¿Por qué van ganando los sistemas educativos a distancia?

Quizás en estos momentos muchos duden de la eficacia y calidad de los sistemas educativos a distancia y digitales a los que se están viendo obligados a penetrar. Quizás se sentían acomodados en la rutina diaria del hacer educativo presencial que, nadie pone en duda, ha mostrado excelentes realizaciones prácticas a lo largo de los siglos y a lo extenso de toda la geografía. Es decir, si la presencial se hace bien, nada que oponer. Al igual, si la modalidad a distancia se lleva a cabo bajo todos los parámetros de calidad que puedan exigirse, igualmente puede ser eficaz.

Es decir, hay buena educación presencial y buena educación a distancia, al igual que deplorable educación presencial y desastrosa educación a distancia. Ya me refería en este Blog, en esta serie de entradas relacionadas con el COVID-19, a los avales académicos y científicos que muestra la literatura respecto a la calidad de los sistemas no presenciales.

Pero la realidad es que, antes del COVID-19, la educación a distancia iba ganando a nivel mundial en número de estudiantes, de instituciones, de profesores, de programas y cursos, de investigadores, etc. Probablemente ya iba ganando entonces debido a esas ventajas que apunto más adelante.

Quiero decir que, quienes por las circunstancias actuales, obligados se están viendo a tener que migrar a estos sistemas innovadores, no deberían temer por la pérdida de calidad si cuidan todas las variables curriculares que inciden en la modalidad, empezando por la propia capacitación, aunque tenga que ser, en los momentos actuales, exprés. Ya vendrán tiempos mejores para ahondar en ello.

No obstante, no es este (el de la calidad contrastada) el único factor que ha impulsado el auge de estas modalidades formativas. ¿Por qué la buena enseñanza virtual sigue ganando terreno, tanto desde la perspectiva social como desde la del alumno? Existe una amplia literatura que incide en las ventajas y beneficios de estas modalidades formativas no presenciales.  ¿Cuáles son las causas de que avancen a gran ritmo las propuestas educativas a distancia? ¿Cuáles son las ventajas más destacadas de estos sistemas? Voy a explicitar algunas (García Aretio, 2001, 2014, 2019):

