Archivo del Autor: García Aretio

Acerca de García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

Lo digital y el cambio, ¿también en educación?

Les comparto mi última conferencia pronunciada  en el Congreso Iberoamericano: La educación ante el nuevo entorno digital.

La revolución digital como tránsito desde las creencias sólidas a un conocimiento líquido. Nuevas profesiones que exigen nuevas habilidades. Entonces, educar, ¿para qué sociedad, en qué actitudes, hábitos, valores? Estudiantes también diferentes, que exigen nuevas formas de pensar la educación.

Mi Canal Youtube

El perfil en Google Scholar de los más destacados autores que han publicado en RIED

Ya comentamos hace poco, en otro post, el ranking de las revistas españolas de educación según el Google Scholar Metrics (GSM). Y señalábamos el puesto privilegiado que ocupaba RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, situada en el puesto 7º de entre todas las revistas científicas escritas preferentemente en español. VER AQUÍ.
 
La gran mayoría de investigadores cuentan hoy con un perfil abierto en Google Scholar, dado que se trata de una herramienta muy simple a la hora de crear el perfil personal de citas y, a la vez, de actualización automática, si es que no se desea hacer la actualización manual.
 
Esta herramienta, además del número global de citas de cada autor, ofrece otras dos métricas interesantes, el índice h y el índice i10, tanto el histórico como el de los últimos cinco años. Otras funcionalidades de esta herramienta pueden consultarlas AQUÍ. Y, además, aprovecho para hacer una llamada a la necesidad de mantener estos perfiles personales “limpios”. Unas reflexiones de interés al respecto, pueden encontrarlas AQUÍ.
 
Pues bien, autores reconocidos científicamente en el área temática que acoge la Revista Iberoamericana de la Educación Digital (RIED), cuentan, en la mayoría de los casos con su perfil en Google Scholar. Tengo interés en destacar en esta entrada la relevancia de un gran número de científicos que optaron por RIED a la hora de difundir su producción científica.
 
Como muestra de ello, hemos revisado a los autores que publicaron en RIED, buscado su perfil en Google Scholar e identificadas dos métricas: a) número global de citas y, b) índice h global. Los autores que se muestran más abajo, son aquellos que cumplen estas dos condiciones: a) cuentan con 1000 o más citas globales y, b) tienen un índice h de 15 o más. La selección, por tanto, muestra que son muchos los autores de impacto que publican o publicaron alguna vez en RIED.
 
Cierto que existen investigadores que no cuentan con perfil en Google, porque nunca lo activaron o porque, aunque dispongan del mismo, no lo tienen como “público”. De entre estos autores, ya adelanto, que alguno de ellos son relevantes en el campo que tratan, pero no mostramos sus datos porque no tienen perfil público en Google.
 
Por otra parte, en la siguiente relación de autores destacados que publicaron en RIED, pueden existir errores u omisiones que si nos los hacen saber, serían corregidos de inmediato. Pulsando en el nombre del autor, pueden acceder a su perfil. Si desean saber qué publicó en RIED, es muy sencillo. Escriben su nombre en el buscador de la revista, en la parte superior del sitio oficial, o directamente desde AQUÍ.
 
Ahí va la relación de autores por orden alfabético y que vamos a dar por supuesto que mantienen cuidado su perfil en Google:
 
