COVID-19. Educación a distancia y, también, teletrabajo…, en China

La pandemia COVID-19 que el planeta está sufriendo obliga a una serie de retos que ya estaban en el horizonte, pero que sin esta desgracia mundial, verían su logro muy alejado en el tiempo. Me estoy refiriendo, fundamentalmente, a dos necesidades/retos imperiosos a los que nos obliga la crisis: el teletrabajo y la teleformación o educación a distancia, en este caso, en formato digital. La productividad no puede, no debe parar y la educación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, tampoco.

No es mi campo de especialidad elucubrar sobre las bondades del teletrabajo, aunque como convencido de las inmensas posibilidades de las tecnologías digitales siempre lo defendí. Sin embargo, creo que sí puedo referirme al otro reto, al de la educación a distancia, virtual, en línea, digital… Trataré de hacerlo en algunas entradas de este blog….

Según datos actualizados a 16 de marzo por parte de UNESCO, gobiernos de un total de 100 países han anunciado, o han decretado ya el cierre total o parcial de centros educativos. Y esa relación de países no para de aumentar. Según la organización internacional, cerca de 800 millones de niños, adolescentes y jóvenes se están viendo afectados a nivel mundial por esta circunstancia. De ahí que UNESCO está alentando a los diferentes gobiernos al uso de sistemas de educación a distancia aprovechando las posibilidades que hoy ofrecen las tecnologías digitales. Son muchas, y con opciones muy diferentes, las plataformas y aplicaciones, algunas de ellas gratuitas, que permiten el estudio y la interacción con materiales y profesores.

El país madre de la pandemia, bien sabemos que es China, un país con cerca de 1.500 millones de habitantes. Es decir, un país con unas 30 veces el número de personas que pueblan España (30 españas). Una inmensa población paralizada, especialmente en algunas zonas del país. Aunque, afortunadamente, sus ciudadanos poco a poco van volviendo a sus puestos de trabajo en muchas provincias, conforme la curva de infectados va descendiendo y la de altas médicas sigue aumentando.

Pero ¿cuándo podrá normalizarse la situación en los centros educativos presenciales de todos los niveles del sistema? No lo sabemos. Pero desde hace un mes la población estudiantil china, unos 280 millones de alumnos, privada de la asistencia a la formación presencial en sus habituales centros de estudios, mantiene desde sus hogares un nivel de trabajo muy cercano al anterior a la epidemia y con una exigencia “china” en cuanto al esfuerzo y rigor exigidos.

Clases emitidas en directo por internet y, sobre todo, centenares de aplicaciones y programas que van creciendo geométricamente para atender las necesidades educativas en todos los niveles del sistema. Interacción permanente con los profesores y los centros. En el caso de los más pequeños, necesariamente ayudados por padres y, en su caso, abuelos. Esta última circunstancia se antoja a veces un tanto más compleja, por las menores destrezas tecnológicas de éstos.

En todo caso, cuando los gobiernos, los operadores de telecomunicaciones, los diseñadores de programas educativos en soporte digital, los docentes, etc., se ponen a ello, puede lograrse el objetivo de formar con calidad sin la necesidad de la presencia física de profesores y estudiantes. En el caso de China, más de 50 millones de estudiantes pueden utilizar este servicio de manera simultánea debido a la amplitud de banda proporcionada por las operadoras de Internet. Por otra parte, unas 90 organizaciones privadas ofrecen desde hace unas semanas docencia en línea con clases en directo y otros contenidos soportados en audio, vídeo o texto.

Paralelo a esas iniciativas de la empresa privada, el Ministerio de Educación actuó con reflejos facilitando un programa nacional de educación a distancia mediante clases básicas que después pueden ser complementadas por los docentes, también en línea, desde los diferentes centros o desde sus domicilios. Así, los escolares desde sus hogares pueden seguir sus estudios reduciendo al mínimo las posibles pérdidas curriculares.

