Mi respuesta a Laudatio Honoris Causa UNIVIM (16,10)

IMG_7428

Con motivo de mi investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Virtual del Estado de Michoacán (UNIVIM), institución pública mexicana, en solemne ceremonia celebrada el pasado 26 de mayo en el Patio Central del Palacio Municipal del H. Ayuntamiento de Morelia (México), les transcribo a continuación el texto de mi discurso de respuesta a la Laudatio que realizó sobre mi persona, el Rector de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM), el Dr. J. Gerardo Tinoco Ruíz.

_____________________

Dignísimas autoridades políticas y académicas, respetable audiencia. Querido Dr. Francisco Cervantes, un honor para mí, compartir este acto de investidura como Doctores Honoris Causa de esta Universidad, un honor por lo que significas para mí, como investigador, académico y, sobre todo, como persona.

IMG_7434Acabo de ser investido como Doctor Honoris Causa por esta institución pública, la Universidad Virtual del Estado de Michoacán. “Honoris Causa”, por causa o por razón de honor me han concedido ustedes la más alta distinción, el título de superior rango académico que una Universidad puede otorgar. No cabe mayor honor para un universitario que el de ser destinatario de un privilegio de estas características, que este curso académico se suma, en mi persona, al nombramiento que mi propia Universidad, la UNED de España, me ha concedido como Catedrático Emérito de la misma, honor últimamente sólo reservado en la UNED a aquellos docentes e investigadores que han destacado de forma especial por la excelencia de sus méritos científicos y docentes.

Ya otras universidades de esta área geográfica también me distinguieron con reconocimientos de Honoris Causa en Argentina y Ecuador, por razones similares a aquellas que hoy me permiten disfrutar de este momento, lo que me une aún más a la causa de la fundamentación, desarrollo y defensa de los estudios universitarios realizados a través de sistemas no presenciales.

IMG_7448Según la clásica cultura universitaria, se otorga este nombramiento “Honoris Causa”, por causa de honor, Doctorado Honoris Causa, para reconocer el mérito y valía de una persona. Honor que ha de ganarse, según explicitan los clásicos cánones, tras una trayectoria académica brillante, cumpliendo el deber, respetando y sirviendo a los semejantes en una determinada área del saber. Esta innovadora institución pública de educación superior, la Universidad Virtual del Estado de Michoacán, me concede este honor, según reza en su resolución, al “reconocer mi prestigio y contribuciones al desarrollo de la Educación a Distancia a través de ambientes virtuales de aprendizaje”…, y al “considerarme pilar de la esencia de esta casa de estudios”.

IMG_7421Distinguida audiencia, ¿saben que esa última frase, la de “considerarme pilar de la esencia de esta casa de estudios”, escrita en un simple correo electrónico hubiese sido suficiente para haberme considerado altamente honrado por esta institución? Pero esta casa de altos estudios quiso dar un paso más, tenerme aquí físicamente para entregarme oficialmente este Doctorado Honoris Causa. Son más de cuatro décadas de mi vida ligado a la modalidad educativa a distancia, inicialmente como estudiante, pasando por ser docente con diferentes responsabilidades, gestor y directivo, desempeñando muy diversas funciones y cargos académicos en la mayor de las universidades públicas españolas, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Y todo ello, sin menoscabo del tiempo dedicado a la investigación y trabajo científico plasmado en mis múltiples publicaciones.

FullSizeRender (3)Quizás fueron esas, algunas de las razones que impulsaron al alto Comité de Distinciones Académicas de esta Universidad a proponer mi candidatura a tan elevada consideración. Por todo ello, me siento profundamente agradecido. ¿Qué más puede pedir un académico, un investigador, que ser reconocido como excelente, por parte de sus pares o iguales, dentro de la comunidad universitaria internacional?

Fui un docente precoz, dado que antes de cumplir mis 18 años ya empecé a ejercer como profesor en enero de 1963, con mi título académico oficial de Magisterio bien conseguido. Ello hace que lleve hoy cincuenta y tres años de docencia,  y cuarenta de ellos ligado a la Universidad.