·                Adell, Jordi
·                Aguaded, Ignacio
·                Aguado Odina, Teresa
·                Anguita Martínez, Rocío
·                Aparici, Roberto
·                Area Moreira, Manuel
·                Arnold, Rolf
·                Ballesteros, Belén
·                Ballesteros Regaña, Cristóbal
·                Barberá, Elena
·                Bartolomé, Antonio
·                Bringle, Robert G.
·                Bustos, Alfonso
·                Campion, Raul Santiago
·                Cabero Almenara, Julio
·                Castañeda, Linda        
·                Castaño Garrido, Carlos
·                Carlotto, Mary Sandra
·                Castro Gil, Manuel
·                Castro Sánchez, José J.
·                Cebrián de la Serna, Manuel
·                Coll Salvador, César
·                Colmenar Santos, Antonio
·                de Pablos Pons, Juan
·                del Moral Pérez, M. Esther
·                Dabbagh, Nada
·                Delgado Kloos, Carlos
·                Díaz Pareja, Elena M.
·                Díaz Orueta, Gabriel
·                Dormido, Sebastián
·                Duart, Josep M.
·                Duarte Hueros, Ana
·                Escofet, Anna
·                Esteve Mon, Francesc
·                Fainholc, Beatriz
·                Fonseca Escudero, David
·                Gallego-Arrufat, María Jesús
·                Gairín Sallat, Joaquín
·                García Aretio, Lorenzo
·                García Peñalvo, Francisco José
·                García Ruíz, Rosa
·                García-Valcacer, Ana
·                Gil Jaurena, Inés
·                Gisbert Cervera, Mercè
·                Gómez Sánchez, Eduardo
·                Gros Salvat, Begoña
·                Hoffmann Sampaio, Claudio
·                Jorrín Abellán, Iván M.
·                Llorente-Cejudo, Carmen
·                Lara-Navarra, Pablo
·                López Meneses, Eloy
·                Marín Díaz, Verónica
·                Martín, Sergio
·                Martínez López. Emilio J.
·                Mattar, Joao
·                Melaré Vieira Barros, Daniela
·                Mill, Daniel
·                Mondéjar, Juan A.
·                Mondéjar Jiménez, José
·                Murga Menoyo, M.Ángeles
·                Olmos Migueláñez, Susana
·                Onrubia, Javier
·                Ortigosa, Alvaro
·                Palazzo Moreira de Oliveira, José
·                Pérez-Rodríguez, M.Amor
·                Prendes, Paz
·                Prieto Martín, Alfredo
·                Rama, Claudio
·                Ramírez Montoya, Marisol
·                Redondo, Ernest
·                Rodríguez Gómez, David
·                Roig Vila, Rosabel
·                Rubia-Avi, Bartolomé
·                Ruiz Corbella, Marta
·                Sáez López, J.Manuel
·                Salinas Ibáñez, Jesús
·                Sánchez, Jaime
·                Sancho Gil, Juana
·                Santos, Olga C.
·                Santos Rego, Miguel A.
·                Schlemmer, Eliane
·                Sevillano García, María L.
·                Suárez Riveiro, José M.
·                Torrado Fonseca, Mercedes
·                Tourón, Javier
·                Tovar Caro, Edmundo
·                Trujillo Sáez, Fernando
·                Vázquez Cano, Esteban
·                Velaz de Medrano, Consuelo
·                Villalustre Martínez, Lourdes
·                Zhang, Zhicheng

Resulta evidente que existen autores que han publicado en RIED cuyos nombres no aparecen en esta relación, dados los criterios seleccionados, pero cuya contribución ha sido notable para la revista. En concreto, existen artículos muy citados de RIED cuyos autores, o no tienen perfil público en Google, o cuentan con escaso número de citas. Esto último en muchos caso sucede, porque se trata de investigadores que llevan aún pocos años acometiendo estas tareas pero que se adivina un buen futuro para ellos.
 
Tanto a los que aparecen en la relación, como a los que no, desde RIED les agradecemos la confianza depositada en la revista

La educación digital, válida en la formación de conductores

La Fundación Alternativas me encargó un informe relacionado con un borrador de proyecto del Real Decreto. Dicho informe fue presentado el pasado 7 de noviembre en la sede de la Fundación

En el texto del citado proyecto de Real Decreto se modificaría el Reglamento General de Conductores, enfatizando la necesidad de que los aspirantes a la obtención del permiso de conducción para la preparación del examen teórico estén obligados a recibir al menos 8 horas de formación presencial. La principal justificación expresada en el borrador de Real Decreto es que la formación presencial es la más adecuada para concienciar sobre accidentes de tráfico, colectivos de riesgo en la circulación (peatones, ciclistas y motoristas), factores de riesgo como la velocidad, los efectos del alcohol o las drogas, las distracciones al volante, etc.

