Documento elaborado por el Grupo GRAEDI

El Grupo de Reflexión Académica sobre Educación a Distancia en Iberoamérica (GRAEDI) se reunió y constituyó en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) en junio de 2014, a iniciativa de esta Universidad y de la CUED. Pueden ver el Documento de Constitución de GRAEDI.

Tras intensos debates del grupo, primero en formato presencial en UTPL y, posteriormente en formato virtual, se concluyó con el documento que ahora les replico textualmente en la presente entrada.

_____________________________

DOCUMENTO FINAL DEL I ENCUENTRO DEL GRUPO DE REFLEXIÓN ACADÉMICA PARA LA EDUCACIÓN A DISTANCIA EN IBEROAMÉRICA (GRAEDI)

Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador)
23 y 24 de junio de 2014

  1. Objetivos 
    • Reflexionar a nivel académico sobre la variada problemática que puede afectar a la Educación a Distancia en sus diversas manifestaciones, formulaciones y dimensiones.
    • Profundizar en las bases y fundamentos de esta modalidad de estudios, de acuerdo a las nuevas tendencias mundiales.
    • Dotar de visión prospectiva tanto a las universidades e investigadores como a los responsables de las políticas públicas educativas.
    • Hacer llegar, si es el caso, las conclusiones de sus debates a los organismos e instituciones que lo pudieran solicitar.
    • Publicar, por las vías que se determinen, documentos que pudieran dar respuesta a puntos críticos referidos a los formatos educativos no presenciales. (Estoy de acuerdo con Fernando. Creo que estos objetivos recogen más claramente el espíritu de GRAEDI).
  1. Miembros de derecho.

GRAEDI está constituido por expertos en EaD delegados de las destacadas redes de EaD  en Iberoamérica y de la Universidad Técnica Particular de Loja:

  • Cátedra UNESCO de EaD (CUED). Liderazgo académico y coordinación del grupo.
  • Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL). Secretaría Ejecutiva.
  • Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD)
  • Consorcio Interamericano de Educación a Distancia (CREAD)
  • International Council for Open and Distance Education (ICDE)
  • Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL)
  • Virtual Educa.
  1. Breve estado de la cuestión de la EaD en Iberoamérica.

Aspectos teóricos.

Se acusa una dispersión terminológica y definiciones difusas. Es necesario llegar a acuerdos sobre EaD; qué  caracteriza al e-learning; qué es lo semipresencial, término con el que se parece camuflar  el aspecto de distancia (la idea es especificar que hay actividades presenciales obligatorias en estos cursos, que no son 100% en ambiente virtual). En muchos marcos regulatorios prefiere usarse el término ‘educación no presencial’, lo cual no es definir pues se lo hace por lo negativo, por exclusión, sin reconocer la entidad propia de la EaD. Otra cuestión será referirse a ámbitos educativos/formativos no presenciales, para acoger ahí todo aquello que se aleje de la relación física presencial.

En este orden de ideas se considera necesario afianzar las bases teóricas y todos aquellos elementos que permitan  fundamentar más sólidamente la modalidad.

Asimismo, es ineludible hacer un ejercicio de introspección crítico, que permita identificar las virtudes y defectos de la modalidad a distancia. La mejora de la EaD no se logrará con el enfrentamiento, argumentando que los detractores son ignorantes, o conformándose con proclamar las ventajas. Es imperativo  dar cuenta de los logros y las debilidades, no negarlas. Conviene, por lo tanto, analizar cómo gestionar/intervenir en la imagen social de la EaD en la región.

Aspectos institucionales.

En la región existen universidades bimodales y universidades exclusivamente a distancia.

Hay países donde se ha institucionalizado la EaD con universidades nacionales de carácter unimodal (España, Colombia, Costa Rica, Venezuela, México…) o universidades bimodales con una oferta académica presencial y a distancia; sin embargo, en la mayoría de países, lo que existe son programas anexos a las universidades que funcionan como experiencias piloto, y que no llegan al reconocimiento oficial: se trata de programas que a veces mueren por falta de apoyo y otros que siguen pero sin reconocimiento institucional. La pregunta que hay que hacerse es por qué no se logra ese reconocimiento oficial en algunos países de América Latina. La institucionalidad, el reconocimiento y acreditación, tracciona todo lo demás: lo curricular, la metodología, los recursos…, hasta la ideología de la universidad, pues la abre a las nuevas formas de aprendizaje y a los nuevos modos de pensar.

