Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico (12,26)

Decíamos en el post anterior sobre el “Saber práctico” que son diversas las formas en que quienes trabajamos como docentes, diseñadores, responsables institucionales, técnicos, estudiosos, investigadores, etc., de la educación a distancia tenemos para aproximarnos a su conocimiento, para desenvolver las competencias requeridas en cada caso. Nos estamos refiriendo a las diferentes formas de aproximación al saber sobre la educación a distancia en sus múltiples manifestaciones, dimensiones y propuestas con que esta modalidad se nos presenta hoy y se nos ha presentado a lo largo de las últimas décadas. Hoy vamos a referirnos al saber técnico.

El saber técnico sobre la educación a distancia

En esta ocasión nos estaríamos refiriendo al saber hacer, pero en este caso saber hacer la educación a distancia conociendo el por qué, la causa por la que se hace lo que se hace, las razones de por qué la actividad que se pone en práctica tiene éxito o puede tenerlo. En este saber, la teoría y la práctica confluyen. Incluso diríamos que lo sustantivo es más el saber que el hacer. La técnica es siempre medio, un instrumento adecuado para el desarrollo de una acción que implica habilidad, destreza…, además de la utilización de instrumentos.

Estaríamos hablando de la tecnología entendida como la reflexión sistemática y procesual sobre el saber técnico, y no tanto, como habitualmente hacemos, como cacharrería más o menos sofisticada, como artefactos y artilugios. Así, un buen tecnólogo de la educación a distancia sería aquel, no que usa bien el hard y el soft, sino que actúa por razones bien fundamentadas; su especialidad serían las acciones racionales y su finalidad primordial el conseguir los resultados pretendidos con la mayor eficacia y eficiencia. Esa es la base del proceder tecnológico, algo así como lo opuesto al proceder artesano. Las formas de actuar del artesano, por definición, no son científicas, actúa por tradición, por experiencia práctica, y por ello se puede dudar de su éxito porque la objetividad estaría ausente.

Sin embargo, no deberíamos confundir esta forma de entender la tecnología con la ciencia. Mientras que la ciencia busca leyes e interpreta hechos, la tecnología, que depende de aquella, persigue establecer normas e intervenir en la realidad para que suceda aquello que se pretende. En realidad, mientras el científico centra todo su esfuerzo en profundizar en el conocimiento, el tecnólogo busca ese saber para hacer, en función de unos objetivos que, convenientemente ordenados, guían hacia un resultado previamente establecido.

La tecnología se está transformando en una de las formas actuales de hacer ciencia, y en el caso de la educación, supondrá la debida articulación entre los medios y las finalidades del quehacer educativo. A la técnica también le preocupa la propuesta de los fines, las consecuencias de la acción pedagógica, el proceso mismo de la actuación educativa, la eficacia de los recursos, etc.

Desde esta perspectiva sobraría hablar de tecnología cuando nos referimos sólo al ámbito de aplicación de las máquinas industriales, de la informática, de la telemática…, que no son otra cosa que las herramientas y las técnicas de que se vale la inteligencia para el logro de determinados fines. Por otra parte, también somos conscientes de que tanto la tecnología como la ciencia son conocimientos provisionales, como ya recordaba Popper en 1973, en constante progreso mediante el proceso de comprobación, verificación y revisión tanto de los contenidos como de sus aplicaciones.

En educación a distancia se trataría de optimizar todas las variables que confluyeran en un determinado proyecto de acción formativa, planteándolas de forma estructurada, sistematizada, secuenciada y en complejidad creciente.

Es cierto que se ataca a este tipo de saber por su carácter eficientista al aplicar al hacer educativo los procedimientos de rentabilidad industrial o económica. Se buscan resultados, aplicación de técnicas con la idea de alcanzar los mejores productos de forma rápida y al menor coste posible, importando menos qué sea la educación a distancia y cómo mejorarla. Se haría difícil, con esta forma de proceder, el encontrar caminos diferentes que lleven a resultados distintos. El camino y los procedimientos, según este saber y entender tecnológico, estarían marcados, serían unívocos.

Esta perspectiva llevada a su caso extremo sería llevar, por ejemplo, la conducta humana a lo observable y medible y, por tanto, la educación a una secuenciación de pasos, etapas o fases de carácter mecánico. Se estaría rechazando prácticamente todo lo no observable, todo lo no medible, la impredecibilidad del ser humano.

Es obvio que si las pautas están marcadas de antemano se deja escasa cancha al actuar creativo, a la variedad de opciones e interpretaciones, a la espontaneidad del comportamiento humano que difícilmente podrá soportar fases tan estrictamente planifica­das. Estas normas con estructura uniforme preestablecida conforma­rían la aplicación extrema del paradigma tecnológico, más propiamente llamado en este caso tecnicista. El peligro es real habida cuenta de lo cómodo que resulta aceptar decisiones ajenas, perfectamente forma­li­zadas, sin acudir a la crítica de las mismas.

