Educación a distancia y cursos virtuales (Programa de radio) (14,33)

La Cátedra UNESCO de Educación a Distancia, en la UNED, CUED, promueve la investigación, formación, información y documentación en este amplio campo, siendo un referente internacional y especialmente en el ámbito iberoamericano. Docentes e investigadores de distintos países e instituciones participan en las actividades de esta cátedra, a través de sus redes, blogs, foros, boletines y su revista científica RIED, pero también con visitas y estancias presenciales, como es el caso de la profesora Carla Netto que investiga sobre la calidad de los cursos virtuales.

Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Posted in Entradas | Leave a comment

En Telos: “Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital” (14,32)

Bases1En el número 98 (junio-septiembre, 2014), la Revista Telos. Revista de pensamiento sobre Comunicación, Tecnología y Sociedad, la Dra. Marta Ruíz Corbella ha publicado una reseña de mi libro: Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital. Les dejo el texto íntegro de la recensión. 

________________________________

Escribe: Dra. Marta Ruíz Corbella.

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis, 318 pp., ISBN: 978-849-95881-48

Hablar en estos momentos de educación a distancia parece que es algo ya superado, cuando tenemos a nuestra disposición una tecnología que ha pulverizado todo límite de espacio y tiempo. Gracias a esta contamos con todo tipo de vías de comunicación, de opciones tecnológicas que posibilitan una interacción personalizada y cada vez más cercana, independientemente de dónde estemos ubicados profesores y estudiantes, o de que se trate de formación a pequeña o a gran escala.

Sin duda, estamos ante una tecnología que deslumbra, que facilita enormemente la comunicación entre todos los actores que participan en un mismo proceso, que proporciona innumerables recursos y posibilidades para generar aprendizajes. Una tecnología de la que no podemos predecir si en algún momento llegaremos a verificar su límite, si tendremos que plantearnos otras vías de interacción al contemplar que esta se haya agotado o si, por el contrario, abre nuevas perspectivas para la formación hasta ahora impensables que posibilitará incluso, en un futuro, nuevas vías para la obtención de las necesarias certificaciones de nuestros estudios.

La importancia de la base teórica

Esta realidad tecnológica está ahí y debemos ser conscientes de ella y de las inmensas posibilidades instructivas y formativas que pone en nuestras manos. Ahora bien, no podemos perder de vista es que estamos ante un proceso educativo y lo que se pretende es, sencillamente, la formación. De ahí la relevancia de revisar de nuevo las bases conceptuales que explican y fundamentan este proceso de enseñanza-aprendizaje mediado por la tecnología. Una metodología que se asienta en la comunicación didáctica propiciada por diferentes recursos, por distintas vías, y que persigue los mismos objetivos que la educación presencial, centrada en un espacio y tiempo determinados, y que complementa toda propuesta educativa en cualquier etapa vital. Reconocer y recordar estos supuestos es importante en estos momentos en los que la tecnología parece autosuficiente en cualquier diseño instructivo y que a muchos ha hecho olvidar la necesidad de revisar y seguir los principios teóricos que avalan todo proceso educativo.

Determinar qué es educación y qué no es resulta relevante en este momento de permanentes ofertas de cursos en línea, de propuestas de enseñanza virtual, digital y un largo etcétera. Recuperar los supuestos epistemológicos que garantizan una educación a distancia es determinante si queremos, realmente, generar aprendizaje.

No olvidemos que estos se estructuran en función de tres componentes: la visión pedagógica de logros de aprendizajes valiosos (didáctico), el componente social plasmado en el diálogo que refuerza el hecho de la interacción y el componente tecnológico que asume la mediación que posibilita la necesaria comunicación. No podemos limitarnos a mostrar datos descriptivos, perfiles, resultados de una experiencia, etc., por muy positivos que estos sean, para describir una realidad y para explicarla, punto en el que se está abusando en estos momentos en la mayoría de las publicaciones científicas. Han de hacerse propuestas teóricas explícitas que puedan discutirse y vayan ampliando su grado de consenso científico y así reforzar la calidad y los avances en los nuevos sistemas de enseñanza aprendizaje digital.