Aspectos políticos.

La EaD ha sufrido marginalidades históricamente:

  • la cultural: en muchas sociedades aún se la considera como de inferior categoría, como la segunda alternativa; consecuencia de ello es la mirada gubernamental a la misma;
  • falta de reconocimiento estatal-legal: lo que no se evalúa se devalúa. Si las agencias estatales de acreditación no evalúan la EaD es porque no la reconocen igual que la enseñanza presencial, además de desconocer sus elementos fundamentales. Este mismo desconocimiento ha conducido a que, en casos donde sí hay una reglamentación, se incurra en regulaciones restrictivas, que no benefician a la modalidad  y la educación  y que  impiden su desarrollo.

Las propuestas normativas deben establecerse con participación de las  universidades, que son las que conocen  el tema, y no venir impuesta desde fuera.

Aspectos pedagógicos.

La Educación a Distancia acusa las debilidades crónicas de la universidad latinoamericana:

  • una débil estructura docente por la precariedad laboral del profesorado, la inexistencia de carrera docente y el exceso o dispersión de tareas;
  • la heterogeneidad de la población estudiantil (brechas económicas, educativas, etc..).

Se debe reconocer que las debilidades y malas prácticas de la EaD han provocado el desprestigio de la misma. Hay que analizar con mayor profundidad estas debilidades para  poder afrontarlas.

Se debe aprender de los sistemas de éxito de EaD.

  1. Contextos sociopolíticos específicos.

En Argentina, la evolución de la Educación a distancia se enmarca en diferentes áreas y etapas. Si bien, en un primer momento su implementación suscitó alguna resistencia y diferenciaciones entre modalidad presencial y a distancia, esto se debió, en parte, a la ausencia de políticas. Actualmente podemos afirmar que logró vencer esas reservas e incorporar en el centro de discusión la calidad como eje central.

Los estándares de calidad son asegurados y acreditados por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria.

Como modelo dinámico, con un alto grado de inclusión social es meta de la administración estatal la revalorización de la modalidad, lo cual conduce a la integración socio-económico y cultural.

En México se han hecho avances en el reconocimiento de la modalidad. Ejemplo de ello fue la creación en 2012 de la Universidad Nacional Autónoma de México. Esta Universidad instauró filtros académicos que impiden a los alumnos con bajo promedio, que han agotado su tiempo de permanencia dentro de ella, alargar su permanencia en la universidad al cambiarse al Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia, mejorando con ello sustancialmente el perfil del alumno y la calidad del sistema.

Actualmente se ha formado un comité de evaluación de la calidad para garantizar que no se ofrezcan programas que desprestigien a todos y se está trabajando en una ley sobre la Educación Abierta y a Distancia, con el mismo rango de la Ley de Educación Superior. El proyecto está partiendo de la Universidad Abierta y a Distancia de México y de otras universidades a distancia. Es de señalar que se está fraguando un proyecto de crear consejos estatales de educación abierta y a distancia, en el que estén los directores estatales de EaD, representantes de las empresas y la sociedad civil. La idea es que en cada estado se conozcan las necesidades y la capacidad instalada de las universidades públicas, trabajando con economía de escala y aprovechando los recursos de todos.

Por otra parte, se creó el Espacio Común de Educación Superior a Distancia (ECOESAD) y el Espacio Común de la Educación Superior en Línea (ECESELI), este segundo con una oferta internacional que deberá ceñirse a la acreditación del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Calidad en Educación a Distancia (CALED) y promover la movilidad virtual, la homologación de títulos, etc… Hay que señalar que en México hay muchos Méxicos y realidades. La situación y reconocimiento de la modalidad a distancia depende del sector poblacional. El Tecnológico de Monterrey tiene una modalidad dirigida a la clase alta y está muy reconocida socialmente. Por otro lado, la gran demanda de las Universidades de ofrecer estudios en EaD, ha derivado en desprestigio, pues no hay requisitos para estudios de postgrado No obstante, la agencia mexicana ya acredita programas de postgrados profesionalizantes a distancia, dando igual validez a esos títulos.

Finalmente, persiste el prejuicio de que no todo es abordable a distancia o de que la EaD no es para todos.