Todo ello, según parece, para incidir de forma preventiva en la accidentalidad futura. En concreto, la exposición de motivos del proyecto del citado Real Decreto define la medida como “una formación teórica presencial obligatoria previa al acceso a la prueba de control de conocimientos para la obtención de los distintos permisos de conducción cuyo contenido en valores, aptitudes, comportamientos y respeto a los demás usuarios redunden en la consecución de conductores más seguros y responsables y la posibilidad de incluir en la citada prueba vídeos sobre situaciones del tráfico”.

Este proyecto resulta contradictorio con las propias campañas de la Dirección General de Tráfico (DGT) o las propias intervenciones en radio y televisión de sus responsables, en los que se aprecia el valor, en este caso, de los recursos audiovisuales para concienciar y reconducir actitudes y conductas. Carece de sentido imponer una medida restrictiva como la obligación de formación teórica presencial cuando la propia DGT lleva décadas utilizando —y, por tanto, validando su eficacia— campañas de comunicación digitales para concienciar socialmente sobre la seguridad vial, algo que también pueden hacer las autoescuelas que ofrecen formación vial mediante herramientas digitales de aprendizaje.

Es sabido que en ciertos sectores existen resistencias y aún se sigue discutiendo sobre la utilidad de las tecnologías digitales, y su plena integración en las estrategias formativas y en los procesos de aprendizaje. Mal nos irá si estos procesos se aíslan, aún más, de lo que sucede en el entorno exterior a los centros de formación y a las aulas. El medio exterior está inundado de lo digital y el presente (y aún más lo será el futuro) es digital. Por otra parte, el porcentaje de aprendizaje realizado fuera de los muros de los centros de formación se irá incrementando cada vez más. Las personas ahora aprenden cuándo y dónde quieren hacerlo y sobre aquello que puede interesarles, y así los centros de formación tradicionales, si no rectifican, tenderán a desaparecer o, al menos, se nos presentarán de forma radicalmente diferente a la actual.

Entiendo que, si esta norma llegase a plasmarse en un definitivo Real Decreto, supondría un evidente paso atrás en lo referente a los nuevos estándares de formación y educación en todos los ámbitos, sectores y niveles. Negar el potencial de los sistemas digitales de educación y formación para sensibilizar o conformar actitudes y valores supondría ir en contra de los últimos avances en los ámbitos de la pedagogía, la psicología y la tecnología, que hoy se orientan en sentido muy diferente.

La calidad de los modelos formativos más innovadores está fuera de toda duda, siempre que respondan a parámetros pedagógicos adecuados. En este contexto, no tendría sentido seguir proponiendo una formación con propuestas pedagógicas añejas y alejadas de los tiempos digitales que corren. Numerosos estudios aseguran que el logro de competencias de los estudiantes depende más de los diseños pedagógicos de cada acción formativa que de los recursos seleccionados para el aprendizaje. La solución no es sustituir un modelo por otro, sino propiciar la convivencia, la complementariedad, la oferta diversificada y la posibilidad de que el ciudadano elija en función de sus circunstancias, necesidades, posibilidades e intereses, una formación presencial, virtual o mixta.

En el informe que elaboré a petición de la Fundación Alternativas pretendo exponer una serie de argumentos que traten de avalar las posibilidades y realidades de una formación teórica no presencial que muestra resultados de calidad, siempre que se someta a los postulados y requerimientos pedagógicos necesarios y a los controles de calidad preceptivos. Sería esta una forma de ofrecer a la ciudadanía, como en otros aprendizajes y saberes, la posibilidad de optar entre diferentes ofertas, de acuerdo con sus necesidades, disposiciones e intereses.

Pueden acceder al informe completo (28 páginas), AQUÍ

Citar el documento: García Aretio, L. (2019). Formación vial de calidad en una sociedad digital. La educación digital, válida en la formación de conductores. Zoom Social – Educación, 2019(4).

La simulación presencial del holograma

El pasado 5 de octubre tuve ocasión de participar en el IV Congreso Internacional de Educación a Distancia y Virtual celebrado en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC). Mi participación fue virtual, a través de un vídeo que pueden visionar completo AQUÍ. Pero ahora les presento algo diferente.