Obviamente, las universidades lo tienen más fácil. En primer lugar porque muchas de ellas ya cuentan con plataformas digitales que ya venían utilizando en algunas fases del proceso de formación, generalmente presencial. Y en segundo lugar, porque la edad de los estudiantes hace más viable una enseñanza/aprendizaje de este corte, dado, además, el creciente número de plataformas digitales existentes. Lo más fácil en estos casos, para los docentes menos experimentados, ha sido la grabación de una especie de clase presencial que, bien transmitida en directo, bien subida a la plataforma en docencia asíncrona, hacen las veces de las secuencias presenciales en el aula. Otros profesores más preparados en este tipo de docencia, tratan de aprovechar las inmensas posibilidades de las plataformas digitales y de las propias redes sociales para desarrollar su tarea online.

Me pregunto, ¿no podrán otros países con una población inmensamente menor, reducir el problema de la ausencia de los estudiantes en los centros educativos?, ¿no podrán otros países con una proporción de recursos frente a número de habitantes muy superior a China, llevar a cabo una formación sustentada en soportes digitales?, ¿es que aún se ponen en duda las posibilidades y bondades de la educación no presencial en formato digital?

Miren, aunque ya tendremos ocasión de referirnos de nuevo a esta cuestión, hoy me basta con un solo ejemplo. Supongan que quieren comentar a un grupo de estudiantes de primaria o, quizás, de secundaria, el sentido de una determinada obra de arte. Por ejemplo, la obra maestra del Emperador Carlos V a caballo en Mühlberg, de Tiziano. Vean, es un simple ejemplo (ver mejor en Youtube a pantalla completa).

Cierto que en China, al igual que en otros países, pueden surgir los problemas de la brecha digital. Sectores de la población que no cuentan con conectividad o con dispositivos adecuados, o suficientes en familias con varios hijos, para la recepción de los contenidos y la interacción con los docentes. Aunque constan esfuerzos complementarios en este sentido. La televisión en estos casos, puede reducir este problema, ¡y no digamos la radio!. Estos medios de comunicación están mucho más extendidos y son de una eficacia probada para configurar acciones educativas de calidad.

ENTRADAS ESPECIALES COVID-19 EN ESTE BLOG.
SUGERENCIAS PARA EL TRÁNSITO A LA EDUCACIÓN A DISTANCIA DIGITAL:
Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (18/03/2020). COVID-19. Educación a distancia y, también, teletrabajo…, en China. Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/3135.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube


3 comentarios en “COVID-19. Educación a distancia y, también, teletrabajo…, en China

  1. Enrique Suárez

    ¡Excelente mi estimado Profesor! pero disculpe, excelente es poco. Me encantó su página “Hipothesesica”. Quien no aprenda con Usted es porque realmente tiene las neuronas fundidas. Le escribe Enrique, docente Universidad Central de Venezuela -UCV- y Universidad Experimental de la Fuerza Armada -Unefa-, especialista integral en Artes Escénicas. En Venezuela, esto de la educación a distancia aún está en pañales; imagino que debido al problema mundial y la obligación de no parar las actividades académicas, muchos docentes deben andar “pariendo” alguna metodología. Muchas gracias mi Profe por estas luces que me ha regalado. Quedo a sus ordenes para cualquier asunto que se le ofrezca. Móvil 58 + 4143115089 / Casa 58 + 2449729803.

    Responder
  2. Victoriano

    Muy interesante.
    Lastimosamente tenemos un pais donde el 90%de la poblacion no tiene acceso a. La tecnología de un buen Internet. Pero si el cobro del mismo. Las politicas del estado en eaw contexto solo es demagogia politica, mientras que la realudad es otra

    Responder
    1. García Aretio Autor

      Cierto que es un gran hándicap. No olvide los sistemas más tradicionales de educación a distancia: textos impresos, correo postal, teléfono, radio y televisión.
      Muchas gracias.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.