Abuelo, pero ¿tiene wifi? (15,2)

Hace como dos años mis dos nietos mayores contaban respectivamente con 8 y 9 años. Nos disponíamos a viajar a otra ciudad española (Badajoz) a 400 kms. de Madrid para participar en la boda de un familiar muy querido. Me encargué de realizar las reservas para mis hijos y sus familias en un hotel de Badajoz. Tras esta reserva, como buena parte de los fines de semana, tuve ocasión de coincidir con hijos y nietos.

Pues bien, cuando durante la comida les comuniqué que las reservas en el hotel de Badajoz estaban hechas, que se trataba de un buen hotel con excelentes servicios, etc., casi a la vez, esos dos nietos, no me preguntaron si en ese buen hotel había sala de juegos, o jardín, o buenas habitaciones, o TV con canales de pago, o buen restaurante, o…, la pregunta casi simultánea de los dos, fue “Abuelo, ¿y ese hotel, tiene wifi?”.

Maslow
Abraham Maslow

No les preocupaba la distancia desde Madrid a Badajoz, ni la comida, ni la ropa, ni qué otros niños asistirían a la boda, pareciera que la necesidad primaria de estos niños era la existencia o no de red wifi en el hotel. Ellos muy felices al confirmar el abuelo que, en efecto, el hotel contaba con ese servicio para sus respectivas tabletas digitales. Ya está, todo resuelto.

¿Somos conscientes de hasta qué punto están cambiando los hábitos en las sociedades desarrolladas, está volteándose la jerarquía de algunas de nuestras necesidades?, ¿se removerí la jerarquía de Maslow, al menos en los países de nuestro entorno? Si estos niños comen mal o poco, les importa menos.

Si no ubicamos esa necesidad de conectividad en la base de la hipotética pirámide, que sería demasiado, ¿en qué lugar la insertaríamos?, porque esos son los niños, pero ¿cuántos adolescentes, jóvenes y adultos tienen o tenemos un alto grado de dependencia de Internet?

piramide-Maslow¿Recuerdan aquel estudio de hace dos o tres años, realizado en Reino Unido y replicado posteriormente por otro paralelo de Telefónica en España y referido a los adolescentes? Allí surgían resultados tales como que el 55% de los encuestados no podía vivir sin Internet o que uno de cada tres valoraba Internet por encima de la comida, el agua o el aire.

¿Es Internet, son los artefactos y artilugios digitales, la conectividad permanente para nosotros una necesidad?, ¿dónde ubicarla? Quizás sería demasiado proponerla en la base, porque sin cubrir las fisiológicas, no somos nadie. Pero por encima de ellas, ¿dónde situar para un sector amplio de población de países desarrollados la necesidad de mantenerse conectado, sea por ADSL, fibra, satélite, wifi, 3G, 4G, LTE, o lo que venga?

Quizás habríamos de reflexionar sobre las implicaciones de esa conectividad en las otras necesidades de Malow. Por ejemplo, la seguridad. ¿Cómo puede cambiar la idea de seguridad, la percepción de lo que es o no es seguro si somos o nos presentamos como residentes en la red?, ¿seguridad de qué o ante qué?, ¿seguridad o inseguridad con la red o en la red?, ¿protección o desprotección ante la red?, quizás la preocupación se está trasladando a los conceptos actuales de seguridad y privacidad en la red.

Diapositiva1

Sin duda la sociedad digital en que vivimos nos viene generando un cúmulo de necesidades antes inexistentes. ¿Cuánto tiempo convivíamos con el mismo primitivo teléfono fijo?, y con los primeros aparatos de radio. Los de mi generación podríamos recordar cuántos años disfrutamos de nuestro televisor de blanco y negro, o del primero que tuvimos en color, ¿y el primer equipo compacto de música que reproducía vinilos, casetes y CDs? Vayamos a nuestro primer teléfono móvil, celular, ¿cuántos años con él?

Se nos han generado necesidades de carácter digital que nos impulsan a consumir la última tecnología, a cambiar de artefactos, a contar con la última app, sea de productividad o sea de divertimento. Necesidades antes muy alejadas del orden de prioridades.

Aquello de ¿hay wifi? de mis nietos podemos trasladarlo a una necesidad actual que nos hemos fabricado, relativa a la conectividad, a la necesidad de ir colgados de nuestro smartphone, de nuestra tableta, enseguida de nuestro reloj de pulsera o de nuestras gafas inteligentes, en fin, de todo tipo de wearables (dispositivos o tecnologías electrónicos para llevar consigo).

