Abuelo, pero ¿tiene wifi? (15,2)

MaslowHace como dos años mis dos nietos mayores contaban respectivamente con 8 y 9 años. Nos disponíamos a viajar a otra ciudad española (Badajoz) a 400 kms. de Madrid para participar en la boda de un familiar muy querido. Me encargué de realizar las reservas para mis hijos y sus familias en un hotel de Badajoz. Tras esta reserva, como buena parte de los fines de semana, tuve ocasión de coincidir con hijos y nietos.

Pues bien, cuando durante la comida les comuniqué que las reservas en el hotel de Badajoz estaban hechas, que se trataba de un buen hotel con excelentes servicios, etc., casi a la vez, esos dos nietos, no me preguntaron si en ese buen hotel había sala de juegos, o jardín, o buenas habitaciones, o TV con canales de pago, o buen restaurante, o…, la pregunta casi simultánea de los dos, fue “Abuelo, ¿y ese hotel, tiene wifi?”.

No les preocupaba la distancia desde Madrid a Badajoz, ni la comida, ni la ropa, ni qué otros niños asistirían a la boda, pareciera que la necesidad primaria de estos niños era la existencia o no de red wifi en el hotel. Ellos muy felices al confirmar el abuelo que, en efecto, el hotel contaba con ese servicio para sus respectivas tabletas digitales. Ya está, todo resuelto.

¿Somos conscientes de hasta qué punto están cambiando los hábitos en las sociedades desarrolladas, está volteándose la jerarquía de algunas de nuestras necesidades?, ¿se removerí la jerarquía de Maslow, al menos en los países de nuestro entorno? Si estos niños comen mal o poco, les importa menos.

Si no ubicamos esa necesidad de conectividad en la base de la hipotética pirámide, que sería demasiado, ¿en qué lugar la insertaríamos?, porque esos son los niños, pero ¿cuántos adolescentes, jóvenes y adultos tienen o tenemos un alto grado de dependencia de Internet?

piramide-Maslow¿Recuerdan aquel estudio de hace dos o tres años, realizado en Reino Unido y replicado posteriormente por otro paralelo de Telefónica en España y referido a los adolescentes? Allí surgían resultados tales como que el 55% de los encuestados no podía vivir sin Internet o que uno de cada tres valoraba Internet por encima de la comida, el agua o el aire.

¿Es Internet, son los artefactos y artilugios digitales, la conectividad permanente para nosotros una necesidad?, ¿dónde ubicarla? Quizás sería demasiado proponerla en la base, porque sin cubrir las fisiológicas, no somos nadie. Pero por encima de ellas, ¿dónde situar para un sector amplio de población de países desarrollados la necesidad de mantenerse conectado, sea por ADSL, fibra, satélite, wifi, 3G, 4G, LTE, o lo que venga?

Quizás habríamos de reflexionar sobre las implicaciones de esa conectividad en las otras necesidades de Malow. Por ejemplo, la seguridad. ¿Cómo puede cambiar la idea de seguridad, la percepción de lo que es o no es seguro si somos o nos presentamos como residentes en la red?, ¿seguridad de qué o ante qué?, ¿seguridad o inseguridad con la red o en la red?, ¿protección o desprotección ante la red?, quizás la preocupación se está trasladando a los conceptos actuales de seguridad y privacidad en la red.

Diapositiva1

Sin duda la sociedad digital en que vivimos nos viene generando un cúmulo de necesidades antes inexistentes. ¿Cuánto tiempo convivíamos con el mismo primitivo teléfono fijo?, y con los primeros aparatos de radio. Los de mi generación podríamos recordar cuántos años disfrutamos de nuestro televisor de blanco y negro, o del primero que tuvimos en color, ¿y el primer equipo compacto de música que reproducía vinilos, casetes y CDs? Vayamos a nuestro primer teléfono móvil, celular, ¿cuántos años con él?

Se nos han generado necesidades de carácter digital que nos impulsan a consumir la última tecnología, a cambiar de artefactos, a contar con la última app, sea de productividad o sea de divertimento. Necesidades antes muy alejadas del orden de prioridades.