  • Apertura y accesibilidad. 
    • Puede ofrecerse una formación para todos, dado que a los destinatarios no se les exige concentración geográfica y pueden encontrarse muy dispersos.
    • Puede responderse a multiplicidad de entornos, niveles y estilos de aprendizaje.
    • Se convierte en una oportunidad de promoción.
    • Se configura como una oferta replicable sucesivamente, y con gran facilidad para la actualización permanente de sus contenidos.
  • Flexibilidad 
    • Permite seguir la formación sin los rígidos requisitos de espacio (¿dónde aprender?), asistencia y tiempo (¿cuándo aprender?) y ritmo (¿a qué velocidad aprender?), propios de la formación tradicional.
    • Se favorece la conciliación, al poder combinar familia, trabajo y estudio.
    • El aspirante puede permanecer en el entorno familiar y laboral mientras aprende
    • Esta flexibilidad se traduce en una mayor calidad de vida para el que aprende.
  • Eficacia
    • Esta modalidad convierte al participante ineludiblemente en el centro del proceso de aprendizaje.
    • Se facilita la integración de medios y recursos en el proceso de aprendizaje.
    • Se propicia la autoevaluación de los aprendizajes.
    • Los mejores especialistas pueden elaborar los mejores materiales para el estudio.
    • La eficacia resulta, al menos, similar a la de la modalidad presencial.
  • Interacción e interactividad.
    • Esta modalidad hace posible la comunicación total, bidireccional y multidireccional, en cualquier momento y en cualquier lugar.
    • La relación vertical y horizontal se convierte en próxima e inmediata. A golpe de clic se puede consultar al profesor y también a los pares para la resolución de dudas o para proponer respuestas posibles a las dudas de otros.
    • Se posibilita la interactividad e interacción, tanto síncrona como asíncrona, simétrica y asimétrica. Las comunicaciones en directo (síncronas) a través de chat, videoconferencia, audioconferencia o webconferencia, complementan a la más habitual comunicación asíncrona o en diferido, sea esta comunicación entre iguales o entre alumnos y docentes.
  • Aprendizaje activo. 
    • El estudiante es sujeto activo de aprendizaje de manera destacada.
    • Ese autoaprendizaje exige en mayor medida la actividad, el esfuerzo personal, el procesamiento y un alto grado de disciplina e implicación en el trabajo.
  • Inclusión/democratización. 
    • Se supera el acceso limitado a la formación por razones laborales, de residencia, familiares, etc.
    • Los alumnos pueden acceder a todo tipo de documentos textuales, audiovisuales e informáticos de los más prestigiosos autores.
  • Economía. 
    • Alta relación coste – beneficio de las plataformas digitales
    • Se ahorran gastos de desplazamiento al centro físico de estudios.
    • Se evita, en su caso, el abandono del puesto de trabajo o del centro donde pudieran realizarse otros estudios.
    • Para docentes y autores de materiales, se facilita la edición y la introducción ilimitada de cambios en los materiales para mantenerlos siempre actualizados.
    • Se propicia la economía de escala.
  • Motivación, creatividad e iniciativa. 
    • Se presentan los materiales con un atractivo carácter multimedia.
    • La libertad al navegar y la interactividad de las páginas web mantienen la atención y propician el desarrollo de la iniciativa.
    • Fomenta la creatividad de los estudiantes, la curiosidad y el interés.
    • La diversidad de configuraciones que nos permiten las ediciones digitales estimulan el interés por aprender.
    • Se facilita la posibilidad de ofrecer ángulos diferentes del concepto, idea o acontecimiento.
    • Se potencia el logro, la espontaneidad y la vertiente lúdica del aprendizaje.
  • Privacidad
    • Se favorece la posibilidad de estudiar en la intimidad.
    • Puede evitarse, si es el caso, lo que para muchos puede suponer la presión del grupo.
    • Se invita a manifestar conocimientos o habilidades que, en presencia, se obviarían.
    • No se obliga a una exposición social, propia de la presencial, en personas que no la desean.
    • Se protege la expresión de opiniones o dudas, sin el temor al ridículo.
  • Individualización 
    • Se potencia el trabajo individual de los participantes, ya que cada uno puede buscar, consultar y procesar lo que prefiera en función de sus experiencias, conocimientos previos e intereses, así como profundizar en aquellos temas más complejos.
    • Las tecnologías facilitan la atención individualizada.
  • Socialización 
    • Más allá del respeto a la individualidad y potenciación de la autonomía, la formación digital propicia el trabajo colaborativo y en grupo y el cultivo de actitudes sociales y de respeto.
    • Se permite el aprender con otros, de otros y para otros a través del intercambio de ideas y tareas.
    • El potencial de las comunidades que aprenden a través de las redes está modificando drásticamente los formatos habituales de educación.
  • Personalización 
    • El seguimiento del proceso de aprendizaje tiende a ser personalizado, en el que confluyen las dos anteriores ventajas (individualización y socialización)
    • Las analíticas de los registros (analíticas de aprendizaje) pueden favorecer una acción clara y decidida hacia un estudiante concreto, hacia un grupo con dificultades similares o ante situaciones problemáticas detectadas.
    • Se propicia así, el aprendizaje personalizado o adaptativo, según dificultades, fallos o errores en el estudio
  • Autocontrol 
    • Se fortalece la capacidad de autogestión del tiempo y del esfuerzo personal. Autorregulación.
    • Se potencia la capacidad de autodisciplina y de madurez.
  • Evaluación continua y formativa 
    • Se favorecen posibilidades de evaluación continua y formativa a través de los permanentes registros de actividad y de respuesta a las pruebas de evaluación continua.
    • Los constantes procesos de autoevaluación inciden positivamente en el valor motivacional del aprendizaje.
  • Macro-información 
    • Documentos, ejemplos, vídeos, etc., fuera de los materiales ordinarios, pueden complementar la formación a golpe de clic.
    • Se propicia un acceso instantáneo, ilimitado y, en la mayor parte de los casos, gratuito, a ingente cantidad de recursos.
  • Inmediatez y permanencia 
    • La respuesta ante las más variadas cuestiones se ofrece a gran velocidad (a golpe de “clic”)
    • Esa respuesta inmediata, al igual que los documentos multimedia o interactivos, está permanentemente disponible, al margen de la hora y el lugar, permitiendo el acceso al mismo en cualquier momento, lo que posibilita posteriores observaciones.
    • La lectura, la audición o la visualización de los contenidos, si no se entienden en determinada secuencia, siempre permiten la vuelta atrás, dado que esa información no es fugaz, como la de la clase presencial, la emisión en directo de radio o de televisión.
    • Esa ventaja de “permanencia” facilita análisis más sosegados que en otros contextos de aprendizaje, tanto de los contenidos como de las interacciones que puedan producirse.
    • El contenido digital es fácilmente actualizable. En caso de que los programas, las instituciones o los docentes considerasen necesario abordar de manera concreta o diferente un tema, en poco tiempo se podría actualizar el contenido teórico y las actividades.
  • Multidireccionalidad y ubicuidad 
    • Sobrepasa la bidireccionalidad propia de las acciones educativas presenciales.
    • Facilita que documentos, opiniones y respuestas tengan simultáneamente diferentes y múltiples destinatarios.
    • Todos los participantes en el proceso de formación pueden estar virtualmente presentes en muchos lugares a la vez.
    • La formación ubicua y móvil agranda esta ventaja, que aporta gran comodidad al participante.

Ventajas, en fin, para estudiantes, empresas y gobiernos.

