Archivo de la etiqueta: OCW

MOOC. Los primeros (13,27)

Diapositiva16La emergencia de las universidades abiertas y a distancia y su eclosión en las décadas de los años 70 y 80 del pasado siglo, supuso el espaldarazo definitivo a la modalidad de la educación abierta y a distancia que en aquella época llevaba más de un siglo desarrollándose, desde sus inicios como enseñanza por correspondencia. El rasgo de apertura que caracteriza a esta modalidad llevaba implícito una concepción nueva de la educación que podía acercarse más al principio de la democratización en el acceso al bien del saber. Las tecnologías fueron dando potentes oportunidades y razones para el logro de ese principio, a todos aquellos que desde sus inicios creímos en ello. Así, las universidades a distancia, los objetos digitales y de aprendizaje que progresivamente se iban anclando a la red, los recursos educativos abiertos (OER-REA), el movimiento de la Khan Academy, el e-learning, en fin, han sido algo más que meros antecedentes del actual movimiento MOOC. ¿Son así los MOOC prolongación, extensiones o desarrollos y evolución de lo ya existente o, como defienden otros, no tienen nada que ver con esos, considerados por nosotros como antecedentes? Ya hemos ido refiriéndonos a algunas de estas cuestiones:

Lo que  sí es cierto es que antes de 2008 nadie denominó como MOOC a experiencias formativas de carácter abierto. Por ejemplo, tanto la Open University Británica (OUB) como la española Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), desde la década de los años 70 venían impartiendo, además de carreras ordinarias regladas, enseñanzas de carácter abierto (no reglado y sin requisitos formales de acceso) y “bastante” masivo. Se trataba de cursos que en un inicio no eran online pero que a finales de los años 90 comenzaron a serlo ¿precursores de los MOOC?, y no digamos el movimiento de OCW del MIT que se basa en poner en abierto el contenido de todos los materiales de los cursos en línea y que hoy llegan a ofrecer los materiales de 2.150 cursos diferentes. A ese movimiento OCW se vinieron sumando después otras universidades.

siemmens

G. Siemmens

En todo caso, en 2008 George Siemens y Stehpen Downes, padres del conectivismo, desde la canadiense Universidad Manitoba, imparten el curso Connectivism and Connective Knowledge Course (CCK08) al que incorporaron las estrategias del aprendizaje abierto basado en el conectivismo que ellos postulaban, unido a la propuesta de los contenidos distribuidos a través de las redes. Aquel curso ya se impartía antes en formato ordinario (tasas incluidas) y con la correspondiente certificación de la universidad. La idea fue intentar con ese producto aquello de la apertura y la masividad. Lo hicieron, y se inscribieron un total de  2.200 participantes de muy diferentes países del globo. La idea de los autores y directores del curso era naturalmente, propia del conectivismo, que los contenidos de estudio no se encuentran, no tienen por qué encontrarse, sólo en un sitio sino que pueden estar ubicados en cualquier rincón de la Web. Esos contenidos conectados entre sí formarían la esencia del curso.

downes

S. Downes

El propio George Siemmens, en su blog, el 5-03-2012, señalaba lo siguiente respecto a esta experiencia;

Stephen (Downes) y yo empezamos a abrir cursos en línea. Los dos nos encontrábamos en una conferencia de “Desire2Learn” en Memphis en 2008. Y los dos estábamos cansados ​​de discutir sobre conectivismo (“es una teoría”). Concluimos que experimentar el aprendizaje en red sería importante para entender el aprendizaje en red.

En lugar de hablar y escribir sobre conectivismo, queríamos crear una experiencia que fuera esencialmente conectivista: abierta, distribuida, social y compleja.

En el diseño de los cursos, los educadores suelen tomar decisiones importantes en nombre de los estudiantes. El educador forma una “frontera” en torno a los conocimientos que se estudian en un curso concreto. Se trata de encontrar el camino, y dar sentido al caótico paisaje de una experiencia de aprendizaje. Los diseños de aprendizaje tradicional intentan reducir la complejidad. Nosotros tratamos de aumentar la conciencia de la complejidad. La replicación de lo que otra persona ha descubierto o escrito es importante, sigue siendo un tipo de aprendizaje, pero no el que existe fuera de las aulas. El aprendizaje del mundo real es complejo y caótico…. Queríamos aprovechar lo que se había hecho por parte del MIT con su iniciativa OCW .