Es de destacar que el acceso en México a la educación superior es bajo (33%);por lo que, políticamente, se ve la educación a distancia como la forma de aumentar la cobertura.

En el caso de Brasil, en1996 se creó la Secretaria de Educación a Distancia (SEED) en el Ministerio de Educación a quien competía el proceso de regulación y supervisión de la EaD. En 2011, la SEED se extinguió y sus funciones las asumió la Secretaria de Regulación y Supervisión de la Educación Superior (SERES) del Ministerio de Educación. Se ha integrando como educación superior de forma integral e ampliada a partir de 2012. Desde el año 2000 hubo una gran proliferación de programas a distancia, en el sector privado, pero con falta de calidad, aprovechando la coyuntura de la falta de regulación. Desde el 2006, por el reclamo social de esa falta de calidad, el Ministerio de Educación empezó una consistente acción de regulación, evaluación y fiscalización de las instituciones que ofrecían cursos a distancia y empezó a promover programas públicos de EaD. Se inició así la Universidad Abierta de Brasil y se invitó a las universidades públicas a unirse y a constituirse en polos (centros regionales). Los Estados tienen autonomía para ofrecer programas presenciales pero no para EaD, ya que en esta modalidad la normativa es más estricta. La EaD tiene financiamiento público y ahora hay un esfuerzo de institucionalización de la EaD en las Universidades publicas.

Un aspecto importante de esta dirección está en que el Sistema Nacional de Evaluación de Educación Superior es único: los estudiantes hacen los mismos exámenes, sin distinción de modalidad, a distancia y presencial, público y  privado.

En España, la UNED (1972) tuvo que enfrentar mucha oposición y resistencia, pero a base de mostrar la eficacia, publicar y mejorar la EaD, se logró el reconocimiento social y académico hasta el punto de que hoy, gracias a su alto grado de rigor y exigencia, nadie se atreve a dudar de la validez y calidad de sus titulados.

En Ecuador hay resistencia y desconfianza por parte de los organismos que regulan la educación superior debido a las malas prácticas habidas, sobre todo en el caso de universidades cerradas en el 2012 que ofrecían programas semipresenciales de baja calidad. En octubre de 2011 se creó la Red Ecuatoriana de Universidades que promueven estudios en Modalidad Abierta y a Distancia (REMAD) para fortalecer a las universidades y hacer oír la voz de la academia sobre los fundamentos y la necesidad de la Educación a Distancia en el país.

Son estos unos ejemplos de países que pueden resultar indicativos de la problemática de otros del área iberoamericana.

En general, las universidades deben contribuir en la construcción de las políticas públicas sobre EaD y centrar su investigación en las bases teóricas de la EaD y la visión pedagógica que subyace en cada modelo, pues hay mucha investigación descriptiva y exposición de buenas prácticas, pero todo ello es difícil extrapolarlo o generalizarlo.

Hay que mostrar la calidad que tenemos y para ello hay que aprovechar la visibilidad de los materiales y acciones de la misma EaD, transparentarlo y que cualquiera pueda ver los resultados de nuestros procesos académicos y de gestión.

La calidad en EaD exige que los programas académicos armonicen bien todos los componentes del sistema: diseño curricular, materiales, docentes, etc…

En síntesis:

Ante las resistencias sociales y políticas a la EaD que aún se sufren, y la imagen social de la misma, es importante considerar:

  • Qué países iberoamericanos carecen de marco regulatorio o cómo son esos marcos.
  • Los entes administrativos de control son los que autorizan o restringen la EaD y se debe dialogar con ellos propiciando encuentros para que se escuche la voz de los expertos.
  • Desde la academia se deben aportar alternativas a la evaluación y aseguramiento de la calidad en EaD.
  • Debemos comunicar a los entes de control y a los gobiernos la labor inclusiva y la necesidad de la EaD.
  • Hay que esforzarse en difundir la teoría sobre EaD.

5. Pertinencia y eficacia pedagógica de la EaD. Equidad e inclusividad.

Hablar de pertinencia y eficacia pedagógica implica:

  • preguntarse si toda la EaD de la región tiene el sello de calidad y si esto se comunica suficientemente a los entes que todavía dudan.
  • subrayar mucho más la inclusión y equidad que permite la EaD, aspectos que constituyen prioridades para muchos gobiernos de la región.
  • articular más adecuadamente las teorías sobre EaD con las prácticas: “no hay mejor práctica que una buena teoría”; toda práctica debe sustentarse en una base y fundamento sólido; diseños curriculares coherentes.