Todas estas ventajas pueden agruparse según el impacto que estas tengan sobre los distintos agentes, instituciones y organizaciones, presentando posibilidades para los estudiantes, para las empresas y para los gobiernos (García Aretio, 2001, 2019):

  • Para el estudiante o participante, posibilidad de:
    • un acceso más abierto con un mayor abanico de posibilidades para aprender saberes, competencias, valores, actitudes y relaciones;
    • superar barreras de tiempos, de índole geográfica, restricciones personales, obstáculos sociales y culturales o de infraestructuras educativas;
    • compaginar el estudio con las obligaciones laborales, familiares o de otros estudios;
    • ser auténtico protagonista del aprendizaje, al centrarse este en la persona;
    • elegir prioridades y la propia organización de su aprendizaje; y
    • ahorrar costes relativos a viajes, abandono del puesto de trabajo, etc.: obtener formación de igual o mayor calidad a menor coste.
    • ante situaciones imprevistas de epidemias o guerras, o en un confinamiento obligado tener la oportunidad de continuar los procesos de enseñanza/aprendizaje.
  • Para los gobiernos y la sociedad en general, posibilidad de:
    • permitir el acceso a esta formación a sectores y grupos que, por medios convencionales, tendrían mayor restricción, por ejemplo, en la situación actual de pandemia;
    • ofrecer a la ciudadanía más oportunidades para la educación y formación;
    • abaratar los costes de la formación;
    • diversificar las ofertas formativas;
    • el control por parte de las Administraciones, respecto a la calidad de la formación que se imparte, se hace más viable en los sistemas digitales de enseñanza y aprendizaje, debido a la existencia de evidencias (registros) difíciles de encontrar en la formación presencial.

Las ventajas, en fin, de estos sistemas son incuestionables. Sin embargo, en determinados sectores, continúan existiendo resistencias al cambio. Se cuestionan algunas de las ventajas reseñadas y se apuntan otros inconvenientes o desventajas. Recojo a continuación algunos de esos inconvenientes que señalan aquellos que más se resisten al cambio. Algunos de ellos, como puede comprobarse, han quedado previamente neutralizados; otros quizás pueden servir para estimular determinados programas de formación digital en el sentido de tratar de rebajar esas limitaciones. ¿Cuáles son los argumentos más frecuentemente reiterados (García Aretio, 2001, 2014, 2019), por quienes se resisten a la coexistencia de ambos formatos educativos?:

  • Apuntan la nula o escasa relación personal cara a cara y el perjuicio que ello puede ocasionar. Ya he señalado, no obstante, la riqueza de las inmensas posibilidades de interacción en los formatos digitales.
  • Refieren las desventajas para el logro de objetivos del ámbito afectivo y actitudinal. Se suele olvidar, en este caso, la fuerza de los medios digitales y de comunicación para pautar, modificar y reconducir determinadas actitudes. La eficacia y calidad de los aprendizajes que muestran los estudios referidos, suelen hacer mención a todos los ámbitos, tanto cognoscitivo como afectivo y emocional.
  • Consideran que los formatos digitales exigen mayores grados de autodisciplina por la flexibilidad de sus diseños. La causa de esa desventaja podría verse superada por la ventaja de la flexibilidad del aprendizaje digital.
  • Destacan que la resistencia al cambio, tanto de formadores como de participantes, puede resultar un hándicap a la hora de acometer determinados programas de enseñanza y aprendizaje. Cierto que era una desventaja en décadas pasadas, pero hoy se supone que está ya superada.
  • Apuntan, si bien cada vez menos, a las escasas competencias digitales o la falta de conectividad de parte de la población adulta para abordar programas de formación virtual. Cada día esas competencias están más generalizadas, al igual que se van superando los problemas de conectividad.
  • Postulan que se precisan cuadros de profesionales bien capacitados para el diseño y producción de los diferentes recursos, propios de esta modalidad, así como para el desempeño de la función tutorial. En fin, capacitación de los profesionales, como en todos los desempeños laborales, aunque bien es cierto que la docencia e instrucción en formatos digitales precisa de una serie de competencias específicas que deben adquirir los formadores de estos centros.

Referencias:

  • García Aretio, L. (2019). Formación vial de calidad en una sociedad digital. Fundación Alternativas.
  • García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Síntesis.
  • García Aretio, L. (2001). La educación a distancia. De la teoría a la práctica. Ariel
Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (28/03/2020). ¿Por qué van ganando los sistemas educativos a distancia?. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/3220.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


3 comentarios en “¿Por qué van ganando los sistemas educativos a distancia?

  1. Vimppo

    Gran exposición de las ventajas de una educación a distancia, siempre que sea de calidad. Por suerte el paradigma es cambiante pero a menor velocidad de la esperada. En el sector empresarial, como en el educativo, seguimos viendo la reticencia al teletrabajo y por eso desde nuestra empresa intentamos aportar nuestro granito de arena a la sociedad desarrollando aplicaciones que impidan poner excusas. Y es que es muy cómoda la posición de resistencia al cambio, lo que quizás no es viable a medio-largo plazo.

    Muy buen trabajo, un saludo.

    Responder
  2. Pingback: Café y Blogs, 2º domingo de confinamiento | e-aprendizaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.