Todos hablan ahora de EaD, pero viene de muy lejos

Llegar a instancias formativas que aprovechan los soportes digitales y eximen de la necesidad del “aquí y ahora” en la relación entre docentes/formadores y estudiantes/aprendices no se llevó a cabo de forma caprichosa o precipitada. Estos procesos formativos de carácter no presencial tienen unas raíces y un desarrollo que se ha ido fraguando a lo largo del tiempo (García Aretio, 2019).

Si se mira muy atrás, puede recordarse que la creación de los distintos alfabetos supuso una auténtica revolución que permitió independizar, en tiempo y espacio, los actos de hablar y escuchar. Lo escrito podía leerse en otro espacio y en momentos y épocas diferentes. Con la aparición de la escritura se propiciaba el que otros entendiesen un mensaje que una persona distante en el espacio o en el tiempo había escrito. El conocimiento, entonces, podía acumularse y sistematizarse. Ahí nacía la posibilidad de enseñar y aprender sin la necesaria presencia física de educador y educando (García Aretio, 2014).

Se habla de una enseñanza alejada del corsé de la presencialidad cuando esta ha pretendido, de una u otra forma, transmitir una información, unos valores, una cultura, etc., a otros por medios no directos, es decir, no cara a cara: una carta, una obra literaria, una obra de arte… Estos instrumentos se han utilizado históricamente para formar a otros transmitiendo a través de ellos ideas, valores, normas, etc. Por ejemplo, Platón cita a Homero como el educador de la Hélade por excelencia. Las historias recogidas en sus poemas no eran narraciones cualesquiera, sino que a través de ellas se ensalzaban intencionalmente los valores propios de los griegos. Lo mismo ocurría con las cartas de San Pablo a los primeros cristianos, las obras de los autores romanos y el arte románico o gótico, todos ellos transmisores intencionados de modelos antropológicos concretos, valores, creencias, actitudes, conductas y saberes varios.

El texto, el audio, el vídeo y los soportes digitales, por un lado, y la comunicación no presencial (señales de humo, código morse, diversos tipos de mensajería, etc.), por otro, desembocaron en el correo postal, el teléfono, la radio, la televisión y la comunicación a través de Internet, que supusieron avances revolucionarios a nivel social y que, como no podía ser de otra manera, afectaron a los sistemas educativos y de formación.

García Aretio, L. (2014)

A partir de los años 60, y sobre todo desde la década de los 70 del pasado siglo, en todos los países empezó a fomentarse la modalidad de enseñanza a distancia (que inicialmente se trataba de enseñanza por correspondencia) como una clara alternativa a la educación formal y no formal accesible a todos los ciudadanos, lográndose así una mayor satisfacción de las necesidades educativas y de formación, así como del derecho a la educación de todo individuo (García Aretio, 2001).

Fueron diversos los factores que propiciaron el fenómeno de la educación no presencial y que han continuado impulsando su desarrollo en distintos países y épocas (García Aretio, 1986, 1994 y 2001). Entre los más significativos, se encuentran:

García Aretio, L. (2014)

  • Las transformaciones tecnológicas. El gran desarrollo tecnológico alcanzado en las últimas décadas ha permitido reducir o incluso eliminar la distancia entre el emisor y el receptor, lo que ha supuesto avances insospechados en el progreso social y, concretamente, en el de una enseñanza y aprendizaje no presenciales. Estos nuevos recursos tecnológicos han posibilitado, mediante la metodología adecuada, suplir e incluso superar a la formación presencial en muchos aspectos, a través de una adecuada integración con una utilización de los medios de comunicación social, audiovisuales e informáticos.
  • Los avances sociopolíticos. El aumento de la demanda social de educación y de poder adquisitivo en amplias capas sociales, debido al desarrollo económico de la posguerra, generó en su momento la masificación de las aulas convencionales . Los centros convencionales de educación no disponían de infraestructura suficiente. La existencia de capas de la población desatendidas y sectores sociales menos favorecidos, en los que había personas que poseían base, motivación y capacidad suficiente como para afrontar con éxito estudios y no tenían la oportunidad de cursarlos, conformaban un capital humano infrautilizado que pudo adaptarse a la oferta de educación no presencial.
  • La necesidad de aprender a lo largo de la vida. Los constantes cambios y transformaciones culturales, sociales y tecnológicos obligaron a que muchos trabajadores necesitasen cualificarse o recualificarse para adaptarse a nuevos requerimientos productivos y de servicio para los que no habían sido preparados. La necesidad de combinar educación y trabajo, con el fin de adaptarse a estos cambios sin necesidad de abandonar el puesto laboral, pedía otra modalidad de formación que no exigiese la permanencia en el aula.
  • El coste de los sistemas convencionales. La educación cara a cara exigía la formación de grupos que precisaban, en un determinado espacio y tiempo, de instalaciones y recursos materiales y humanos que, si se vinculan al “todos quieren aprender a lo largo de toda la vida”, hacían inviable, desde una perspectiva económica, cubrir esa demanda. El aumento del número de beneficiarios suponía, generalmente, una reducción de los costes por razones de economía de escala.
  • Los avances en el ámbito de las ciencias de la educación y la psicología. Las deficiencias del sistema convencional llevaban a imaginar nuevas formas de aprendizaje extramural, así como la búsqueda de sistemas educativos innovadores que nos obligasen a un replanteamiento de todas las presunciones convencionales sobre la educación. El notable avance de las Ciencias de la Educación y de la Psicología posibilitaba una planificación cuidadosa de la utilización de recursos y una metodología que, privada de la presencia directa del profesor, potenciaba el trabajo independiente y por ello la personalización del aprendizaje.

