Etapas de la evaluación de calidad de los aprendizajes

Ya he insistido en que el punto de mira de los estudiantes es siempre la evaluación. Suelen estudiar para ser evaluados y porque se les evalúa, sobre todo en el contexto del sistema educativo formal. Esta circunstancia se da menos en el ámbito de la formación permanente por la motivación que suele existir para la adquisición de esos nuevos conocimientos o destrezas no poseídos aunque sí deseados o necesitados para la vida laboral.

Si los instrumentos y pruebas de evaluación son, como deben ser, coherentes con los otros elementos o variables del diseño y desarrollo de la acción o curso, están determinando en realidad el aprendiza­je de los estudiantes, las enseñanzas de los docentes e incluso las metodologías y formas de enseñar. Un curso de formación a distancia, pues, puede quedar condicionado por lo que se evalúa. De poco servirá plantearse hermosos objetivos e inmejora­bles contenidos si se prescinde de qué, cómo y cuándo evaluar.

Ya se ha investigado suficientemen­te sobre la relación que existe entre evaluación técnicamente bien concebida y calidad de la educación. Las pruebas de evaluación bien estructuradas se convierten en un elemento más de aprendizaje y no sólo de control, al obligar al estudiante a recordar, comprender, reconocer, reconstruir, analizar, aplicar, valorar, crear…

En el proceso enseñanza-aprendizaje existen unas competencias y unos objetivos que se prevé alcancen los estudiantes al final de un determinado curso, fase o etapa. Si se trata de comprobar el grado de consecución de esos objetivos al final del proceso, se estaría ante los típicos exámenes finales que pretendían medir hasta qué punto se habían alcanzado una serie de conocimientos previamente programa­dos. Una vez superado el mínimo acordado, el estudiante era considerado apto. En caso contrario, la sanción era negativa. Mediante este sistema el estudiante se lo jugaba todo a una carta y sin posible oportunidad para la enmienda.

Desde aquí se postul la necesidad de recoger constante y suficiente información sobre la situación del sujeto de aprendizaje en cada una de las fases de su itinera­rio formativo, evaluación continua, que debería ser formativa, con el fin de orientarle a lo largo del proceso, y ayudarle a superar las dificulta­des que se le pudieran presenta­r durante el estudio.

Para ello deben arbitrarse las pertinentes activida­des complementa­rias de aprendizaje o consejos singularizados, que deberían apuntar al logro de los objetivos de formación antes no poseídos y previa­mente diseñados. Por tanto, no podrá ser la evaluación una fase aislada y mucho menos, final, del currículo, sino integrada, formando parte de él como elemento sustancial del mismo.

Ya apunté que considero a la evaluación del aprendizaje como la acción de obtención de infor­ma­ción sobre el estudian­te y la natura­leza y calidad de su aprendizaje, integrada en el proceso formativo, sistemáti­ca y continua­da, que nos permite juzgar alterna­tivas previas a la toma de decisiones. Es algo de carácter muy superior y diferente al mero examen, calificación o nota. Por desgracia esos términos son frecuentemente confundidos por muchos estudiantes y, por desgracia, por algunos profesores.

Como puede observarse, no se trata de una mera recopilación de datos, que podría ser la función de un examen que comprueba los resultados o producto de unos determinados aprendizajes. Precisamente, esa sistemática recogida de información sería una de las fases ‑la primera- de la evaluación pero, ni siquiera la más importan­te. Por tanto, estas serían las fases que debería comprender el proceso de evaluación de aprendizajes (García Aretio, 1994):

  • Recogida de datos, recopilación sistemática de toda la informa­ción a lo largo del proceso completo de enseñanza-aprendi­zaje con la utilización de los más adecuados instrumentos, técnicas y herramientas. Esta recogida de información debe ser concordante con los objetivos, suficiente, representativa, ponderada en función del peso otorgado a cada objetivo y relevante. En los sistemas en línea estas posibilidades de registrar evidencias son inmensas.
  • Puntuación de las pruebas, una vez recopilada la informa­ción, es decir, medir cuantitativa o cualitati­vamente los distintos bloques de información recogidos, con las ponderaciones, criterios e indicadores que se hayan establecido.
  • Juicio de valor o califica­ción que puede hacerse limitán­dose a criterios de grupo (evalua­ción normativa), refiriéndola a criterios de superación de objetivos y/o contenidos (evalua­ción criterial), o teniendo en cuenta la personalidad, posibili­dades y limitaciones del propio sujeto del aprendiza­je (evaluación personaliza­da).
  • Toma de decisiones. Sería la habitualmente denominada como calificación. Que trae consigo una serie de consecuencias personales, administrativas, económicas, laborales, familia­res, didácticas, etc., provoca­das por decisiones tales como: selección – exclusión; promoción – recuperación – repetición; retroacción a niveles anteriores; ampliación; certificación – reprobación…
  • Información a los interesados que ha de llegar a diferentes destinatarios, aunque principalmente y de forma adecuada, a los estudiantes. Este apartado lo trataré en un post aparte.

Referencia. García Aretio, L. (1994). Educación a distancia hoy. UNED.

ENTRADAS ESPECIALES COVID-19 – SUGERENCIAS PARA LA EMERGENCIA Y, EN SU CASO, PARA EL TRÁNSITO A LA EDUCACIÓN A DISTANCIA DIGITAL PLENA O COMBINADA

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (08/05/2020). Etapas de la evaluación de calidad de los aprendizajes. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/4168.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.