En las últimas dos décadas he participado en multitud de reuniones científicas y congresos celebrados en América. Los países del área iberoamercana han sido siempre mi segunda casa y la Cátedra UNESCO que he venido ostentando durante todo ese tiempo ha querido ser exponente de esa permanente relación mía con todo aquello que tuvo algo que ver con la innovación en lo referente a las modalidades educativas no presenciales y, en general, con las tecnologías integradas en los procesos formativos.

Siempre que pude viajé a esos países amigos. Últimamente cada vez menos viajes y más presencia virtual, generalmente a través de videoconferencias en directo, en otras ocasiones, a través de vídeo, como la del pasado día 5.

Pero en esta ocasión, lo que deseo mostrarles es otra innovación en cuanto a mi presencia en un congreso internacional. El pasado 10 de octubre tuve ocasión de intervenir en el CIED 2019 (Congreso Internacional de Educación a Distancia), en la Universidad Católica de Salta (UCASAL) de Argentina.

El tema de mi conferencia giró en torno a “Una EaD como propuesta consolidada y de futuro. ¿Por qué va ganando la EaD?”. Pero lo novedoso de la presentación quizás no fue el contenido de la misma, sino el continente. Tras tres minutos de conexión en directo, desde mi domicilio, Madrid-Salta por videoconferencia, me hice presente instantáneamente en el Salón del Centro de Convenciones de aquella ciudad argentina.

Cierto que no estuve físicamente allá, pero posiblemente la percepción de los asistentes al congreso era de que me tenían más cerca, por supuesto de que si hubiera expuesto a través de un vídeo pregrabado, como ocurrió con la primera a la que he hecho referencia más arriba. Incluso, me percibieron más cerca de que hubiese existido una conexión completa por videoconferencia.

La sensación, según todos los testimonios recibidos, es que se trató de una experiencia innovadora, posibilista y muy gratificante para todos los asistentes, tanto para los que pensaban que yo estaría allí presente físicamente como para los que suponían que intervendría por videoconferencia. Según me dicen fue la experiencia más innovadora del congreso, el verme en el escenario en tamaño real, en imagen bidimensional holográfica. También la realimentación respecto al contenido de la exposición fue muy bien valorado.

Las tecnologías nos están permitiendo llevar a cabo prácticas en remoto y en simulación. Pues bien, sea ésta una muestra de algo más que se puede vislumbrar para acercar distancias, a través del holograma. Se trata de una representación superpuesta sobre nuestra realidad de un objeto o persona alejados de nosotros. Complementar las posibilidades del holograma con la realidad virtual para la docencia queda cada vez más cerca. Es decir, al igual que podrá impartirse docencia a través de este sistema, el holograma podría utilizarse  con objetos que desean mostrarse en determinados procesos, ángulos o dimensiones.La tecnología de presencia holográfica nos permitirá en un futuro próximo acercar a los estudiantes a cualquier destacada personalidad en un entorno similar al del aula o a otros espacios que puedan ser favorables a un aprendizaje de calidad. Esta tecnología holográfica está aún en pañales, pero anuncia futuras posibilidades, también en el ámbito educativo. ¿Se imaginan una especia de aula sofisticada que pudiera compartirse para diferentes universidades o programas educativos que, eso sí, deberían contar con la tecnología apropiada para la recepción? Las primeras figuras en un determinado ámbito de saber podrían impartir docencia, mostrar procesos, realizar presentaciones (caso del vídeo que les ofrezco), etc.

Estaríamos acercando distancias, humanizando las relaciones, aunque sean simuladas, pero con unas posibilidades inmensas para la educación. Esta era holográfica que se puede estar acercando, seguramente nos ofrecerá muchas sorpresas.

Aunque no es lo mismo estar presente en el salón del centro de convenciones de Salta presenciando esta conferencia, les dejo el vídeo completo de la misma para que puedan trasladarse más fácilmente a aquella experiencia.

/p>

Salman Khan Premio Princesa de Asturias 2019

Hace más de ocho años escribía sobre el Fenómeno Khan y, posteriormente también nos referimos a la Khan Academy en otros posts: Sorprendente: ¡antes de la Khan Academy!; MOOC. Khan Academy.