IMG_7390Me detengo en lo que respecta a la investigación desde la Universidad. Soy pedagogo y tuve la suerte de encontrar en mi camino universitario a dos ilustres maestros que, para bien, torcieron mi camino derivándolo desde mis inquietudes iniciales relacionadas fundamentalmente con la formación de profesores y de padres, hacia aquel desconocido y, quizás, poco atractivo campo, centrado en el estudio y reflexión sobre los formatos educativos a distancia. En primer lugar fue el Dr. Ramón Pérez Juste que en 1981 me guió en aquellos trabajos finales, Memorias de Licenciatura, también denominados Tesinas, que entonces eran preceptivos en España antes de la obtención del título de licenciado, el mío giró en torno a “Los primeros licenciados extremeños de la UNED”. Este profesor, hace exactamente un mes en un acto homenaje que se me hizo en mi Universidad, me dirigió entre otras, las siguientes palabras. Decía el Profesor Pérez Juste:

“…Ahora, con la perspectiva de 32 años, desde que nos conocimos, Lorenzo, puedo sentirme de alguna manera satisfecho porque con ello, se ha hecho realidad en nuestro caso algo que se atribuye a San Alberto Magno, conocido como Doctor Universal. Según esta gran figura del siglo XIII, la mayor satisfacción de un maestro debe ser que sus discípulos, a los que debe servir como peana, le superen. 

Y sí, Lorenzo: aunque yo no quiero erigirme en maestro tuyo, de alguna manera me puedo considerar -por aquel tiempo- como tu profesor; y ahora te veo muy por encima de mí. Y te lo has ganado a pulso con tus trabajos, tus conferencias, tus escritos.

Y sí: me has superado. Esta no es una afirmación retórica o de complacencia para una situación como la que nos congrega. Si en Iberoamérica se pregunta por algún académico de la UNED, si a alguien se le interroga por la Educación a Distancia, el nombre que surge de inmediato no es otro que el del Dr. García Aretio.”

IMG_7416Les aseguro que estas palabras del Dr. Pérez Juste, me llegan a ruborizar por provenir de quien las pronunció, un ejemplo como académico. A pesar de aquella Memoria de Licenciatura o Tesina que me dirigió este ilustre profesor, mis inquietudes, aunque por poco tiempo, continuaron por la misma senda, centradas en el campo de la formación de docentes y padres.

Fue entonces, aquel otro maestro de tantos ilustres pedagogos de la universidad española, el Dr. Ricardo Marín Ibáñez, que en paz descanse, el que de forma cariñosa, pero decidida y determinante, giró mi destino como investigador. Cierto que este ilustre académico vería el no sé qué cosa en mí, que en un lejano curso académico 1984/1985 me dijo más o menos lo siguiente;

Lorenzo, se acabó tu interés por esos artículos, conferencias, seminarios y talleres de formación de profesores y de padres que vienes realizando. En lo sucesivo vas a centrar todo tu esfuerzo como pedagogo, como investigador universitario, a estudiar, reflexionar e investigar sobre la educación a distancia en sus diferentes formulaciones y dimensiones, a profundizar sobre este fenómeno emergente que se encuentra muy falto de estudios de rigor que traten de fundamentar sus principios, analizar sus estructuras y prever sus posibilidades de futuro. (Y agregó) Lorenzo, si te centras casi exclusivamente en ello, si no miras para otro lado, te aseguro que es muy probable que dentro de unos años se te pueda reconocer como alguien de referencia en el campo de la Educación a Distancia”

Pueden imaginar que me revolví un poco porque me gustaba lo que venía haciendo, aunque también era cierto que ya en aquellos años 1981-1985, me mostraba como un convencido y defensor de esa modalidad educativa que por entonces, no se creía casi nadie. Ya observé que en la Facultad, al Dr. Marín Ibáñez casi nadie le discutía nada porque, realmente, casi siempre tenía razón, con su gran sabiduría y excepcional sentido común. Pues eso, ¡a callar y a obedecer! No sé si los jóvenes investigadores de hoy son tan “obedientes”. Pueden imaginar que jamás me arrepentí de seguir sus…, algo más que consejos.

FullSizeRender (1) Aquella decisión inducida de inicios de 1985, me ha permitido publicar numerosos libros y multitud de artículos en revistas científicas. Y ello, con el único espíritu de compartir lo poco que sé con mis pares, con la comunidad académica, con tantos docentes e investigadores que se han mostrado ávidos con aquellos textos que he venido difundiendo. Y les aseguro que ese afán de compartir me ha llevado, desde que la red lo hace posible, a poner la gran parte de mi producción científica al alcance de todos. Cierto que existen algunas publicaciones a las que no se puede acceder libremente. Son las mínimas y lo son porque existen unos derechos editoriales que yo (y también los demás) debemos respetar.

Y saben ustedes que todo eso no supone que haya sido un investigador infatigable, que ¡quizás! No lo sé. Más bien que centré mi ámbito de trabajo universitario en un determinado campo, delimitando bien mi dedicación, es decir, fui obediente. Por eso, casi todo lo poco que sé, gira en torno al fenómeno de la educación a distancia en sus diferentes formatos y presentaciones.

