Del magistrocentrismo al aprendizaje integrador en EaD

Usar tecnologías como fórmula mágica para aprender; abusar de la interacción entre iguales como forma exclusiva de la construcción de saberes; basar las claves del éxito en unos excelentes materiales o, lo que sería bastante peor, ignorar al estudiante como centro del proceso, ubicando en ese «ombligo» al docente. Todos esos excesos, por desgracia, presentes en nuestras pedagogías presenciales, se han trasladado por inercia al mundo digital, a la educación a distancia, y a veces de forma grosera.

Habría más enfoques, pero me voy a limitar a resumir los que me parecen más presentes en los muchos años de observación y estudio sobre contextos educativos mediados. Parecería que educar a través de medios digitales es moderno porque eso podría suponer aplicar una pedagogía nueva. Y bien se sabe que no. Existen propuestas formativas a través de espacios virtuales que suponen una pedagogía tan reproductora como la más rancia que podría presentarse en un entorno presencial. Es decir, tanto en una modalidad educativa como en la otra, como en las que se presentan de forma mezclada o mixta (blended) se dan los tipos de situaciones que resumo en esta entrada (García Aretio, 2001 y 2014).

Por tanto, si se conjugan estas variables curriculares (aunque existen otras más) se podrían encontrar enfoques que centran su atención de forma especial en alguna de ellas.

    • Centrado en el docente (magistrocentrismo). Este es un modelo centrado en el profesor o, lo que es lo mismo, en su actividad, en la enseñanza, es el más frecuente. Su uso es habitual en las instituciones presenciales, pero también se reproduce en estudios a distancia, manteniendo similares formas organizativas de la docencia sólo que con una mayor utilización de tecnologías. Su centro de interés es la transmisión de contenidos a través de la tecnología disponible. El modelo transmisivo es fácilmente replicable en la educación en remoto, ya que las mismas clases presenciales que el magíster dicta en un entorno presencial, pueden convertirse en un texto escrito que es “colgado” en la red, o en un vídeo o una videoconferencia que reproduce la exposición presencial.

  • Centrado en el saber (logocentrismo). Muy relacionado con el magistrocentrismo dado que se valora el saber (logocentrismo) y la cultura como patrimonio que ha de conservarse y transmitirse lo más completo posible a todos los que acuden a la institución académica. Los contenidos son los que centran los objetivos de la institución, y el estudiante debe adquirir (memorizar) la mayor cantidad posible de saber, recibiéndolo de la fuente, el profesor o autor del material, sin necesidad de descubrir nada. Interesa básicamente transmitir contenidos, para que el estudiante pueda utilizarlos posteriormente.

  • Centrado en las tecnologías (tecnocentrismo). Este modelo enfatiza la tecnología por encima de los estudiantes, más allá del aprendizaje, de los contenidos, de los propios docentes y de su capacitación para enseñar. El docente se convierte en simple proveedor de contenidos y el estudiante en el usuario que acude a estos contenidos dónde y cómo quiere. Llevado al extremo este modelo deriva a los técnicos la toma de decisiones pedagógicas, aceptando como buenas las últimas innovaciones tecnológicas, lo que supone primar el acceso a la información a través de sofisticados medios olvidando los adecuados procesos pedagógicos y los resultados.

  • Centrado en las interacciones (interaccionismo), muy relacionado con el anterior, aunque de rango superior, desde una perspectiva pedagógica constructivista. Las tecnologías colaborativas son las que propician un tipo de relación síncrona y asíncrona entre profesores y estudiantes y de éstos entre sí, aportando una buena base para construir este modelo. En el paradigma colaborativo los estudiantes intercambian sus ideas para coordinarse en la consecución de unos objetivos compartidos y cuando surgen dilemas en el trabajo, la combinación de su actividad con la comunicación es lo que conduce al aprendizaje. Se trata de aprender mediante una actividad de eminente componente social y construir consensos a través de la cooperación entre los miembros de un grupo. Y todo ello basado en las tecnologías de la información y la comunicación.

  • Centrado en las actividades de aprendizaje. Se trata del modelo centrado en la actividad del discente, sea individual o grupal, poniendo la atención en el aprendizaje más que en la enseñanza. Bien es cierto que, dadas las características o principios de la EaD en cualesquiera de sus manifestaciones o propuestas, el estudiante es más protagonista de su formación que en los acciones formativas de corte convencional. El centro es el estudiante, el que aprende con sus propios estilos y ritmos, convirtiéndose el profesor en un facilitador de los aprendizajes. El aprendizaje a distancia se configura como una práctica ideal para poner en juego un modelo centrado en el aprendizaje activo, dado que se presta de manera ideal para hacer operativos los postulados constructivistas.

  • Modelo integrador. Este modelo busca el aprendizaje de calidad dado que supone una propuesta equilibrada y ecléctica que apuesta por los aspectos más positivos de cada uno de los anteriores y que los integra adecuadamente. Propone una enseñanza que, sin ser el centro de interés, se base en un buen diseño pedagógico y que prime la explotación de las mejores cualidades del buen docente. A la vez, aporta contenidos elaborados expresamente para ese curso o programa, integrados en torno a una buena guía didáctica, en la que se presenta la búsqueda, análisis, selección y procesamiento de la información que se ofrece. Los contenidos no como centro, pero sí como base de los aprendizajes que el alumno habrá de construir individual y colaborativamente, respetando los ritmos de aprendizaje de cada uno. En este modelo ideal todas las variables interaccionan entre sí. Importa la actividad, lo que el estudiante hace para aprender, pero considerando las otras variables de forma interrelacionada.

La actividad del estudiante se hace vital en este modelo. De ahí que mañana aborde esta variable, las actividades (¿e-actividades?).

Referencias

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (15/04/2020). Del magistrocentrismo al aprendizaje integrador en EaD. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/3773.

García Aretio

Catedrático Emérito de la UNED. Director/Editor de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia. Presidente de Honor - Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED).

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInYouTube


2 comentarios en “Del magistrocentrismo al aprendizaje integrador en EaD

  1. Arcadio Atencio Vargas

    Muy interesante el artículo y que los docentes de educación superior debemos tomar en cuenta. Estamos en un tiempo muy dificil para la educación casi en todos los paises por la pandemia del covid19.
    La educación no presencial se está tratando de implementar y en realidad estamos forzando el proceso por la improvisación.
    Gracias Dr. Lorenzo por compartir sus conocimientos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.