Ayer, día 18 de octubre de 2019 se celebró, como cada año, la solemne ceremonia de la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2019. Se trata de los más importantes galardones que se entregan en España y de los más destacados a nivel internacional. Entre los premiados de este año, me interea destacar el galardón o Premio a la Cooperación Internacional, concedido a Salman Khan y a la Khan Academy.

De madre india y padre bangladesí, Salman Amin Khan nació el 11 de octubre de 1976 en Nueva Orleans (Luisiana, EE. UU.), donde se crió. Profesor y licenciado en Matemáticas, Ingeniería y Ciencias Informáticas por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Khan hizo un máster en Dirección de Empresas en la Universidad de Harvard, tras el cual comenzó a trabajar como analista financiero.

En 2004 Salman Khan se ofreció para ayudar a su prima Nadia con la asignatura de Matemáticas. Al vivir en ciudades diferentes, se comunicaban por teléfono, con el apoyo de alguna herramienta informática básica. Los buenos resultados de esta fórmula hicieron que, en poco tiempo, Khan estuviese supervisando a distancia los avances de varios familiares con problemas escolares similares. En 2006, Salman Khan empezó a publicar en la plataforma YouTube vídeos explicativos de sus lecciones para que cada uno los pudiese visualizar por su cuenta. Estos vídeos empezaron a ser vistos cada vez por más gente, que lo animaba a seguir publicando nuevas lecciones, por lo que en 2008 creó la Khan Academy, organización sin ánimo de lucro a la que se ha dedicado plenamente desde 2009, cuando presentó su renuncia en el fondo de inversión para el que trabajaba entonces.

La preparación académica de Salman Khan y su capacidad pedagógica hicieron que descubriera rápidamente su interés por el ámbito educativo. La Khan Academy es la consolidación de un formato innovador y transformador que ofrece material educativo gratuito en internet para todas las edades, desde primaria hasta bachillerato. Aunque el contenido estuvo inicialmente dirigido a los estudiantes, poco a poco se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para profesores que buscan complementar sus lecciones en el aula con material adicional. Orientada a las matemáticas en sus orígenes, la plataforma educativa se ha ido abriendo a nuevos campos como las ciencias, la historia o la gramática, entre otros.

Sinceramente me siento feliz de haber destacado hace años la relevancia de esta iniciativa, por su historia y por su real impacto. Con satisfacción, me voy a permitir ofrecerles el texto íntegro de la intervención de Salman Khan en dicha ceremonia ante la presencia de los Reyes de España. Éstas fueron sus palabras:

Majestades

Altezas Reales
Queridos premiados

Señoras y señores

Es un gran honor estar hoy aquí ante todos ustedes.

Hoy, la Khan Academy es mucho más que en nuestros primeros días, cuando estaba yo solo. Tenemos un equipo de más de 200 miembros a tiempo completo y cientos de miles de voluntarios y donantes en todo el mundo. El impacto que tenemos y este premio se deben a todos ellos.

Para los que no conocen la Khan Academy, somos una organización sin ánimo de lucro con la misión de proporcionar una educación de calidad y gratuita, para cualquier persona, en cualquier lugar. En la actualidad, llegamos a aproximadamente 100 millones de estudiantes al año en casi todos los países, a través de preguntas de práctica, videos y software gratuitos y no comerciales que abarcan todos los niveles, desde preescolar hasta la universidad, en materias que van desde las matemáticas hasta las ciencias, pasando por la escritura. Para los estudiantes que nos usan por su propia cuenta, imaginen que somos su tutor gratuito para todo lo que necesiten aprender o practicar. Para los 250,000 profesores que nos usan en sus aulas, imaginen que somos un asistente virtual que, en lugar de hacer pasar a todos los alumnos por el curso al mismo ritmo fijo, permite a cada uno aprender y practicar en su nivel.

Hay más de 40 proyectos de traducción en todo el mundo y estamos especialmente orgullosos de que la versión en español de la Khan Academy sea la más desarrollada. Pero a pesar de lo lejos que hemos llegado en los últimos 10 a 15 años, sigue habiendo una necesidad muy grande en el mundo y tenemos mucho más camino por recorrer. Nuestra visión es la de un mundo en el que cualquier niño, incluidos los niños en aldeas remotas y regiones devastadas por la guerra, pueda aprender y aprovechar su potencial y tener un salvavidas para participar en el mundo en general.

