuales pueden ilustrarnos sobre las dificultades que pueden generar los números. Veamos. En la convocatoria de febrero de 2012 se celebraron en los diferentes Centros Asociados de la UNED un total de 312.523  exámenes. Para ellos se conformaron un total de 220 tribunales de examen compuestos por 722 profesores. En la convocatoria de junio de 2012 se celebraron 333.567 exámenes con números similares de tribunales y docentes implicados. No contamos aún con los datos de la convocatoria de septiembre de este año, pero ya se pueden imaginar. Es decir, que en el curso académico 2011/2012 se habrán realizado, probablemente más de 800.000 exámenes presenciales.

Toda esta complejidad obligó a acometer procesos de innovación que siguiesen respetando el hecho de la presencia física de cada estudiante en el momento de realización de cada prueba. El sistema informático que ahora se emplea viene permitiendo la organización de las pruebas, la autenticación y control de asistencias de los alumnos, así como el control y la auditoría del reparto y recogida personalizados de las pruebas y la realización de actas. A este proceso le venimos denominando de “Valija Virtual”, complementado posteriormente por el sistema de “Valija de retorno”.

Pues bien, a ese sistema informatizado y actual sobre la realización de las Pruebas Presenciales en la UNED, me referiré en el siguiente post.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (10/09/2012). La evaluación presencial en una megauniversidad a distancia (UNED), (I) (12,18). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/259.