Ya a principios de este siglo, Garrison (2000) se preguntaba si ante los recientes avances tecnológicos las proposiciones teóricas de la educación a distancia han seguido esa misma evolución. El desafío debería ser el saber proporcionar una base teórica que explique y se anticipe a las prácticas. Pero la realidad no ha sido esta, por lo que contar con textos como este, que presente una sistematización del corpus teórico que a la educación a distancia y los diseños formativos que se desprenden de ella supone un enorme respaldo para generar una educación a distancia de calidad. No se trataría, por tanto, solo de describir y reflexionar sobre el fenómeno innovador, sino de observar y comprender los hechos empíricos que muestra esta práctica educativa como fuente para sistematizar el cómo de ese hacer tecnológico en enseñanza a distancia y el propio quehacer e incluso la predicción (que será o qué podría ser), con el fin de reelaborar los principios, leyes y normas que posibilitan la práctica de una forma de enseñanza no presencial. Práctica que genera un aprendizaje entendido como tarea compartida que nos debe obligar a nuevas formas de educación, metodologías diferentes, recursos y dispositivos múltiples que nos permitan dar respuestas a esos retos de la nueva sociedad.

Educación a distancia: un modelo pedagógico disruptivo

Es así que hoy se hace ineludible enfrentarse al aprendizaje a lo largo de la vida, al aprendizaje en línea, mediado, flexible, ubicuo, invisible… No cabe duda, la educación a distancia -objeto de este libro- viene dando respuesta a estos cambios desde hace tiempo y más si cabe desde el inicio de la Sociedad de la Información a mediados del pasado siglo hasta estos momentos en que la sociedad digital penetra todos nuestros espacios.

Recordemos a Christensen (1997), que refiere una innovación como disruptiva en el sentido de que un producto o servicio nace y pasado un tiempo se convierte en líder sustituyendo a otro anterior, un cambio brusco que rompe con el modelo anterior, llegando incluso a hacerlo desaparecer. En este sentido, la educación a distancia es, sin duda, un modelo pedagógico disruptivo que ha sabido romper -en muchos casos de forma brusca- espacios, tiempos, métodos, recursos, roles, etc., de sistemas educativos clásicos y que poco a poco, tal como destaca el autor, está ganando la partida a la educación presencial. Ahora bien, lo más importante es que no pierda los principios teóricos que logran el objeto que da sentido a esta metodología, la educación.

Y precisamente de esto trata este libro, de revisar los fundamentos clave que dan sentido a la educación a distancia, independientemente de la tecnología en la que se apoye. Esta seguirá evolucionando y nos seguirá sorprendiendo, pero lo que debe conocer y dominar toda persona que quiera formar apoyándose en esta metodología son los principios clave que fundamentan esa acción como pedagógica. Y esto es justamente lo que nos aporta esta obra.

Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Posted in Entradas | Leave a comment

En Revista Española de Pedagogía: “Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital” (14,31)

REPUna de las más relevantes revistas españolas en el ámbito de la educación es, sin duda, la Revista Española de Pedagogía (REP). En su reciente número 259 el Dr. Juan García Gutiérrez ha escrito una reseña sobre mi último libro “Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital”La muestro íntegramente a continuación.

___________________________________

Escribe: Dr. Juan García Gutiérrez

García Aretio, L. (2014)Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. (Madrid, Síntesis) 318 pp.

Quizá haya pocos como el profesor García Aretio para elaborar una reflexión tan completa y tan global sobre la Educación a Distancia (EaD). Catedrático de Universidad y titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia en la UNED, lleva toda su carrera académica investigando, impartiendo docencia y promoviendo diversas iniciativas en el campo de la EaD. Analizar actualmente el fenómeno de la EaD puede llevarnos a centrar nuestro enfoque en cuestiones puramente coyunturales ligadas a la economía del conocimiento, o la evolución de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs). Sin embargo, la fortaleza del análisis y reflexión que ofrece esta obra es la de alguien que no es un «recién llegado», sino alguien que nos ofrece una visión histórica, teórica y por momentos crítica acerca de las condiciones de posibilidad de los procesos educativos a distancia.

El libro Bases, mediaciones y futurde la educación a distancia en la sociedad digital se estructura en 10 capítulos, que constituyen una monografía excelente sobre Educación a Distancia (EaD). Así, el libro se presenta como un texto ineludible tanto para los que se adentran en lo específico de la EaD, como para aquellos que se interesan por las relaciones entre educación y tecnologías de la información y la comunicación.