Para evidenciar esta necesidad, compartiré con ustedes la historia de Sultana. Hace 7 u 8 años, era una brillante estudiante de secundaria en Afganistán. Sin embargo, los talibanes capturaron su ciudad y prohibieron a las niñas ir a la escuela, amenazándolas con violencia incluso si lo intentaban. Así que Sultana tuvo que quedarse en casa, cocinando y limpiando todos los días durante más de 10 horas.

Afortunadamente, su cuñado vio que tenía curiosidad y le compró un ordenador portátil con conexión a internet. Poco después, ella leyó un artículo en la revista Time sobre la Khan Academy y pensó para sí misma: “¡Esto es lo que necesito!”. Terminó pasando cada momento que estaba despierta, cuando no hacía las tareas domésticas, navegando por el sitio web. Pronto se dio cuenta de que estaba aprendiendo más que sus hermanos en las escuelas controladas por los talibanes. Aprendió desde matemáticas de primaria hasta álgebra, geometría, trigonometría y cálculo. Luego aprendió biología, química y física.

Cuando tenía 17 años, había decidido por sí sola que quería estudiar en los Estados Unidos para convertirse en física teórica. Así que mintió a sus padres y viajó a Pakistán para hacer el SAT, que es un examen de admisión a la universidad en los Estados Unidos, porque no se ofrecía la posibilidad de hacerlo en su país. Como se puede imaginar, es sorprendente que le haya ido bien a alguien sin educación formal, mucho menos en inglés.

Varias universidades la aceptaron, pero tuvo problemas para obtener un visado de estudiante o el importe de la matrícula. Afortunadamente, el New York Times se enteró de su historia y escribió un artículo editorial titulado “Conoce a Sultana, la peor pesadilla de los talibanes”. Ese artículo le abrió las puertas para obtener asilo político hace dos años. Hace solo unas semanas intercambié algunos correos electrónicos con ella. Sultana acaba de pasar el verano investigando sobre computación cuántica en CalTech, una de las mejores universidades del mundo.

Por asombrosa que sea la historia de Sultana y las cosas increíbles que hará por el mundo, imaginen a los millones más que tal vez no hayan encontrado su salvavidas. Piensen en el potencial perdido, para ellos y para el mundo. Piensen en las direcciones negativas en las que ese potencial a menudo se canaliza en la ausencia de oportunidades.

Y no tiene por qué estar en una parte remota del mundo. Todos los días, decenas de millones de niños pierden la confianza cuando no tienen el apoyo que necesitan en la escuela. Los maestros y profesores están haciendo el heroico servicio de tratar de satisfacer las necesidades de cada alumno, pero es muy, muy difícil si sus alumnos no tienen más apoyo.

Déjenme ser claro al respeto. Si tuviera que elegir entre un maestro o profesor increíble y una tecnología increíble para mis hijos o la de cualquier otra persona, elegiría siempre al maestro o profesor increíble. Pero, ¿qué pasaría si esa tecnología gratuita y no comercial se pudiera utilizar para empoderar a esos grandes enseñantes?

Mucha gente asume que la tecnología, por muy productiva que pueda ser, puede ser también una fuerza para deshumanizar a la sociedad. Ese es un riesgo muy real, pero, en mi opinión, no tiene por qué ser así. De hecho, creo que la tecnología puede usarse para hacer nuestras vidas más, y no menos, humanas. Imaginen un mundo donde la hora de clase ya no se dedica a escuchar pasivamente la lección, sino para que los niños colaboren y trabajen a su propio tiempo y ritmo. Imaginen que el papel del enseñante cambia de ser el de un conferenciante a ser el de una persona empoderada con información que le ayuda a tener las mejores interacciones personales con sus alumnos. Imaginen un mundo donde cada niño verdaderamente tenga acceso a una educación de calidad y gratuita. Ese me parece a mí el más humano y el más humanitario de los mundos.