En nuestro primer curso abierto -CCK08- enfatizamos el control del alumno en orientarse a la información compleja. Muchos encontraron esto muy confuso. Sin embargo, en ese ambiente de abundante información, comenzaron a adoptar nuevos enfoques para interactuar con la información y con los demás compañeros. Las redes sociales se convirtieron en fundamentales para dar sentido a la lectura. Crear y compartir herramientas y contenidos ayudó a los estudiantes a comunicarse sobre cómo habían llegado a entender un tema o concepto. Los juegos de lenguaje -significados, denominaciones, negociación- también se convirtieron en una importante actividad de aprendizaje controlado. Proporcionamos lecturas cada semana para iniciar la conversación, pero los participantes definieron en gran medida el dominio de la exploración del conocimiento, proporcionando nuevos recursos y dando forma a la discusión.

No fuimos los primeros en ofrecer cursos abiertos. Habíamos jugado un poco con conferencias abiertas en línea en 2007 (estas conferencias contribuyeron significativamente al diseño inicial de CCK08). Alec Couros David Wiley tenía dos cursos abiertos ofrecidos en 2007. Y, si nos fijamos en la literatura en torno a las universidades abiertas, el aprendizaje abierto y la educación a distancia, encontrarán más de 40 años de debates sobre enfoques de aprendizaje similares.

En ese CCK08 se alentaba a los estudiantes a desarrollar su propia presencia virtual con el fin de enriquecer entre todos los contenidos básicos del curso. Así, por agregación y entre todos, se iba conformando una base sólida de contenidos, siempre relacionados con los objetivos del curso. Se insiste en que en vez de que la clase sea el centro, se convierta en sólo un nodo de la red de interacciones sociales. Interacciones a través de Facebook, wikis, blogs, foros y otros recursos 2.0. El propio Siemmens señalaba, respecto a este curso, que muchas de las relaciones entre estudiantes que se formaron a través del mismo se continúan todavía hoy. El curso naturalmente, era gratuito y abierto, lo que significaba que cualquiera podía participar, modificar o mezclar el contenido sin tener que pagar (aunque se mantenía la opción de pago, que podía llevar a la obtención del correspondiente certificado).

Pero no fueron Siemmens ni Downes los que bautizaron esta experiencia como MOOC. Ese término, según narra el propio Dave Cornier en su blog, nace en 2008 de una sesión de chat de él mismo con Siemmens, debatiendo sobre cómo mejor denominar a ese CCK08. Así, Cornier, realizó una presentación pública utilizando, al parecer por primera vez, el acrónimo MOOC. En el citado blog de Cornier, en esa entrada realizada el 2 de octubre de 2008, podemos conocer más en torno al CCK08. Cornier colaboró con Siemmens y Downe también en otros MOOC posteriores referidos a las tecnologías educativas y las teorías de aprendizaje.

thrun y norvig

S. Thrun y P. Norvig

Pasó algún tiempo hasta que surgió la avalancha de los MOOC. El precedente más significativo de este boom fue el curso de Inteligencia Artificial (Artificial Intelligence: Principles & Techniques), (CS221) lanzado en 2011 por dos ilustres científicos, Sebastian Thrun de la Universidad de Stanford y Peter Norvig, de Google Corporation, curso al que se inscribieron 160.000 estudiantes de 190 países, 20.000 de esos estudiantes completaron exitosamente el proceso.

Thrun señalaba en una conferencia dictada en enero de 2012 en Alemania:

“Después de haber hecho esto, no puedo enseñar en Stanford de nuevo. Me siento como si hubiera una píldora roja y una píldora azul. Se puede tomar la píldora azul y volver a su salón de clases y dictar conferencias a sus 20 alumnos. Pero he tomado la pastilla roja, y he visto las maravillas. “[…]

udacityDe ese curso nacido desde la Universidad de Stanford, visto el éxito, nació Udacity que señala como su misión la de llevar la educación universitaria a todo el mundo, pero de una forma accesible, asequible, agradable y eficaz. Posteriormente aparece EdX (una asociación entre el MIT y la Universidad de Harvard) cuyos principios son la gratuidad, la plataforma de código abierto, la colaboración y la sostenibilidad financiera y con unos objetivos de ampliar el acceso de la educación a todos, mejorar la experiencia de aprendizaje y aprender a través de la investigación. Coursera, por su parte, pretende la asociación de edxprestigiosas universidades para ofrecer cursos en línea que faciliten el acceso a cualquiera que desee saber, con una tecnología que permite llegar a la vez a millares de estudiantes. Hoy Coursera ha llegado a 17 millones de inscripciones en sus cursos de estudiantes procedentes de 190 países.

courseraActualmente son numerosas las plataformas que agrupan a instituciones de educación superior y a equipos docentes, en muchos casos de relevante prestigio, que tratan de ofrecer esas enseñanzas en formatos abiertos y en línea a través de los denominados MOOC que, ya adelantamos, poco se parecen entre sí unos a otros.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (08/11/2013). MOOC. Los primeros (13,27). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/918.