Actualmente, ninguno de los niveles del sistema educativos está ajeno a la introducción pedagógica de las TICs.

Pasando al análisis de la obra, el primer capítulo y el segundo constituyen una unidad en la que se abordan desde un punto de vista histórico-conceptual la definición y la evolución histórica de la EaD (desde la enseñanza por correspondencia a los MOOCs). El capítulo tercero completaría esta «trilogía teórica» al abordar la noción de «dialogo didáctico mediado (DDM)», fundamental en la EaD. En el cuarto se realiza un balance acerca de las condiciones de calidad y del porqué del éxito de la EaD. Los siguientes tres capítulos (5, 6 y 7) profundizan en los aspectos más didácticos de la EaD, ya que se analizan los medios y los recursos principales de la EaD, las formas características de aprender en la sociedad digital y las principales propuestas tecnológicas que hoy encontramos en la EaD. Por su parte, el capítulo ocho y el capítulo diez se dedican al docente y a la planificación institucional de la EaD, mientras que el capítulo nueve aborda con profundidad y de forma crítica el futuro de la EaD.

Gracias a la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) a la educación, la EaD no deja de ser un ámbito emergente. Además, esta incorporación ha desdibujado algunas de las diferencias tradicionales entre estudios a distancia y presenciales. De ahí, justamente, la importancia de profundizar en los planteamientos teóricos y fundamentar la especificidad particular de la EaD, algo que supone la elaboración de una auténtica teoría de la EaD (p. 88).

Concretamente, el autor entiende que la EaD constituye un diálogo didáctico mediado entre docentes de una institución y los estudiantes que, ubicados en espacios diferentes al de aquellos, aprenden de forma independiente o grupal (p. 48), definición integradora en la que también caben aquellos desarrollos educativos basados en la aplicación de las TICs.

El diálogo didáctico mediado (DDM) constituye el núcleo de esta concepción de EaD. Los componentes de este DDM son, según el autor, la docencia (institución), aprendizaje (alumnos), materiales (contenidos) y comunicación (vías y canales).

Entre estos componentes se ubica el diálogo, que además es didáctico, subrayando así la intencionalidad educativa del proceso; y su principal característica, que se establece en situaciones de mediación, ya que excepcionalmente llega a ser directo y presencial (p. 94).

Dentro del tercer capítulo, también aparecen mencionados los diferentes modelos o escenarios en los que se desarrollan las acciones de EaD, tales como los institucionales, los organizativos, y los pedagógicos. Es dentro de estos últimos que cobran especial relevancia aquellos modelos centrados en las tecnologías (tecnocentrismo) ya que este modelo «enfatiza la tecnología por encima de los estudiantes, más allá del aprendizaje, de los contenidos, de los propios docentes y de su capacitación para enseñar. El docente se convierte en simple proveedor de contenidos y el estudiante en el usuario que acude a estos contenidos donde y como quiere (p. 112)». Sin lugar a dudas, y dado el impacto socio-educativo de las TICs, éste es uno de los mayores peligros a los que se enfrentan los procesos educativos (independientemente de su nivel y modalidad educativa) en la actualidad: el «tecnocentrismo ». Un modelo en el que se sustituye o se desplaza el conocimiento por la información, y el aprendizaje por el acceso.

Otro capítulo que consideramos importante reseñar, no sólo desde la perspectiva de la EaD sino desde la óptica del cambio educativo que supone el uso de las TICs en educación es el titulado «otra sociedad y otras formas de aprender». En este capítulo se analizan las implicaciones educativas y en las «formas de aprender» que aparecen o emergen en una «sociedad conectada». Un aprendizaje fundamental desde esta perspectiva es el saber sobre el uso responsable de las tecnologías y aumentar nuestro saber a través de las tecnologías como mejora de nuestras capacidades innatas, es decir, mejorar como seres humanos (p. 172). En este capítulo, sobre todo, y tras situar el e-learning en el marco de la EaD, se profundizan en distintas denominaciones o tipos de aprendizaje característicos de las «sociedades conectadas». Se trata del sblendelearning; el aprendizaje colaborativo en red; el aprendizaje ubicuo; el aprendizaje invisible y líquido; rizomático, etc.