Las necesidades del ámbito relacional, las sociales, de las que nos habla Maslow tienen ahora una dimensión especial dentro de lo que supone el mundo de las redes sociales, la amistad, la colaboración, el compartir en red, el afecto, la necesidad de contar a los demás y saber de los demás, aunque se encuentren a miles de kilómetros.

¿Y el reconocimiento?, ¿qué sucede con la identidad digital? Nuestro prestigio, nuestra imagen, nuestro reconocimiento, la confianza, el éxito, a través de nuestros perfiles en las redes sociales, nuestros blogs, etc., se viene convirtiendo en una necesidad para muchas personas, residentes digitales.

En fin, la autorrealización. Hoy para muchos se hace imprescindible contar con las tecnologías. Las búsquedas de conocimiento, la productividad, creatividad, espontaneidad, etc., resultarían difícil de imaginar sin tecnologías por parte de una gran cantidad de adolescentes, de jóvenes y, cada vez, más de adultos.

Aquello de interrogar antes de nada ¿…y tiene wifi?, parece que no es sólo una inocente pregunta infantil de mis queridos nietos.

La educación a distancia hoy. Modelos, eficacia y tendencias (12,23)

He venido ofreciendo en este blog algunas entradas de carácter conceptual referidas al sentido que le doy a la educación a distancia (EaD), lo que entiendo por EaD y lo que igualmente supongo, bajo mi punto de vista, que no es EaD. También dediqué una entrada al que denominé hace muchos años como el edificio de la EaD. En fin, seguiré aportando entradas en este blog de carácter teórico-conceptual dado que estoy convencido de que ese tipo de conocimiento es necesario, precisamente por la complejidad del fenómeno de la EaD en su más amplia acepción.

En esta ocasión me animo a presentarles, en formato vídeo, una de mis últimas conferencias, la que ofrecí por videoconferencia a los nuevos profesores tutores de la UNED. Cada año se incorporan nuevos docentes para desempeñar las tareas de tutor en la UNED con el fin de atender de forma más cercana y eficaz a sus más de 200.000 estudiantes.

Para que estos docentes tutores cuenten con todas las credenciales que se precisan, han de seguir un curso organizado por el Instituto Universitario de Educación a Distancia (IUED) de la UNED. Generalmente cada año el IUED acude a mí con el fin de que ofrezca a estos nuevos docentes de la UNED una visión global del fenómeno de la EaD. Y eso es lo que, de una forma u otra, trato de plasmar cada año en una conferencia de contenidos muy similares, con algunos retoques puntuales de actualización.

Pues hace un par de semanas ofrecía la correspondiente a este año 2012 y eso es lo que les ofrezco en este post, el vídeo completo de la videoconferencia. He suprimido la muy halagadora presentación que me hizo el Vicerrector, Dr. Miguel Santamaría, así como las preguntas finales, con el fin de no alargar en exceso el vídeo, ya largo de por sí (64 minutos).

Me animo a ofrecérselo a ustedes porque entiendo que puede valer para muchas tareas de formación para nuevos docentes que se incorporan a estas actividades formativas en modalidad a distancia. Es el caso con el que en la UNED nos encontramos cada año. Se trata de docentes de las diversas áreas del saber, sin formación previa sobre la EaD y generalmente muy alejados de esta modalidad. Por eso la necesidad de que el IUED cumpla con su deber de formar. Esta conferencia se enmarca en ese contexto.

Me decidí por hablar sobre el concepto y la complejidad del fenómeno de la EaD. En segundo lugar me refería a todo lo que supuso la llegada de Internet a este campo de la educación a distancia. Un repaso a diferentes modelos (no todos) institucionales y pedagógicos que se suelen visualizar en diferentes proyecciones de la EaD. Un convencimiento sobre la calidad y eficacia de los procesos de enseñanza y aprendizaje a distancia, siempre que estén apoyados en rigurosos diseños pedagógicos, para terminar con las tendencias, ¿hacia dónde va la educación en general y la EaD en particular.

Este post y, fundamentalmente, el vídeo que le acompaña, es mi intención que cumplan una misión más allá del objetivo de la propia conferencia. Son muchas las instituciones que vienen ofreciendo en sus grados, en más ocasiones en sus postgrados, bien sean asignaturas, materias o disciplinas relacionadas con la EaD o, más ambiciosos, estudios completos sobre esta modalidad en sus múltiples presentaciones y formulaciones.

