Archivo de la etiqueta: convergencia

¿El blended learning como solución? (18,1)

El primer número del volumen 21 de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia correspondiente a enero de 2018, abre precisamente el año en que la RIED, junto a su antecesora, la Revista Iberoamericana de Educación Superior a Distancia cumplen su 30 aniversario. Ambas revistas se configuraron como el órgano de diseminación científica de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD). Y este primer número de 2018 dedica su parte fundamental a la modalidad educativa del blended-learning. Tomamos la parte fundamental de esta entrada, extrayendo textos del artículo editorial publicado en dicho número (García Aretio, 2018)

Ya hace 20 años, García Aretio y Marín Ibáñez (1998), apuntaban que las enseñanzas presencial y a distancia se ordenan sobre una línea continua, en uno de cuyos extremos estaría el momento en que el profesor, cara a cara con el alumno, dirige su aprendizaje. En el otro extremo se haya el estudio del alumno aislado, que recurre a un sistema multimedia y consulta las fuentes de un modo autónomo para adquirir los conocimientos, destrezas y actitudes, que estima válidos para elevar su calidad de vida. Pero, ni el sistema educativo presencial ni las enseñanzas a distancia, señalaban estos autores, cumplen íntegramente las exigencias que se agudizan en uno y otro extremo. Hay alumnos que necesitan la presencia de los profesores y los compañeros, pero hay quienes aprenden mejor en el silencio y la soledad. La diferencia, pues, entre la enseñanza presencial y a distancia es una cuestión de grado, no el salto radical entre el sí y el no, la permanente presencia o la ausencia total, el contacto vivo o la desoladora lejanía.

De ahí el que pudiéramos cuestionarnos 20 años después, ¿dónde estaría hoy, pues, la frontera entre lo presencial y lo “a distancia”?, ¿no se está diluyendo cada vez más, o quizás ya esté diluida?, ¿podría una formación universitaria moderna reducirse exclusivamente al contacto profesor-alumno en el aula? Los sistemas a distancia, cierto que dependiendo del nivel de estudios, ¿pueden prescindir 100% de algún contacto presencial, aunque sea en algún momento de la evaluación en estudios oficiales y reglados?, ¿no sería mejor hablar de diferente énfasis que, según modelos, se asigna a la relación presencial y la soportada, por ejemplo, en entornos virtuales de aprendizaje?, ¿no es más cierto que cada vez existe menor salto entre unas y otras experiencias, modelos o formulaciones?, ¿no es más cierto que deberíamos hablar de confluencia o convergencia de sistemas?, ¿no es más cierto que más que contraponer sistemas deberíamos hablar de educación, de calidad de esa educación, sea con más énfasis presencial o a distancia? Sigue leyendo

¿Desde dónde llegó el blended? (12,8)

Aunque ya traeremos a este blog algunos resultados de investigaciones internacionales que respaldan la calidad, la eficacia y eficiencia de metodologías no presenciales, personalmente pienso que no se ha investigado suficientemente como para concluir que se obtienen logros académicos más sólidos con estrategias y procesos presenciales, a distancia o mixtos.

Hemos realizado algunas entradas en este blog relativas a la convergencia a la que nos están llevando las diferentes formas de enseñar y aprender que vienen siendo condicionadas y en algunos casos determinadas por las tecnologías. Hoy continuamos con el tema del blended por aquello de lo que suponen la incursión en el mundo educativo de nuevos términos. Nuevas denominaciones, eso sí, ¿cómo no?, en inglés, sin que nos quede capacidad para consolidar esos términos, conceptos, metodologías, estrategias, o lo que sea, en la lengua de Cervantes, ¿es que será pobre esta lengua?

En mi anterior entrada sobre el tema Blended, ¿mezcla o integración? opté por denominar a estas prácticas como de “enseñanza y aprendizaje integrados” y traté de justificar que todo esto supone algo más que mera mezcla de métodos presenciales y digitales. En fin, con seguridad cada uno de los lectores tendrá una percepción sobre la calidad, eficacia, eficiencia,… de una u otra forma de hacer educación.