Hasta ahí los que habitualmente yo he venido mencionando, pero ahora tendría que agregarse, como un elemento clave en la expansión de la educación a distancia, el de las epidemias que atentan contra la salud y que aconsejan o exigen el aislamiento o confinamiento en los domicilios. Es obvio que este factor no propició el nacimiento de esta modalidad educativa, pero estoy seguro de que pasada la pandemia, correrán otros tiempos para la educación a distancia. Ya se verá en qué acaban todos estos desarrollos.

García Aretio, L. (2014)

Frente a estos factores y causas objetivos que propiciaron y potenciaron (y siguen potenciando) el cambio durante las últimas décadas, surgieron numerosas resistencias a las innovaciones educativas y de formación que, en muchos casos, no han pretendido otra cosa que rebelarse frente a los avances tecnológicos y de facilitación del acceso a una educación y formación de calidad sin restricciones de tiempo, espacio, ritmos de aprendizaje, vida laboral, ocupaciones familiares, libertad de movimiento, nivel educativo, etc.

Generalmente, estas resistencias suelen provenir de determinadas Administraciones Públicas de algunos países, pero también, de grupos más o menos influyentes que, por diferentes causas e intereses, se oponen a formatos educativos innovadores. Estas son generalmente resistencias pobres en argumentos y rigor que prestan escasa atención a la probada eficacia y calidad de estos modelos y a las constatables prácticas exitosas en numerosos países, instituciones y variedad de programas.

En 2009 publicába un libro que, muy conscientemente, titulaba ¿Por qué va ganando la educación a distancia? (García Aretio, 2009). Con ese título, ya entonces apuntaba mi convencimiento de que, en cualesquiera de sus formulaciones (e-learning, formación virtual, en línea o digital), esta modalidad, su metodología, sus prácticas, sus propuestas y proyectos seguirían ganando terreno progresivamente y sin cesar a lo que pudiéra denominarse modalidad presencial o de docencia/formación cara a cara, sin mediación tecnológica.

Estas prácticas de formación virtual o digital han ido progresivamente arrebatando espacio y tiempo a las formas más convencionales de enseñar y aprender. Estas metodologías priorizan el trabajo autónomo de los estudiantes o aprendices, así como las actividades cooperativas y colaborativas donde estos mismos participantes aprenden con otros, de otros y para otros, a través de las redes sociales, a través de comunidades de aprendizaje residentes en soportes digitales o, lo que en la última década ha venido siendo más habitual, a través de plataformas o entornos virtuales de aprendizaje diseñados con finalidades docentes. Así se observa con satisfacción que, ciertamente, esta modalidad va conquistando más terreno día a día.

En concreto, en España la formación no presencial se encuentra plenamente integrada en el sistema educativo como opción reglada de enseñanza con todas las garantías. Según datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional para el curso 2018/19, más de 120.000 alumnos estudiaron Bachillerato y Formación Profesional sin ir a clases presenciales. En lo referente a la educación superior de Grados y Posgrados, según datos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, en el curso 2017/18 hubo 237.000 alumnos matriculados en estudios oficiales en universidades no presenciales. A estas cifras habría que sumarles todos los estudios que las universidades presenciales vienen ofreciendo en formato digital o mixto, así como a todas aquellas personas que acceden a la formación digital para aprender idiomas o sacarse títulos o diplomas específicos no oficiales ofrecidos por diversidad de organismos, instituciones y empresas.

Seguiré en días sucesivos aportando ideas que puedan favorecer la imagen de la educación a distancia y, sobre todo, las buenas prácticas.

Referencias:

  • García Aretio, L. (1986). Educación superior a distancia. Análisis de su eficacia. Badajoz: UNED-Mérida.
  • García Aretio, L. (1994). Educación a distancia hoy. Madrid: UNED.
  • García Aretio, L. (2001). La educación a distancia. De la teoría a la práctica. Barcelona: Ariel.
  • García Aretio, L. (2009). ¿Por qué va ganando la educación a distancia?Madrid: UNED.
  • García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital.Madrid: Síntesis.
  • García Aretio, L. (2019). Formación vial de calidad en una sociedad digital. La educación digital, válida en la formación de conductores. Zoom Social – Educación, 2019(4).
Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (26/03/2020). Todos hablan ahora de EaD, pero viene de muy lejos. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/3293.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.