Ahora no resulta innovador, novedoso, ni siquiera interesante, que alguien aparezca en una tribuna como ésta y les hable o les presente alguna reflexión, alguna taxonomía, alguna aplicación, algún procedimiento o metodología referido a estas modalidades educativas. No resulta extraño aquí, en una Universidad virtual, ni tampoco allá, en una universidad de corte presencial. Esto ya, dirían los jóvenes españoles, “no mola”. Pero ¿qué les parece escribir sobre todo esto, argumentar, explicar, presentar, defender estos postulados en los inicios de los años 80 del siglo pasado? En mis “paseos” por América en las décadas de los 80 y los 90, ¡hace 30 años!, los auditorios no eran como éste, la incredulidad, las dudas, las resistencias, la más pura y llana oposición se reflejaban, no sólo en las decisiones políticas e institucionales, sino también en los gestos, en los rostros de aquellas incrédulas audiencias académicas.

IMG_7438Así, mis ilustres autoridades de la Universidad Virtual del Estado de Michoacán, cuando ustedes reconocen en mi persona una serie de valores que han querido acreditar con esta alta distinción, están siendo valientes y decididos con su apuesta institucional. Ustedes, además de distinguir a este humilde y viejo profesor, están deseando mandar un mensaje a la sociedad mexicana, a las autoridades políticas y administrativas de su país, a las otras universidades mexicanas y, lo más importante y ambicioso, un mensaje mucho más allá de las fronteras de este país, porque estos actos tienen repercusión internacional en el ámbito de la academia. Y ese reconocimiento, más que para mí quiero entenderlo o, al menos brindarlo, a todos aquellos que vienen luchando por prestigiar estos otros modelos educativos. Todos aquellos docentes e investigadores innovadores que desde hace muchos años se han esforzado por explicar el por qué, el para qué, el qué y el cómo de la educación a distancia, no sin enfrentarse a mucha incomprensión e, incluso, burla. Para quienes no se conformaron con la explicación sino que dieron pasos hacia la defensa de la modalidad, argumentando sus fundamentos, sus estructuras y sus posibilidades y, finalmente, para aquellos que no cesaron en la investigación sobre los diferentes modelos, con el fin de propiciar la mejora de los mismos, traducida permanentemente en una innovación para la calidad.

Ahora resulta más sencillo poder aventurar que en 2020 el 50% de la enseñanza universitaria en los países avanzados, probablemente se lleve a cabo soportada en sistemas digitales. No creo que esto hoy suponga ninguna novedad ni apuesta rompedora. Hace 30 años, sí estimo que realizar afirmaciones de tono similar adaptadas a la época, era innovador, disruptor y generador de conflictos y fuertes debates.

Así, Sra. Rectora, autoridades, colegas, este Doctorado Honoris Causa, este honor que hoy recibo de la UNIVIM, lo quiero hacer extensivo a todos esos pioneros que me acompañaron, a los que yo acompañé, en este nada fácil camino disruptor de esos otros modelos educativos escasamente abiertos, muy poco flexibles y generalmente anclados en una pedagogía reproductora, poco innovadora y resistente al cambio. Deseo brindarlo a todos aquellos que creyeron en estas modalidades educativas, a quienes aceptaron con ilusión y determinación desempeñar su docencia en unos entornos aún sin consolidar, a quienes argumentaron en contra de aquellos que siempre consideraron la educación a distancia como un sistema educativo de categoría inferior, lo dedico en fin, a aquellos que tomaron este campo académico como objeto de estudio, reflexión e investigación.

En definitiva, estoy tratando de transmitirles que éste sería, si fuera posible, un Doctorado Honoris Causa otorgado en mi persona a todos esos otros protagonistas de que hoy, en 2016, la educación a distancia haya alcanzado cotas de mayor credibilidad, eficacia y calidad.

Ah! y para terminar, permítanme una licencia. De mis 50 años de docencia, 46 de ellos los he compartido, casado con la misma mujer, a la que, sin duda también le toca parte de este Doctorado Honoris Causa, por su capacidad para entenderme y por su infinita paciencia para aguantarme. Ella con un nombre tan mexicano, Guadalupe, Lupe, siempre estuvo al lado de este, para muchos, inexplicablemente loco por la educación a distancia.

Por este Doctorado Honoris Causa tan compartido, ¡muchas gracias en nombre de todos!

Relacionados

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (01/06/2016). Mi respuesta a Laudatio Honoris Causa UNIVIM (16,10). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de https://aretio.hypotheses.org/2087.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

2 pensamientos en “Mi respuesta a Laudatio Honoris Causa UNIVIM (16,10)

  1. Pingback: Mi respuesta a Laudatio Honoris Causa UNIVIM (1...

  2. Pingback: Laudatio al Doctorado Honoris Causa del Dr. García Aretio (16,9) | Contextos universitarios mediados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.