Pero, ¿desde dónde nació esta cosa llamada blended learning?  Pues, aunque pudiera parecer lo contrario, el blended learning ha sido una evolución, más que desde el e-learning, desde los procesos presenciales de formación en la empresa a los que hoy se han sumado instituciones educativas tradicionalmente presenciales, buena parte de ellas, universitarias. Tanto unos como otros, probablemente, al adoptar en su momento esta modalidad con ese nombre lo hicieron por alguna de estas razones:

  • Procurar, sinceramente, superar los vicios y deficiencias que acumula la enseñanza presencial, mediante el aporte de las tecnologías.
  • Pretender un aggiornamiento introduciendo tecnologías, pero sin perder el “prestigio” alcanzado como institución presencial.
  • Buscar el snobismo, la moda, al introducir en sus productos de formación esta terminología en inglés. El marketing ante todo, por encima de otras consideraciones pedagógicas.
  • Quedarse a medias al tratar de aprovechar los recursos educativos con que ya contaba la institución presencial.
  • Optar por el previsible abaratamiento de costes.
  • Apostar por un modelo mixto que les permitiera subsanar en “presencia” los fallos que pudieran cometerse en un proceso íntegramente en línea.
  • Introducir suavemente la tecnología sin prescindir del “poder” de la relación presencial con lo que los formadores más opuestos pueden limitar su rechazo, porque están convencidos de que la relación presencial en educación es imprescindible.

En este caso de transición desde lo presencial a este modelo, parecería que el blended learning supone un paso adelante. Sin embargo, otros que miran desde el e-learning, piensan que se trata de un paso hacia atrás. Pero, curiosamente, también hay (sobre todo últimamente) quienes, desde la orilla del e-learning hablan sólo de paso adelante porque dicen, afortunadamente, se recuperó el protagonismo de la relación presencial. Y resulta curioso que ahora los que venden blended e-learning, que antes vendían e-learning tratan de convencernos de los beneficios de la relación presencial entre seres sociales por naturaleza como son los alumnos y los docentes, a veces con argumentos que niegan las razones anteriores con las que defendían apasionadamente la enseñanza virtual 100%. Hablan, incluso, de la recuperación del anhelado cara a cara (?). Los que antes se oponían radicalmente al e-learning y a todo lo que se le pareciese, ahora nos venden las ventajas de la incorporación (integración, diríamos) de las tecnologías en los procesos formativos. Éstos se han dado cuenta, aunque tarde, de que no se puede seguir cerrando la puerta de las instituciones de educación y formación a las tecnologías.

Si se entresacan las ventajas indudables que pueden aportar la enseñanza y aprendizaje íntegramente digitales, se seleccionan las mejores de ellas y se hace lo propio con las que reporta la relación presencial, ¿quién puede dudar del sabrosísimo cóctel que surgirá? Sin embargo, esos beneficios suponemos que conllevan alguna pérdida o renuncia a ciertos principios consagrados en la enseñanza a distancia desde siempre como por ejemplo, la flexibilidad tempoespacial que, al menos en determinadas ocasiones, se vería dañada.

Con todo lo expuesto, podría pensarse que no somos muy partidarios de este tipo de acciones formativas. En absoluto. En estas entradas a mi blog he tratado de clarificar, también de destapar, algunas intenciones ocultas basadas estrictamente en el marketing, hemos intentado, por otra parte, desenmascarar las gratuitas afirmaciones relativas a una innovación pedagógica radical que no es tal. En fin, apoyamos y somos partidarios de todos los avances que en el campo de la educación y la formación puedan favorecer la mejora de su calidad.

A lo largo de los siglos, no han sido los sistemas educativos ejemplo alguno de evolución y progreso. Por el contrario, siempre se han destacado por su actitud conservadora. Sin embargo, en el siglo y medio que lleva de vida la modalidad a distancia, sí que ha dado muestras de adaptación a los nuevos tiempos y de integración sin reservas de las TIC en los procesos de formación.

Por tanto, lo que aplaudimos, no es que desde la EaD se esté dando este paso (esta modalidad nunca dudó en avanzar), sino que desde los ambientes más conservadores de la educación presencial, se vayan aceptando estos postulados.

Es obvio que desde mis planteamientos primen los enfoques pedagógicos y psicopedagógicos en los temas que vayamos tratando. Sin embargo, no se nos oculta que, tanto en las propuestas de enseñanza virtual 100% o en estas otras de formato combinado, deben abordarse otros enfoques, tales como los referidos a las políticas educativas, tanto a nivel de administraciones públicas en lo que afecte al sistema educativo ordinario, como de centros y empresas de formación. Igualmente, ¿quién podría olvidar las repercusiones económicas de unas u otras opciones? En muchos casos son éstas las que vienen determinando buena parte de las decisiones.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (10/07/2012). ¿Desde dónde llegó el blended? (12,8). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/143.