MOOC. Recursos educativos abiertos (REA) (13,24)

[Parte del presente texto está extraído de un epígrafe de uno de los capítulos del libro que saldrá en Navidades próximas: García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la EaD en la sociedad digital. Madrid: Síntesis]

Recursos_Educacionais_Abiertos_(REA)El verbo compartir se hace más realidad desde Internet, la cultura del Open Access ha ido calando en el ámbito académico y de la investigación y, aunque durante años han existido resistencias a mostrar en abierto los frutos de determinada investigación o trabajo académico, cada vez esas trabas han ido cayendo con más virulencia. La puesta en abierto de la producción científica ha derivado al mundo educativo.

Un ejemplo de ello son los objetos de aprendizaje tratados en un post anterior. Sin embargo, fue el MIT (Massachusetts Institute of Technology) el que a partir de 2001 lanzó su iniciativa de los OCW (Open Course Ware). Permitir el acceso libre a contenidos educativos se ha ido imponiendo hasta el extremo de los actuales MOOC (Massive Open Online Course).

mit ocwLos OER (Open Educational Resources) o Recursos Educativos Abiertos (REA) fueron calificados así en 2002 por la UNESCO en el Forum on Open Courseware, aunque como sucedáneo de los contenidos de código abierto, software abierto, conceptos ya utilizados pocos años antes. En 2012, en el marco del 2012 World Open Educational Resources (OER) Congress, la UNESCO publicó la Paris OER Declaration. Ahí se refiere a los REA como aquellos materiales para la enseñanza, el aprendizaje y la investigación soportados en cualquier medio digital, que son de dominio público o han sido publicados bajo una licencia abierta que permite el acceso libre, su uso, la adaptación y la redistribución por parte de otros sin coste económico y con escasas o nulas restricciones.

En efecto, con los REA queremos significar todo ese mundo de materiales y recursos educativos de libre y gratuito acceso a través de Internet (textos, audio, video, software, etc.). Se trataría de materiales diseñados para la educación que podríamos utilizar y reutilizar de forma libre, por parte de docentes y estudiantes sin necesidad de abono económico alguno por su utilización. Estos recursos suelen utilizarse con unas determinadas licencias que permiten la reproducción y distribución de los mismos con la finalidad de ese aprovechamiento con fines educativos. En consecuencia, los REA no siempre son cursos como, por ejemplo, sí lo son los del proyecto OCW del MIT. Es decir, no conviene confundir los REA con el aprendizaje virtual o e-learning. Otra cuestión es que diferentes propuestas formativas online aprovechen diferentes recursos abiertos a los que gratuitamente puede accederse. Entre este tipo de recursos abiertos con finalidades educativas nos podemos encontrar con módulos, unidades o guías didácticas, libros o artículos, podscast de audio y vídeo, software y aplicaciones para los más diferentes usos didácticos, bases de datos, etc. ¿Recuerdan los objetos digitales de aprendizaje?

mit-ocw-CopyEl hecho de que una institución tan prestigiosa como el MIT arrancara en 2001 con su proyecto basado en recursos abiertos, ha hecho que progresivamente hayan sido muchas las organizaciones nacionales e internacionales y universidades que se han sumado a este tipo de iniciativas poniendo en marcha portales web con diversidad de recursos educativos de acceso libre y gratuito. En realidad, estas propuestas han sido la puerta de acceso para posteriores experiencias, como la de los MOOC.

Las resistencias más notables por parte de los autores de este tipo de recursos es todo lo referido a la propiedad intelectual, derechos de autor, etc. Téngase en cuenta que los contenidos de los REA pueden, deben, reutilizarse (como objetos de aprendizaje). De ahí que, para proteger esos derechos, hayan surgido las licencias abiertas, las más utilizadas las Creative commons (CC), en las que se proponen diferentes grados de uso y así los autores preservan el reconocimiento a la autoría de su trabajo a la vez que autorizan a que ese material pueda ser reutilizado, adaptado o no, según el tipo de licencia. Recientemente UNESCO ha publicado un interesante documento sobre Directrices políticas de desarrollo y promoción del Acceso abierto (Swan, 2013), más referido al ámbito de las publicaciones científicas, pero con el mismo espíritu de los recursos educativos abiertos.

Está claro que Internet se convierte en una potentísima base de datos que nos permite organizar de forma diferente el aprendizaje, Un aprendizaje que no se genera ni desde los libros de texto ni desde el aula convencional.

Post relacionados:

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (22/10/2013). MOOC. Recursos educativos abiertos (REA) (13,24). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/820.