Me sentiré feliz si esta presentación resulta de utilidad para alguien.

De la escuela que no quería a una EaD penetrada por Internet (50 años educando e investigando) (12,20)

Los responsables del Congreso Virtual Mundial de e-Learning, desde hace meses vinieron insistiendo en su interés en que pronunciara la conferencia de apertura de dicho Congreso. Me solicitaban una especie de semblanza de mi trayectoria académica. A mí me parecía que eso podría interesar a muy pocas personas. Me insistieron que, por favor, lo intentase, con argumentos tales como que “si se habla de educación a distancia en español hay que hablar de usted”, “usted es un ejemplo de vida académica para los que amamos las modalidades no presenciales”, etc. En fin que ahí estuvimos.

El título de la conferencia lo planteé para narrar lo que me sugirieron, toda mi vida de docente (50 años) y de investigador (30 años). Reitero que esa historia no entiendo del todo que pueda interesar a la gente pero fue tanta la insistencia de que la contase que preparé un sencillo PowerPoint y ayer mismo, día 5 de octubre se celebró esta videoconferencia.

Una vez pronunciada, los responsables del Congreso la han procesado y grabado. Y eso es lo que les muestro a continuación. El enlace a dicha conferencia completa. Es una pena que en la grabación no se contemple también la imagen de quien les habló. En el directo sí pudo hacerse así. En todo caso aquí tienen la conferencia completa.

Atención, una vez hayan conectado con el enlace, por favor, pasen al MINUTO 48. Antes sólo hay silencios. Pueden observar también el chat paralelo y las preguntas finales (si aguantan hasta ahí).

Espero y deseo que pueda interesar a algunos de mis lectores. Pulsen en la imagen de abajo y, una vez en la url del sitio, en la parte de abajo, corran el tiempo hasta el minuto 48.

 

 Aprovecho para felicitar desde aquí a los organizadores del Congreso por la relevancia del mismo y la audiencia que viene obteniendo. La Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) lo está auspiciando.

Theuth y Thamus en la red (12,13)

En el célebre encuentro entre Theuth y Thamus, descrito en el diálogo platónico Fedro, Theuth presenta a Thamus una serie de descubrimientos que considera de gran utilidad y que deberían ser entregados al restodel pueblo. Al llegar al arte de las letras Thamus le interrumpe y le muestra el posible efecto perverso de las mismas: “ahora tú, precisamente, padre que eres de las letras, por apego a ellas, les atribuyes poderes contrarios a los que tienen. Porque es olvido lo que producirán en las almas de quienes las aprendan, al descuidar la memoria, ya que, fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos, no desde dentro, desde ellos mismos y por sí mismos. No es, pues, un fármaco de la memoria lo que has hallado, sino un simple recordatorio. Apariencia de sabiduría es lo que proporcionas a tus alumnos, que no verdad. Porque habiendo oído muchas cosas sin aprenderlas, parecerá que tienen muchos conocimientos, siendo, al contrario, en la mayoría de los casos, totalmente ignorantes, y difíciles, además, de tratar porque han acabado por convertirse en sabios aparentes en lugar de sabios de verdad” (Platón). 

¿Qué es lo que un Thamus del presente podría decir a los “prosumidores” de la Red? Ya sabemos que cambia la sociedad, cambia la familia ¿y la escuela?, ¿y la educación?, ¿cuál sería, según el Thamus de hoy, el efecto perverso de Internet?; ¿si con las letras podría descuidarse la memoria, con Internet…?; ¿con Internet estamos proporcionando a nuestros estudiantes de hoy una apariencia de saber, o saber propiamente dicho?, ¿o por el contrario, ofrece Internet sólo apariencia de sabiduría pero no verdad?; ¿si leen sin aprender parecerá que tienen muchos conocimientos y, sin embargo, serán ignorantes?

¿Cómo se sospecha de quienes aparcan los libros de papel y se enganchan a la red?, ¿los libros de papel son los que dan el marchamo de ciencia, de cultura, de saber sólido? Quienes viven rodeados de ellos son personas muy respetadas. Y quienes hoy leen desde la pantalla, los que buscan, procesan, organizan, almacenan, reelaboran, etc., el saber, ¿son igualmente considerados, o son más bien calificados despectivamente como de adictos a la red, a los ordenadores?