Resulta fundamental reflexionar pedagógicamente sobre los escenarios y los formatos no presenciales de enseñanza y aprendizaje. Donde los procesos educativos resultan más difíciles, es donde la reflexión pedagógica se hace más fecunda.

La cuestión a la que trata de responder este capítulo seis es importante y novedosa ¿de qué forma se produce y enriquece el aprendizaje al apoyarse en las plataformas digitales? Un «apunte» especial, en este sentido, merece el tratamiento que se hace del conectivismo.

Los postulados de esta novedosa teoría del aprendizaje se resumen en ocho puntos: el aprendizaje y el conocimiento reposan sobre una diversidad de opiniones; el aprendizaje es un proceso de conexiones de nodos y fuentes de información especializados; el aprendizaje puede residir en dispositivos o sitios no humanos; la capacidad y el deseo para aprender más es más crítica que aquello que se sabe en un momento dado; la alimentación y el mantenimiento de las conexiones son necesarias para facilitar el aprendizaje continuo; la información precisa y el conocimiento actualizado son la intención de todas las actividades de aprendizaje conectivista; la habilidad para ver y establecer conexiones entre distintos campos, ideas y conceptos es una competencia esencial de hoy; la toma de decisiones es en sí un proceso de aprendizaje (p. 186).

Sin duda alguna, y como algunos señalan (el propio Siemmens, entre ellos) las diferentes teorías actuales sobre el aprendizaje y la irrupción de las TICs están modificando también nuestra propia concepción del conocimiento.

Por último, concluimos la recensión a esta monografía comentando el capítulo noveno, sobre el futuro de la educación a distancia. Aquí el autor explica porqué la EaD constituye una disrupción que hace que «vaya ganando». Efectivamente, la EaD supone una disrupción respecto a los modelos clásicos de educación por cuanto ofrece un producto diferente, de calidad, eficaz y a menor coste, aunque, en realidad la disrupción la vienen produciendo las tecnologías, en este caso las aplicadas a la educación, en las que la EaD ha ido por delante y ha roto, en muchos casos de forma brusca espacios, tiempos, métodos, recursos, roles, etc. de sistemas educativos clásicos, estáticos, entumecidos, rígidos y bien estructurados (p. 260). Además en este mismo capítulo, el noveno, se hace un recorrido por los informes Horizon en educación superior (en los que ha participado como experto el profesor García Aretio) profundizando en el futuro de los MOOCs, el aprendizaje móvil, la «flippeclassroom», la «gamificación», o las analíticas de aprendizaje (learning analitics). 

Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Posted in Entradas | 1 Comment

En Educación XX1 y en Bordón: “Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital” (14,30)

Las destacadas Revistas Educación XX1 en su Vol. 17,2 (2014), (pp.386-388) y BORDÓN en su Vol. 66,2, pp. 175-176 han publicado una recensión de mi libro Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital. Ambas han sido escritas por la Dra. Marta Ruíz Corbella. Les dejo el texto completo de las mismas.

_____________________________

Escribe Dra. Marta Ruíz Corbella

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis, 318 págs.

Hablar en estos momentos de educación a distancia parece que es algo ya superado, cuando tenemos a nuestra disposición una tecnología que ha pulverizado todo límite de espacio y tiempo. Gracias a esta contamos con todo tipo de vías de comunicación, de opciones tecnológicas que posibilitan una interacción personalizada y cada vez más cercana, independientemente de dónde estemos ubicados profesores y estudiantes, o si se trata de formación a pequeña o a gran escala. Sin duda, estamos ante una tecnología que deslumbra, que facilita enormemente la comunicación entre todos los actores que participan en un mismo proceso, que proporciona innumerables recursos y posibilidades para generar aprendizajes. Una tecnología de la que no podemos predecir si en algún momento llegaremos a verificar su límite o si tendremos que plantearnos otras vías de interacción, al contemplar que esta se haya agotado. O, por el contrario, abre nuevas perspectivas para la formación, hasta ahora impensables, que posibilitará incluso, en un futuro, nuevas vías para la obtención de las necesarias certificaciones de nuestros estudios.