Aportaciones:

La pertinencia y eficacia pedagógica de la EaD está cada vez más clara, pues se ajusta a las actuales condiciones sociales. Antes se entendía la EaD dirigida solo a población con desventajas sociales, trabajadores, grupos vulnerados, de las zonas rurales y más deprimidas, indígenas, etc.. pero ahora hay nuevos grupos que acuden a ella, entre ellos, personas que necesitan pedagogías innovadoras, que les aburre el sistema convencional, pues aprenden más rápido que los demás.

La sociedad actual, las redes y la economía basada en el conocimiento está desafiando a la educación universitaria tradicional, normalmente reacia al cambio, y su capacidad de formar personas que puedan afrontar los nuevos lenguajes, instrumentos y modos de interacción. La EaD tiene ventajas: por el uso intensivo de la tecnología propicia alumnos activos, que se insertan con más facilidad en esos nuevos lenguajes.

El perfil de destinatario de la EaD se ha ido desplazando del alumno alejado, con horario irregular y carga familiar, a un alumno cada vez más joven, de núcleos urbanos y conectado.

Las políticas y programas públicos de conectividad (‘México conectado’, ‘Argentina conectada’ entre otros) están acortando a buen ritmo las brechas tecnológicas.

Se está superando la visión del estudio a distancia como la segunda opción. Así se vio a la Open University de Reino Unido al principio, aunque nació para dar una segunda oportunidad sobre todo a personas trabajadoras, pero se malinterpretó como una universidad alternativa para cuando no se podía estudiar presencialmente, es decir, siempre como una opción remedial y no elegible de entrada. Esto es lo que ha contribuido a la mala imagen social de la EaD.

El nuevo alumno refleja el movimiento migratorio campo-ciudad y sus cinturones de pobreza, lo cual está haciendo pertinente la EaD.

Las exigencias formativas de la sociedad actual no se resuelven en el grado, éste dota solo de la formación inicial. La especialización requiere del postgrado y el perfeccionamiento/actualización hace necesaria la educación continua o permanente, la formación en servicio, que es una de las grandes oportunidades de crecimiento de la EaD.

Por lo anterior, hay que diseñar bien la articulación teoría-práctica en la educación a distancia. La misma sociedad es la que está haciendo la diferenciación de los títulos: los egresados formados en EaD son los que, si se insertan con éxito en el campo laboral, validan nuestros títulos.

La pertinencia de la educación a distancia se ha confirmado y potenciado en la sociedad del conocimiento; hay un modelo pedagógico y una base epistemológica que evidencia que el conocimiento es abordable desde los sistemas educativos a distancia. Pero esto requiere ser mostrado y demostrado.

La eficiencia pedagógica de la EaD también implica considerar la estructura docente que diseña una universidad, e interrogarse si favorece o dificulta una docencia de calidad.

En síntesis:

Hay que mostrar la EaD, mostrar qué es y cómo se hace; rebatir cuando sea necesario; mejorar e innovar tras la investigación, reforzar y apuntalar los puntos débiles.

La respuesta a cómo queremos que nos vean es ‘calidad’; que nuestros titulados estén respondiendo bien en sus entornos, eso es lo que va a demostrar nuestra pertinencia.

Respecto a la definición de calidad o de competencia, no lo vamos a desarrollar pero lo importante es tener claro que queremos profesionales integrales e íntegros.

Un aspecto relacionado íntimamente con la pertinencia es la inclusión, que es para lo que nació la EaD. Se está democratizando el bien de la educación. Por ejemplo, la UNED atiende más alumnos discapacitados y reclusos que todas las universidades españolas juntas. Ésta es la mejor respuesta que podemos darle a los gobiernos. Es fundamental no olvidarlo.

Respecto a nuestra imagen social, deben ver en nosotros seriedad, rigor, sólidos fundamentos y bases teóricas, diseños con fuertes bases pedagógicas que respondan a las necesidades sociales.

  1. Metodologías específicas, docentes y evaluación del aprendizaje.

Se debe enfatizar en las metodologías específicas de la EaD, centradas en el alumno, activas y colaborativas, y en los diseños pedagógicos propios.

Hay que potenciar los repositorios de materiales didácticos que se usan en EaD.

