Coronavirus y EaD. No es bueno improvisar, pero hay que actuar

Me he referido en multitud de ocasiones, conferencias, artículos científicos y de divulgación, talleres, etc., a la necesidad de formar, capacitar, a los equipos que van a acometer programas educativos en formatos no presenciales. Estos cambios drásticos, ¿disrupciones?, en el hacer y entender la educación no se improvisan, no deberían improvisarse.

Coronavirus Disease 2019 Graphic. (U.S. Air Force Graphic by Rosario «Charo» Gutierrez)

Lo que sucede es que nos encontramos actualmente ante una emergencia mundial, centros educativos cerrados en unos cien países y 800 millones aproximadamente de estudiantes de todos los niveles educativos que se tienen que quedar en casa. Más allá del incentivo hacia la cultura del teletrabajo, oportunidad en positivo que puede darnos la pandemia, se hace necesario, igualmente, arbitrar medidas conducentes a mantener el tono, la tensión y la actividad educativa sin la necesidad del cara a cara, de la presencia física entre profesores y estudiantes y de estos entre sí….

Desde hace más tiempo que el teletrabajo, esta última posibilidad ya está inventada. La educación a distancia cuenta con una larga historia. Y no pretendo remontarme a la realidad de que, desde las señales de humo, el tambor, las banderas, las campanas, palomas mensajeras, pictogramas, escritura jeroglífica, el alfabeto, las cartas, el correo postal, el telégrafo, teléfono, etc., podíamos comunicarnos en la distancia y, también aprender sin necesidad del contacto directo. Desde hace algo más de siglo y medio se fueron proponiendo, ya de forma más precisa y sistemática conforme el correr de las décadas y el avance de las tecnologías, cursos y programas que facilitaban aprendizajes diferentes y adquisición de destrezas y habilidades de distinto tipo y rango. El boom de las universidades a distancia se empezó a consolidar en la década de los 70 del siglo pasado. Han transcurrido 50 años desde entonces. Quiero decir con ello que ya existe literatura científica más que suficiente como para que no se ponga en duda las inmensas posibilidades que albergan los sistemas digitales de enseñanza y aprendizaje, es decir, la educación a distancia, el aprendizaje a distancia, ahora en formato digital.

Bien es cierto que la edad de los estudiantes supone un condicionante, pero no un determinante, para acometer este tipo de programas. La situación de emergencia, la circunstancia excepcional y singular que estamos viviendo, exige que las mentes desarrollen todo el potencial preciso para que, aprovechando lo ya avanzado en este campo de la educación a distancia, puedan consolidarse sistemas de formación de calidad, adaptándolo lo más posible a las edades de los estudiantes y a los respectivos niveles educativos.

Ni que decir tiene que, en el ámbito universitario, no hay que discutir casi nada. La eficacia de estos sistemas en este nivel, está más que probada. Negarlo sería sólo fruto de la ignorancia. Ya tendré ocasión de abundar en este tema.

Dentro de los niveles no universitarios, quizás en la Educación Infantil podría tener un papel más sustancial la televisión o diferentes vídeos que pueden captarse desde plataformas como youtube u otras similares. Existen multitud de juegos educativos infantiles que propician el aprendizaje de conocimientos, actitudes y valores. En estos casos, no resulta tan complicado que desde los centros educativos se den las pertinentes orientaciones a los padres (si se puede, también a los abuelos), para localizar estos contenidos y secuenciar las actividades. En todo caso, bien se sabe de la dificultad que supone mantener la concentración de un pequeño durante más minutos de la cuenta. Por desgracia, en estos casos se exige del compromiso e implicación de padres o abuelos. Y ello no siempre es posible ni sencillo.

Conforme ascendemos en edad y nivel educativo, ya pueden arbitrarse otras herramientas tipo plataformas digitales, entornos virtuales de aprendizaje y sistemas de videoconferencia síncronos y asíncronos, amén del papel importante que en estas estrategias educativas pueden tener las redes sociales. Las posibilidades son múltiples y muchas de ellas gratuitas. Los estudiantes de nivel de secundaria, quizás a partir de los 12 años, deberían tener menos problemas para ajustarse a una programación de actividades de aprendizaje seguidas a través de Internet.