Este paradigma, así considerado, supondría una imposición tanto para el alumno como para el docen­te, ejecutor de una acción planificada, previsiblemente elaborada y contro­lada desde fuera del ámbito propiamente del educador y del educando, por personas ajenas al proceso. Diversi­ficar las funciones de planificación, desarrollo y control o evaluación, propias de la técnica aplicada a los fenómenos físico-naturales, no puede aplicarse sin más a la práctica pedagógica. Negar la flexibilidad a los procesos pedagógicos sería tratar a los educandos como autóma­tas sujetos a estímulos ante los que habrían de reaccionar de manera uniforme, cuando, en realidad, una misma norma técnica aplicada simultáneamente a distintos sujetos provoca reaccio­nes diferentes y asimilaciones no idénticas en los mismos.

Sin embargo, frente a estos planteamientos extremos, pensamos que los esquemas de acción de los que, gracias a la tecno­lo­gía, un docente puede disponer hoy en los sistemas a distancia, mejoran la intervención educativa porque han sido elaborados, en base a fundamentos científicos, con el fin de validar la prácti­ca educativa.

El paradigma tecnológi­co sigue presentando una gran influencia en las diferentes propuestas educativas. Pensamos que mediante este saber se pretende la refle­xión, elabo­ra­ción, explica­ción y posterior aplicación de elementos y proce­sos propios de la intervención educativa. Esto es, raciona­li­zar, sistematizar los medios y procedimien­tos y hacer eficaces las decisiones pedagógi­cas que tratan de responder a los problemas reales de la EaD; gene­rar técnicas de acción educativa partiendo del progreso de la ciencia pedagógica que, no se olvide, al igual que la técnica que de ella se deriva es de carácter provisio­nal. Así se hace tecno­logía en educa­ción.

Resulta lógico que este saber tecnológico exija a los educadores a distancia, más conocimientos científicos y técnicos sobre esta forma de educar/enseñar, más reflexión crítica sobre su propia práctica, en definitiva, más competencia profesional y esfuerzo que les aleje de actuaciones precientíficas y espontáneas. No se trata de aplicar pasivamente un repertorio de técnicas, sino considerar los contextos, las situaciones, los condicionamientos… decisiones que conducirán al logro de los fines establecidos, teniendo en cuenta, a la vez, las características del sujeto al que va dirigida esa acción y su contexto. La decisión habrá de fundamentarse científicamente con el fin de elegir la mejor opción que se adecue a ese caso único y singular. Exigiría de la intervención flexible, adecuada y planificada de acuerdo a una serie de variables que inciden en el desarrollo del proceso educativo.

Así, las normas técnicas, entendemos que, para un educador a distancia serían de obligado conocimiento, pero no como propuesta encorsetada de acción y de aplicación indiscriminada y uniforme. La conducta humana, las características del individuo y grupo, las circunstancias en que acaece la acción educativa, el entorno físico o virtual, son elementos que indiscutiblemente han de considerarse siempre en cualquier acción educativa, además de que debería incentivarse el componente creativo de cada sujeto y de cada educador. De esta manera, esas normas generadas desde el proceder tecnológico pueden valer, y mucho, para una acción planificada pero realimentada constantemente por esas variables antes señaladas y por otras que pudieran interferir en el proceso. Así estaríamos ante una forma de concebir la técnica aplicada a la educación, abierta, flexible y positiva. Por todo ello, la actividad educativa en este campo ha de ser desem­peñada por profesionales, tecnólogos que actúen científi­ca­mente, que compren­dan los problemas educativos y el reperto­rio de conoci­mientos científicos que sobre el particular existen, los casos similares ya resueltos y las técnicas que permiten abordarlos.


Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España.

More Posts - Website

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

About Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España.
This entry was posted in Entradas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

15 Responses to Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico (12,26)

  1. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Educación a Distancia (EaD) | Scoop.it

  2. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Revista digital de Norman Trujillo | Scoop.it

  3. Pingback: e learnig | Pearltrees

  4. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados « Blog de Norman Trujillo

  5. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Revista digital de Norman Trujillo | Scoop.it

  6. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Educación y TIC | Scoop.it

  7. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | E-Learning, Social Media y TIC en pequeñas dosis. | Scoop.it

  8. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados « E-learning y Pedagogía

  9. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | e-learning social | Scoop.it

  10. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Educ@ción Conect@d@ | Scoop.it

  11. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | reddolac

  12. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | RedDOLAC | Scoop.it

  13. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Curriculum, Tecnología y algo más | Scoop.it

  14. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Web 2.0 for juandoming | Scoop.it

  15. Pingback: Saberes sobre la educación a distancia II. El saber técnico | Contextos universitarios mediados | Educación a Distancia (EaD) | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">