Sobre los docentes

En EaD la labor docente está diversificada, aunque la ejecute una misma persona: el que elabora los contenidos; el que configura la asignatura; el tecno-pedagogo y el tutor, entre otros.

Pese a un mal diseño curricular, unos malos contenidos o un deficiente soporte tecnológico, un buen docente puede llegar a paliar todas estas deficiencias. Se debe dar una trilogía: Seleccionar al docente en función del programa; capacitarle, y evaluarle permanentemente para reforzar la capacitación que se requiera.

Las universidades deben cuidar más la formación docente para garantizar una acción tutorial de calidad. Dicha formación, además de en la propia disciplina, debe contemplar distintos aspectos que se pueden centrar en:

  • las actitudes, los valores, el compromiso y convencimiento sobre la EaD, el trabajo en equipo, un alto grado de humanismo;
  • las bases y fundamentos de la EaD;
  • las técnicas tutoriales y orientadoras del alumno para saber motivarle y favorecer la actitud de aprendizaje;
  • la detección de las debilidades y necesidades de los alumnos;
  • una adecuada formación tecnológica; conocimiento de las herramientas tecnológicas y de los materiales adecuados para los estudiantes;
  • saber moverse interdisciplinarmente, conocer muy bien el plan de estudios de la carrera y tener claro cómo contribuye desde su materia a ese perfil de egreso;
  • una actitud abierta a la investigación y la innovación.

Es deseable que un docente en EaD haya seguido estudios o tenido alguna experiencia formativa en esta modalidad.

La docencia en EaD, por su diseño riguroso y planificado, y por su elevado número de alumnos, requiere mayor esfuerzo y dedicación que los sistemas presenciales, por lo cual es necesario que las universidades garanticen unas condiciones adecuadas de trabajo a los docentes. Hay que cuidar que la economía de escala que favorece la inclusión no afecte a la calidad docente.

Sobre la evaluación

En la evaluación nos jugamos la imagen social de la EaD, es la zona de quiebre, la zona frágil. Cuando se duda de la EaD se duda de este aspecto del aprendizaje: ¿cómo sé que el alumno sabe lo que debe? ¿cómo garantizamos la identidad del alumno? La cuestión de fondo es la responsabilidad que implica otorgar un título a un alumno a distancia. Es en este punto donde es visible que a la EaD se le exige más que a la modalidad presencial y donde se demuestra que la EaD tienen muchas más evidencias y transparencia que el sistema presencial.

Sin duda, la tecnología ayuda a verificar la identidad, pero también la presencia permanente del tutor, que va conociendo a sus alumnos y detectando posibles fraudes.

En cualquier caso, la evaluación presencial sumativa es una estrategia que por ahora viene a resultar imprescindible para garantizar el rigor y la credibilidad. Estamos atentos a futuros avances tecnológicos que puedan obviar esa dificultad, sobre todo para universidades con gran número de estudiantes.

La evaluación y sus procesos deben ser amplios, ricos, flexibles, que promuevan la participación y el interés de los estudiantes. Para ello es importante considerar una ratio adecuada docente/estudiantes que permita un adecuado seguimiento y una interacción de calidad.

La evaluación en EaD, por el mismo sistema y sus exigencias, suele ser más completa y compleja que en otras modalidades pues, además de ser coherente con las competencias u objetivos, debe combinar diversos instrumentos y técnicas: pruebas de papel, actividades, estudios de caso, ABP, observación. La realidad de que todo pueda quedar registrado en la red o la correspondiente plataforma, resulta un indicador de calidad frente a contextos presenciales.

En las debilidades de la evaluación se evidencian las carencias institucionales y las incoherencias internas de algunos sistemas de educación a distancia: falta de buenos equipos docentes, insuficiente preparación y dedicación de los mismos. La falta de consistencia de los modelos se hace evidente cuando se quieren  desarrollar competencias e integración de saberes y, sin embargo, las actividades de aprendizaje y de evaluación no son consecuentes ni coherentes con el resto de variables curriculares.

La evaluación da forma y modela el aprendizaje, potenciándolo o reduciéndolo, otorgando o restando confiabilidad interna y externa a un sistema. La evaluación no solo refleja el grado de los aprendizajes sino la calidad de todos los componentes: materiales, nivel de interacción y de acompañamiento tutorial, la calidad de los instrumentos.

