«Blended»-COVID (V de VI). Enseñanza y aprendizaje integrados

(Continúo desarrollando el artículo abajo citado (García Aretio, 2018), con los matices de actualidad y adaptaciones que correspondan)

Aunque muy conscientes de que el término en inglés se ha impuesto, blended learning, en lugar de hablar de “mezcla”, no estaría mal poder utilizar el término “integración”, que llevaría a una denominación o idea semejante a la de “Modelo de enseñanza y aprendizaje integrados”. Me duele eliminar términos que puedan inducir a ignorar la tarea del docente que, finalmente, es quien diseña y desarrolla el proceso de enseñanza. Ya sabemos, nadie lo duda, que el objeto final de cualquier acción formativa es el aprendizaje, pero lo que hay que diseñar, en lo que han de capacitarse los docentes es en las estrategias y técnicas para una enseñanza de calidad que deberían culminar en aprendizajes, presumiblemente, del mismo corte. Como siempre, hablamos de educación.

Desde las propuestas más rancias dentro del aula presencial, hasta los más innovadores modelos tecnológicos educativos de hoy, pasando por todas las generaciones de la educación a distancia, un altísimo porcentaje del éxito de acciones formativas estriba en la figura del docente, en el modelo pedagógico que éste asuma, en su formación, disposición, motivación y en la eficiente utilización de los medios tecnológicos adecuados para cada situación didáctica concreta.

Pero, estamos en lo de “blended”. En esa denominación de “enseñanza y aprendizaje integrados”, pretendería asignarle al término “integrados” todo su amplio significado semántico, donde no falte ningún elemento ni parte del hecho educativo-formativo, donde se da integridad plena al proceso. Se trataría así, no de buscar puntos intermedios, ni intersecciones entre los modelos presenciales y a distancia, sino de integrar, combinar, armonizar, complementar y conjugar los medios, recursos, tecnologías, metodologías, actividades, estrategias y técnicas…, más apropiados para satisfacer cada necesidad concreta de aprendizaje en cada momento o situación (también en tiempos de pandemia o postpandemia), tratando de encontrar el mejor equilibrio posible entre tales variables curriculares. Así, trataríamos de planificar cuidadosamente estas variables, con el fin de:

  • Complementar las ventajas del aprendizaje presencial cara a cara con los contrastados beneficios de las buenas acciones educativas en línea;
  • Armonizar las ventajas del aprendizaje autónomo e independiente con las indudables de los aprendizajes colaborativos;
  • Compensar adecuadamente las comunicaciones verticales o asimétricas con las horizontales o simétricas, sean presenciales o virtuales;
  • Equilibrar en sus justas proporciones las comunicaciones síncronas (presenciales o mediadas), en directo, con las asíncronas o en diferido;
  • Integrar las tecnologías más propias de la enseñanza presencial o de la más antigua enseñanza a distancia dentro de las más sofisticadas, propias de los procesos asentados en tecnologías digitales;
  • Combinar el uso de los materiales de estudio en los formatos más adecuados para cada situación concreta;
  • Enriquecer, con las inmensas posibilidades de las tecnologías digitales, estrategias didácticas que ya venían mostrando buenos resultados.
  • Ajustar los tiempos de trabajo de los estudiantes en el aula (todos a la vez o por grupos más o menos reducidos) y fuera de ella.

Como puede verse, no se descubre nada nuevo. Determinadas propuestas radicadas desde la educación a distancia y otras, avanzadas, desde la propia formación presencial, han protagonizado intentos que recogían todos o parte de los puntos anteriores y que han dado sus buenos frutos desde hace años.

A lo largo de los siglos, no han sido los sistemas educativos ejemplo alguno de evolución y progreso. Por el contrario, siempre se han destacado por su actitud conservadora. Sin embargo, en el siglo y medio que lleva de vida la modalidad a distancia, sí que ha dado muestras de adaptación a los nuevos tiempos y de integración sin reservas de las tecnologías en los procesos de formación. Por tanto, lo que deseo destacar, no es que desde la educación a distancia se esté dando este paso (esta modalidad nunca dudó en avanzar), sino que desde los ambientes más conservadores de la educación presencial, se vayan aceptando estos postulados.

Quizás, ya se ha escrito bastante al respecto, la pandemia puede generar de forma indirecta algunos aprendizajes, algunos beneficios a la sociedad. Sin duda, elementos para la reflexión en educación, sí que ha suscitado, de tal modo que postulados como los indicados líneas arriba, en este momento ya no son tan discutidos, ni observados con ciertas reservas o desconfianza.

Que existen instituciones y docentes que están deseando volver al tradicional modelo presencial, por supuesto. Pero ¿podrá dudarse que, incluso entre éstos que anhelan la presencialidad 100%, en el futuro sus prácticas educativas se van a ver mucho más enriquecidas, mediadas, complementadas, por las tecnologías digitales?

Ya doy por supuesto de que gran número de docentes han podido descubrir en estas prácticas inmensas posibilidades que con toda ilusión van a tratar de integrar en su cotidianidad educativa.

ENTRADAS ESPECIALES COVID-19 – SUGERENCIAS PARA LA EMERGENCIA Y, EN SU CASO, PARA EL TRÁNSITO A LA EDUCACIÓN A DISTANCIA DIGITAL PLENA O COMBINADA

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (2018). Blended learning y la convergencia entre la educación presencial y a distancia. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 21(1), 9-22. doi:https://doi.org/10.5944/ried.21.1.19683

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


1 comentario en “«Blended»-COVID (V de VI). Enseñanza y aprendizaje integrados

  1. Hugo Ramírez Maldonado

    De pronto, sin buscarlo muy intencionadamente, las aportaciones del Dr. García Aretio se vuelven la revelación de verdades ignoradas. Digo esto, porque los profesores de la universidad en que trabajo teníamos cifrada nuestra tarea docente casi totalmente en la presencia en el aula con nuestros alumnos. Hoy no puede suceder.
    De hecho, así encontré la obra de García Aretio. Una fortuna para mi. Estoy revisando sus vídeos y escritos, descubriéndolos. Gracias, se convirtió en una referencia, no solo para la EaD, sino para la educación, así, a secas, para toda la EDUCACIÓN en esta indeseada coyuntura.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.