No quiero olvidarme de las repercusiones que la brecha digital asesta a estas circunstancias. No se olvide que, según el World Economic Forum, sólo alrededor del 60 % de la población mundial tiene acceso a la red. Por tanto, las desventajas son evidentes y, en consecuencia, el problema de la desigualdad, puede ir en aumento. Es este otro desafío que habría de abordarse al hilo de esta pandemia.

Sin embargo, detener las posibilidades de la formación digital, al amparo de evitar la segregación de aquellos que carecen de conectividad o de los dispositivos necesarios, no debería ser el camino. El esfuerzo debería ir encaminado para que la mayoría pudiera contar con esas posibilidades. Ya dije que la televisión, cuyo acceso está más democratizado, debería ir supliendo aquellas carencias, hasta tanto se vaya generalizando el uso de tecnologías digitales en los hogares. Y no se diga la radio de accesibilidad universal, medio que se aprovechó demasiado poco en la educación a distancia. Me referiré a este medio en algún post futuro.

En todo caso, en países desarrollados la realidad ayuda. En España, por ejemplo, en 2018, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 86% de los hogares contaban con acceso a Internet y en el 84% de ellos existía al menos un teléfono móvil. Estos porcentajes, con seguridad, habrán aumentado considerablemente en estos dos últimos años. A pesar de ello, en este país, el mío, precisamente, un acuerdo entre el Ministerio de Educación y la Radio Televisión Española ha propiciado que desde el lunes pasado el Canal Clan esté emitiendo tres horas de programación educativa para niños de 3 a 10 años y, a partir del próximo lunes se sumará La 2 de TVE, con otras dos horas, para niños mayores de esa edad. Es una forma de que aquellos que aún no cuenten en sus casas con acceso a Internet, no queden demasiado descolgados del programa de estudios. Son éstas, iniciativas similares a las que vienen adoptando otros países, así como las propias Comunidades Autónomas de España.

Y, deseo destacar, esta revolución educativa se está llevando a cabo, se va a llevar a cabo, sin una planificación y diseño bien meditado y ajustado. Sin embargo está haciendo aflorar lo mejor de las mentes innovadoras, dejando de lado enfoques pedagógicos inamovibles. Sin duda, por ver alguna cara positiva al COVID-19, muchos de estos avances en el ámbito educativo, se van a consolidar una vez quede superada la pandemia porque lo aprendido no se va a olvidar y quedará todo lo bueno que irá integrándose en los hábitos docentes anteriores. Es posible que se esté ante un escenario de innovaciones educativas sorprendentes.

Quiero terminar esta entrada recordando que el sistema educativo no está de vacaciones. Profesores y estudiantes, aunque estemos confinados en nuestras casas, no estamos, no debemos estar de vacaciones. Por tanto, habremos de apelar a la responsabilidad de cada uno para dar respuesta positiva a la imposición de quedarnos en casa.

Continuaré escribiendo sobre este problema y las posibilidades que sugiere en el campo educativo.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (19/03/2020). Coronavirus y EaD. No es bueno improvisar, pero hay que actuar. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/3150.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


1 comentario en “Coronavirus y EaD. No es bueno improvisar, pero hay que actuar

  1. Humberto Aguilar Arroyo

    E#simado colega un gran gusto y honor saludarle. Soy docente e investigador en la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la UNED, Costa Rica.
    Comparto totalmente con usted su interesante e inquietante articulo. Hoy las y los profesiionales que trabajamos en sistemas de educacion a distancia se nos presenta la actual coyuntura como unica y especial para apoyar a la ciudadanía. Si es cierto de las limitaciones en el acceso a las redes sociales, pero el móvil puede hacerse un buen aliado. En nuestro país hay una cobertura muy alta.
    Pero no se si a ustedes en la UNED, pero a pesar de nuestra vasta experiencia el covid nos ha pillado, nos ha sorprendido porque estábamos acostumbrados a trabajar «sin presión» o al menos solo la rutinaria.
    Ahora se nos imponen revolucionar lo que antes hacíamos de manera evolutiva.
    Pero ante este desafío nos corresponde actuar y podemos hacerlo desde la educación a distancia. Saludos y gracias por sus contribuciones.
    Dr. Humberto Aguilar,
    Sociologo, economista.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.