Una evaluación formativa y continua exige una adecuada estructura docente (en número y dedicación), formación específica, y una acción tutorial potente. También una concepción curricular que articule muy bien todos los elementos.

  1. Recursos tecnológicos.

La EaD ha sido vanguardista y pionera, mucho más que las otras modalidades, en la incorporación de las distintas tecnologías, tanto las convencionales (radio, televisión), como las actuales. Ha integrado la tecnología en los procesos formativos, lo cual se ha traducido en interactividad, uso de plataformas, sistemas de gestión del conocimiento, web 2.0, recursos educativos abiertos, MOOC. Todo ello permite un aprendizaje colaborativo y social.

Lo preocupante todavía es la brecha digital, las diferencias en el acceso. En ello, hay optar por la tecnología después de diagnosticar cada situación, cada población estudiantil destinataria y el programa formativo de que se trate. Un uso adecuado de la tecnología en la pedagogía antes que un uso pedagógico de la tecnología.

Relación Pedagogía-tecnología:

Los pedagogos deben aprender de los tecnólogos y viceversa.

Desde la pedagogía se cuestionan algunas plataformas digitales o LMS: ¿hasta qué punto un determinado LMS está condicionando nuestras acciones pedagógicas? ¿La pedagogía camina al son de la tecnología o, al contrario, es la pedagogía la que impulsa y provoca la innovación tecnológica?

Estamos en una nueva era de la relación: la tecnopedagogía. La cuestión es: ¿la tecnología es herramienta, utilitaria, o es contexto, algo que da forma al aprendizaje? ¿La tecnología estorba? La EaD no va a ser lo que está siendo hoy, la tecnología está condicionando el propio concepto de EaD. La tecnología va a transformar lo que enseñamos y cómo lo enseñamos, replanteando el papel del educador.

Los LMS ya han dado todo lo que pueden, el error es reproducir, en un entorno tecnológico, el mismo modelo presencial que ya está agotado. Los estudiantes tienen sus propios estilos de aprendizaje y los docentes siguen sus propias estrategias: los LMS no contemplan nada de esto. Se debe pensar en la nueva generación de herramientas tecnológicas del ámbito de la Web 2.0, para un uso apropiado de las mismas en la pedagogía.

Se hace notorio que las personas hoy no desean estudiar y trabajar como hasta ahora, en tiempo y espacio marcados, sino a la hora que quieran, como quieran, donde quieran, etc… Cada vez hay más recursos y relaciones a través de la web. Esto exige revisar el papel de los educadores y de los currículos: lo que la academia se está planteando dar ya el alumno lo tiene plenamente a su alcance.

El papel de las tecnologías en el empoderamiento social y ciudadano es creciente y esto tiene que modificar la pedagogía que usamos. La pedagogía que pone en el centro el aprendizaje, indudablemente se potencia con la tecnología.

Pueden resultar de interés las propuestas relacionadas con el aula invertida: ante la baja cobertura educativa que sufre la región se trata de lograr que todas las acciones que hasta ahora se hacen dentro del aula se hagan fuera; está comprobado que el 50% de las actividades que se hacen en el salón se pueden sacar del mismo. Esto conlleva optimizar los recursos físicos –y la tecnología es una gran aliada en ello– y duplicar la capacidad de las universidades.

Ante los límites de actuación que tiene la EaD para la dimensión práctica de los aprendizajes, la tecnología presenta posibilidades de simulación, que en ciertos casos es superior a lo que se puede realizar en los laboratorios tradicionales. Las herramientas de simulación nos permitirán encarar a carreras que estaban antes alejadas de poder implementarlas a distancia. Estas herramientas de simulación son más utilizadas en el nivel de postgrado.

En síntesis

Se debe cuidar que la tecnología no sea excluyente; aunque no se puede desechar de ningún modo la tecnología impresa destinada aún a grandes sectores de la población. Hay que cuidar la relación entre tecnologías de la institución y tecnologías de los destinatarios. No se puede desconocer y desplazar la tecnología convencional, para no excluir. En la relación pedagogía-tecnología está fallando el diseño pedagógico, existen incoherencias internas.

La Educación a Distancia tiene que ir por delante tecnológicamente, hay que estar ahí, en la 1.0, 2.0 y en la 3.0 y en las siguientes generaciones.

Caminamos firmemente hacia la convergencia de modalidades.