Aquello de ¿hay wifi? de mis nietos podemos trasladarlo a una necesidad actual que nos hemos fabricado, relativa a la conectividad, a la necesidad de ir colgados de nuestro smartphone, de nuestra tableta, enseguida de nuestro reloj de pulsera o de nuestras gafas inteligentes, en fin, de todo tipo de wearables (dispositivos o tecnologías electrónicos para llevar consigo).

Las necesidades del ámbito relacional, las sociales, de las que nos habla Maslow tienen ahora una dimensión especial dentro de lo que supone el mundo de las redes sociales, la amistad, la colaboración, el compartir en red, el afecto, la necesidad de contar a los demás y saber de los demás, aunque se encuentren a miles de kilómetros.

¿Y el reconocimiento?, ¿qué sucede con la identidad digital? Nuestro prestigio, nuestra imagen, nuestro reconocimiento, la confianza, el éxito, a través de nuestros perfiles en las redes sociales, nuestros blogs, etc., se viene convirtiendo en una necesidad para muchas personas, residentes digitales.

En fin, la autorrealización. Hoy para muchos se hace imprescindible contar con las tecnologías. Las búsquedas de conocimiento, la productividad, creatividad, espontaneidad, etc., resultarían difícil de imaginar sin tecnologías por parte de una gran cantidad de adolescentes, de jóvenes y, cada vez, más de adultos.

Aquello de interrogar antes de nada ¿…y tiene wifi?, parece que no es sólo una inocente pregunta infantil de mis queridos nietos.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (28/01/2015). Abuelo, pero ¿tiene wifi? (15,2). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/1601.


García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

5 pensamientos en “Abuelo, pero ¿tiene wifi? (15,2)

  1. Pablo MN

    ¿Cuánto han cambiado nuestras prioridades?, ¿Qué es lo que determina el que nos sintamos a gusto en determinados lugares? ¿Cuánto tiempo podemos estar sin conexión a Internet? parece ser que es más importante que la necesidad de respirar.
    ¿Por qué le ponemos limites a los alumnos, cuando establecemos “prohibido usar celulares”?
    Por regla general lo prohibido es algo que se convierte en reto, en cambio la compartición del recurso canalizado adecuadamente nos debe permitir un mejor desempeño pero sobre todo evitar la situación de tratar de demostrar quién puede más.
    Si optáramos por las propuestas que ya existen de manejo de celulares en una reunión tal vez sería más efectivo, en lugar de ser los profesores quiénes estén pendientes de quien está usándolo de manera excesiva, que los alumnos se autocontrolen. Por ejemplo colocarlos en el centro de un grupo que esté trabajando (así se hace en algunos restaurantes), estableciendo reglas en conjunto respecto a su uso (el primero que conteste un mensaje sin relación al tema tendrá que hacer algo). Así, en caso de requerirlo ya sea por iniciativa del grupo o propuesta del profesor, el recurso esta disponible y no se abusa de él.
    Recordemos que el ambiente educativo implica el establecimiento de reglas de convivencia social y sobre todo la aplicación de un trabajo colaborativo. Con esto les damos la oportunidad a los demás a que tomen una responsabilidad y control de las situaciones que generalmente se le atribuyen al profesor.
    Igualmente se requiere la integración y colaboración de los padres, ya que varios de los alumnos argumentan “es que mi mama me está hablando urgentemente”. Quien mejor que los padres saben que sus hijos están en una labor importante. Por ello deben conocer y aceptar que existen horarios para comunicarse con ellos. Las verdaderas urgencias se canalizan de manera diferente.
    En fin es una pequeña exposición de lo que generan nuestras nuevas escalas de necesidades y prioridades originadas por el uso de equipos electrónicos.
    Saludos

    Responder
  2. Mifi

    Hola Lorenzo,
    Estoy totalmente de acuerdo en que la sociedad avanza con la tecnología pero a la vez se les suscribe a los individuos a unas necesidades no fisiológicas, aunque parece que así lo sean.
    Se crea una necesidad de poseer objetos o wearables como bien dices, ya sean smartphone o diversos gadgets.
    He aterrizado en su artículo y me ha resultado muy interesante ya que ha facilitado mi reflexión sobre el asunto.
    Gracias por compartirlo con nosotros y saludos.

    Responder
  3. Pingback: Phubbing, el enemigo nº1 del uso responsable de las TIC - Uveni Blog

  4. Pingback: Abuelo, pero ¿tiene wifi? | Contextos un...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.