Esta realidad tecnológica está ahí y debemos ser conscientes de ella y de las inmensas posibilidades instructivas y formativas que pone en nuestras manos. Ahora bien, lo que no podemos perder de vista es que estamos ante un proceso educativo y lo que se pretende es, sencillamente, formación. De ahí la relevancia de revisar de nuevo las bases conceptuales que explican y fundamentan este proceso de enseñanza aprendizaje mediado por la tecnología. Una metodología que se asienta en la comunicación didáctica mediada por diferentes recursos, por distintas vías, y que persigue los mismos objetivos que la educación presencial, centrada en un espacio y tiempo determinado, y que complementa toda propuesta educativa en cualquier etapa vital. Reconocer y recordar estos supuestos es importante en estos momentos en que la tecnología parece autosuficiente en cualquier diseño instructivo, y que a muchos ha hecho olvidar la necesidad de revisar y seguir los principios teóricos que avalan todo proceso educativo.

Determinar qué es educación y qué no es resulta relevante en este momento de permanentes ofertas de cursos en línea, de propuestas de enseñanza virtual, digital y un largo etcétera. Recuperar los supuestos epistemológicos que garantizan una educación a distancia es determinante si queremos, realmente, generar aprendizaje. No olvidemos que estos se estructuran en función de tres componentes: la visión pedagógica de logros de aprendizajes valiosos (didáctico), el componente social plasmado en el diálogo que refuerza el hecho de la interacción y el componente tecnológico que asume la mediación que posibilita la necesaria comunicación. No podemos limitarnos a mostrar datos descriptivos, perfiles, resultados de una experiencia, etc., por muy positivas que estas sean, para describir una realidad y para explicarla, punto en el que se está abusando en estos momentos en la mayoría de las publicaciones científicas. Han de hacerse propuestas teóricas explícitas que puedan discutirse y vayan ampliando su grado de consenso científico y así reforzar la calidad y los avances en los nuevos sistemas de enseñanza aprendizaje digital. Ya a principios de este siglo, Garrison (2000) se preguntaba si ante los recientes avances tecnológicos las proposiciones teóricas de la educación a distancia han seguido esa misma evolución. El desafío debería ser el saber proporcionar una base teórica que explique y se anticipe a las prácticas. Pero la realidad no ha sido esta, por lo que contar con textos como este, que presente una sistematización del corpus teórico que confirma la educación a distancia y los diseños formativos que se desprenden de ella supone un enorme respaldo para generar una educación a distancia de calidad. No se trataría, por tanto, sólo de describir y reflexionar sobre el fenómeno innovador, sino de observar y comprender los hechos empíricos que muestra esta práctica educativa, como fuente para sistematizar el cómo de ese hacer tecnológico en enseñanza a distancia y el propio quehacer, e incluso la predicción (que será o qué podría ser), con el fin de reelaborar los principios, leyes y normas que posibilitan la práctica de una forma de enseñanza no presencial.

Práctica que genera un aprendizaje entendido como tarea compartida que nos debe obligar a nuevas formas de educación, metodologías diferentes, recursos y dispositivos múltiples que nos permitan dar respuestas a esos retos de la nueva sociedad. Es así que hoy se hace ineludible enfrentarse al aprendizaje a lo largo de la vida, al aprendizaje en línea, mediado, flexible, ubicuo, invisible… No cabe duda, la educación a distancia, objeto de este libro, viene dando respuesta a estos cambios desde hace tiempo y más si cabe desde el inicio de la sociedad de la información a mediados del pasado siglo hasta estos momentos en que la sociedad digital penetra todos nuestros espacios.

Recordemos a Christensen (1997), que refiere una innovación como disruptiva en el sentido de que un producto o servicio nace y pasado un tiempo se convierte en líder sustituyendo a otro anterior, un cambio brusco que rompe con el modelo anterior llegando, incluso, a hacerle desaparecer. En este sentido, la educación a distancia es, sin duda, un modelo pedagógico disruptivo, que ha sabido romper, en muchos casos de forma brusca, espacios, tiempos, métodos, recursos, roles, etc., de sistemas educativos clásicos. Y que, poco a poco, tal como destaca el autor, está ganando la partida a la educación presencial. Ahora bien, lo más importante es que no ha pierda los principios teóricos que logran el objeto que da sentido a esta metodología, la educación. Y precisamente de esto trata este libro, de revisar los fundamentos clave que dan sentido a la educación a distancia, independientemente de la tecnología en la que se apoye. Esta seguirá evolucionando y nos seguirá sorprendiendo, pero lo que debe conocer y dominar toda persona que quiera formar apoyándose en esta metodología son los principios clave que fundamentan esa acción como pedagógica. Y esto es justamente lo que nos aporta esta obra.

Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Posted in Entradas | 2 Comments

En RUSC: “Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital” (14,29)

La recensión que presento hoy del último libro por mí publicado está escrita por la Dra. Sonia Santoveña Casal. Publicada en la Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC), en su Vol. 11, nº 2 (2014).

Seguidamente, el texto completo de este análisis.

______________________

Escribe Dra. Sonia Santoveña Casal

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis, pp. 318, ISBN: 978-84-9958-814-8.

Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la Sociedad Digital, es más que un libro sobre educación a distancia. Después de tres décadas de trabajo académico y sobre la base de publicaciones anteriores, el Profesor Lorenzo García Aretio nos ofrece una obra de lectura compresible, fundamentada en bases científicas, actualizada y contextualizada en la Sociedad digital en la que vivimos. Está especialmente dirigido a estudiantes universitarios, investigadores y profesionales de diferentes instituciones con interés en la temática.

Como describe García Aretio, el principal objetivo de la obra es describir las bases teóricas, fundamentos, principios e historia de la Educación a Distancia (EaD). El libro se organiza en diez capítulos, comenzando con la introducción. Se habla de futuro, mediaciones y bases conceptuales de la educación a distancia en el marco de la sociedad digital.

Los dos primeros capítulos presentan las principales bases conceptuales de la EaD. En el primero de ellos, aclara definiciones, denominaciones, características y el nuevo concepto surgido en el marco actual de la Sociedad digital y, en el segundo, describe la historia de la EaD hasta la situación actual, donde los MOOC constituye una nueva alternativa de aprendizaje en expansión.

En el tercer capítulo se describen las teorías y modelos, dentro del diálogo didáctico mediado, y en el capítulo cuarto, analiza de manera profunda variables como la calidad, eficacia y los retos de la EaD. Es especialmente interesante el análisis realizado de los seis aspectos consideramos fundamentales para la valoración de la calidad: contenidos, tutoría, comunicación, organización, gestión, soporte digital y las bases metodológicas y pedagógicas.

No podía faltar el capítulo cinco dedicado a los recursos y medios digitales e impresos, necesarios para llevar a cabo un proceso de educación a distancia. A partir del  capítulo seis se analiza el cambio sufrido en la sociedad, pasamos de la Sociedad de la Información y la Comunicación a la Sociedad del conocimiento. Se describen conceptos tan novedosos como la diferencia entre nativos digitales e inmigrantes, entre otros. Además, se incluye la descripción de diferentes tipos de aprendizaje fundamentales en el contexto actual de la educación en red.

El capítulo siete constituye un análisis de los principales recursos de la web 2.0: desde blob, wikis, podcast, RSS, e-porfolio, entornos virtuales de aprendizaje, el trabajo en la nube, las videconferencias y webconferencias, entre otros. En el capítulo ocho se dedica al docente y al tutor, describe cuáles son sus principales funciones y competencias que deberá desarrollar. Se trata de manera detallada las funciones tutoriales, desde una perspectiva, social, pedagógica, institucional y tecnológica, sin olvidar describir los medios necesarios para impartir docencia y/o tutoría a distancia.

En la última parte de la obra, se aborda el futuro de la educación a distancia, atendiendo a aspectos tan importantes como es el aprendizaje móvil, la enseñanza abierta y la realidad aumentada y, el capítulo diez sirve de base para el desarrollo de programas institucionales y de educación a distancia. Un capítulo de referencia y utilidad para todos los profesionales interesados en el área.

En definitiva, la publicación trata cuestiones fundamentales de la Educación a Distancia desde una perspectiva teórico–práctica, integrando los enfoques más clásicos, con los puntos de vista, dificultades y dilemas de socialización de mayor actualidad y relevancia. Su lectura presenta una perspectiva integradora de gran interés socio-educativo, resultando de especial utilidad a profesionales y estudiantes y siendo una aportación valiosa para el público en general interesado en este campo de conocimiento.

Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Posted in Entradas | 2 Comments