  1. Prospectiva y retos de la EaD en Iberoamérica.

Hay que pensar cómo nos adaptamos al desarrollo tecnológico y a todos los desafíos que se avecinan. Estamos viviendo en una época donde todo el tiempo nos preguntamos: ¿por qué no podríamos….?

En el futuro, los LMS deberán basarse en una computación inteligente que detecte los hábitos y comportamientos cognitivos particulares y estilos de aprendizaje, y sea capaz de predecir, favoreciendo todavía más la autorregulación. Habrá que preguntarle a los estudiantes cómo aprenden y con qué tecnologías quieren aprender. Esto exige una innovación constante y entornos flexibles, así como interfaces sencillas e intuitivas.

Es evidente que las barreras y fronteras entre modalidades van a desaparecer; la cuestión radica en diseños diferentes para necesidades diferentes. Se camina hacia ambientes individualizados de aprendizaje.

Es necesario emprender con decisión la evaluación de programas a distancia por propia iniciativa, para garantizar la calidad y demostrar resultados a la sociedad.

Investigación institucional para mejora interna y demostración externa.

Explotar y desarrollar la lowtecnology o tecnologías convencionales como la radio y tv aprovechando legislaciones favorables.

Explotar las posibilidades de la bimodalidad: desarrollar la convergencia de modalidades, complementariedad y movilidad, docente bimodal y pedagogía bimodal.

Potenciar las redes locales, nacionales e internacionales de EaD sobre todo para la construcción de normativa prospectiva y no retrógrada, dialogando estrechamente con los gobiernos y entes de control, y promoviendo el acceso.

Se debe potenciar la movilidad virtual, todavía muy poco desarrollada y aprovechada.

  1. Pertinencia y continuidad del GRAEDI.

Algunos aportes finales de los miembros de GRAEDI:

  • Es importante este grupo porque no lo hay en las otras redes.
  • Las otras organizaciones se reúnen normalmente por asuntos ad hoc, como organizar un proyecto o un congreso pero no para intercambiar pareceres y reflexiones sobre EaD.
  • Éste es un espacio ideal para establecer las pautas que debe seguir la EaD. Se puede hacer visible las bondades de esta metodología de estudio.
  • La existencia del Grupo es un motor para investigar, generar reportes, analizar nuestros resultados, elaborar documentos conceptuales, que sin el Grupo sería difícil.
  • El grupo nos implica mirarnos hacia dentro, sincerarnos, reconocer nuestras debilidades y ver cómo mejorarnos.
  • Es muy enriquecedor e instructivo el intercambio de perspectivas sobre la EaD, no hay muchos espacios para todos; es un lujo sentarnos las principales redes para dialogar y reflexionar; es un ejercicio de internacionalización; posibilidad de mirarnos entre nosotros en Latinoamérica.
  • Este espacio permite hablar de nuestras preocupaciones, otra actitud distinta que hay en los congresos: de exponer.
  • Espacio de reflexión y prospección va a ser difícil el desarrollo de la EaD; esto va a permitir el crecimiento.
  • Este es un espacio de libertad, para decir lo que uno piensa; aunque representamos a instituciones, hablamos desde nuestra experiencia personal y desde nuestras vivencias.
  • Aunque haya diversas instituciones (CREAD, ICDE, Virtual Educa, AIESAD, UDUAL etc) que congregan profesionales dedicados a EaD que organizan eventos académicos regulares, el tiempo disponible en los mismos, para profundizar en los temas es escaso. La forma como fueron abordados los temas y las discusiones en este primer evento de GRAEDI permitió profundizar en esta modalidad de estudio y aportes avalados por la realidad y vivencia de cada uno.

10. Propuestas finales del GRAEDI

Se redactará un documento final que sintetice las diferentes aportaciones y conclusiones de este primer encuentro de GRAEDI.

Se procurará establecer algunas sesiones presenciales, sea o no en coincidencia con eventos que se puedan producir en el área iberoamericana.

La UTPL será la sede de la Secretaría Ejecutiva del GRAEDI, responsable de la convocatoria que termina.

El Coordinador del Grupo será el Titular de la Cátedra Unesco de Educación a Distancia, Dr. Lorenzo García Aretio.

García Aretio

Catedrático Emérito de la UNED. Director/Editor de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia. Presidente de Honor - Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED).

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInYouTube


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.