Archivo de la etiqueta: e-learning

Propuestas tecnológicas para la EaD de hoy (14,14)

Diapositiva1

Esta entrada forma parte de una serie completa en la que he venido presentando los diferentes capítulos del libro:

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis.

La serie completa es ésta:

En esta ocasión, nos centraríamos en el siguiente capítulo Propuestas tecnológicas para la EaD de hoy. Sigue leyendo

Otra sociedad y otras formas de aprender (14,13)

Esta entrada forma parte de una serie completa en la que he venido presentando los diferentes capítulos del libro:

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis.

La serie completa es ésta:

Hoy les presento una breve síntesis del Capítulo sexto referido a “Otra sociedad y otras formas de aprender”. Sigue leyendo

¿La formación presencial le gana en prestigio al e-learning? (13,26)

“La formación presencial le gana en prestigio al e-learning.

Un estudio muestra que la percepción ciudadana sobre la enseñanza virtual la sitúa por detrás de la clásica en rigor y calidad del profesorado.

La percepción del ciudadano medio es que la educación en línea se basa en contenidos y pruebas menos rigurosos y que cuenta con profesores con una cualificación inferior que los de la formación presencial clásica, según se desprende de una encuesta efectuada en Estados Unidos por la empresa especializada Gallup…”

Diapositiva1Esas y otras lindezas se señalan en una información publicada en “La Vanguardia” de Barcelona el pasado 27 de octubre (VER). Lamentablemente la información no aporta detalles sobre el estudio que cita, ni refiere adecuadamente la fuente para poder consultarla. No he tenido, por tanto, ocasión de acercarme a la fuente original de la encuesta Gallup que se cita en La Vanguardia.

(Edito – 5-11-2013- este paréntesis dado que el buen amigo Edgar Salgado, desde Costa Rica, nos facilita la dirección del informe  Gallup, AQUÍ. A la vez que me facilita un enlace a la revista “Inside Higher Ed“, de los EE.UU., que no le dio al informe un titular tan negativo como La Vanguardia de España. Más bien destacó que la mayoría de los consultados vio la EaD como “al menos equivalente”. Puede verse AQUÍ)

Curiosamente el título de la información de La Vanguardia casi coincide con el de un libro mío “¿Por qué va ganando la educación a distancia?” pero al revés.

La empresa que realizó la encuesta, cierto, es prestigiosa, pero no puedo opinar sobre el diseño de la misma, la muestra, tipo de preguntas, etc., ¿qué población piensa eso?, ¿qué e-learning, de universidades, de empresas, de…, MOOC…?, ¿e-learning, en qué tipo de contextos?, ¿con qué formación presencial se compara, con la buena o con la mala?…, podríamos seguir interrogándonos.

Me canso en reiterar que en este campo no podemos simplificar a estos niveles porque estoy convencido de que, en efecto, existe una educación a distancia de muy pobre calidad, que no cubre mínimamente los básicos requisitos para el logro de un producto medianamente aceptable. Cierto. Pero al igual que existe una educación presencial digna del más general reproche por su baja calidad, tanto del proceso como del producto, ¿o no?

Ante experiencias negativas de formación (también las positivas), no parece adecuado generalizar, sea ésta en formatos presenciales o a distancia. Si releemos los dos párrafos que muestro al inicio de esta entrada, nos encontramos en el primero de ellos que se afirma que el “rigor y calidad del profesorado” es, según la encuesta, mejor en la presencial que en el e-learning. Simplemente para rebatir esa información vuelvo los ojos a mi propia Universidad, la UNED, universidad pública española, la mayor de todas las del país, con unos 250.000 estudiantes que siguen estudios a distancia, con una estructura administrativa y académica idéntica a la del resto de universidades públicas españolas, departamentos, facultades/escuelas, claustro, etc., con titulaciones y grados semejantes a los de las demás y con la misma validez académica y (voy a ello) con un profesorado con procedencia idéntica al de las otras universidades y que ha de superar las mismas pruebas que los que pertenecen a las presenciales, para promocionar en los distintos estamentos que conforman su compleja escalera de acceso a las diferentes categorías docentes. Es decir, que en la UNED existen proporcionalmente los mismos malos profesores, los mismos excelentes docentes que en las restantes universidades públicas españolas. Y esto mismo sucede en otros países con otras instituciones universitarias a distancia. Más allá de que existen excelentes programas a distancia impartidos, precisamente, por universidades tradicionalmente presenciales.

Se insiste en el segundo párrafo de esta entrada en la baja cualificación del profesorado de entornos a distancia (e-learning), ¿sólo ahí existe profesorado con baja cualificación?

Se señala en ese mismo párrafo, por otra parte, que los contenidos y las pruebas de la educación en línea son menos rigurosas… ¿Contenidos menos rigurosos?, un documento textual o audiovisual elaborado con rigor científico y pedagógico ¿es menos “riguroso” que la clase en vivo de un ilustre profesor?, ¿que existen contenidos y materiales en contextos virtuales de auténtico saldo?, pues claro que sí, ¿pero no existen docentes presenciales que ni en lo científico ni en lo pedagógico aportan nada en sus calses?, al menos esa clase presencial de este profesor incompetente se podría sustituir por unos buenos materiales elaborados con rigor para una EaD de calidad.

Aconsejo un vistazo a este trabajo mío ¿Se sigue dudando de la educación a distancia? con el fin de encontrar algunos argumentos más en el sentido de que basta ya de comparar los procesos presenciales con los a distancia. Fijémonos más en la calidad, en la calidad de unos y otros y tratemos de garantizar esos mínimos en proceso y producto.

En fin, me he querido fijar sólo en dos aspectos que resalta la citada información del periódico español La Vanguardia. Podríamos abrumar con cantidad de estudios, gran parte de ellos con estándares de rigor acreditados, que lo que señalan no se compadece precisamente con los resultados de esa encuesta.

Por no seguir, aconsejo a los escépticos que se den un paseo por el sitio Web de Thomas L. Russell The No Significant Difference Phenomenon.

Me gustaría compartir éstos y otros argumentos con algunas de las personas que me siguen. Estaré encantado de recibir comentarios a este post que puedan clarificar, bien lo que señala la información del periódico español, bien lo que apunto yo.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (29/10/2013). ¿La formación presencial le gana en prestigio al e-learning? (13,26). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/911.

No es educación a distancia (12,21)

En una pasada entrada de este blog, titulada ¿Qué es “educación a distancia”?, identificaba a la educación a distancia con una definición breve. aunque entiendo que comprensiva: la educación a distancia se basa en un diálogo didáctico mediado entre el profesor (institución) y el estudiante que, ubicado en espacio diferente al de aquél, puede aprender de forma independiente y también colaborativa entre pares. A esa definición, recuerdan, llegábamos, tras señalar los mínimos necesarios que debería tener un curso o programa a distancia para ser considerado como tal.

Así, según los cuatro rasgos allí apuntados, según mi modo de ver, no estaríamos hablando de cursos, programas o instituciones a distancia, en aquellos casos en los que:

  • Se exige un alto grado de presencialidad.
  • Las conductas docentes y discentes se desarrollan en el mismo espacio físico aunque sean en diferente tiempo (aprendizajes, por ejemplo, a través del ordenador necesariamente ubicados en los locales de los centros presenciales).
  • Aunque profesores y estudiantes se ubiquen en espacios diferentes, todo el programa exige una relación síncrona entre ambos.
  • No se posibilita el estudio independiente y autónomo. El estudiante no controla:La única comunicación es establecida a través de la tutoría presencial.Esta comunicación es unidireccional (sólo materiales enviados o adquiridos, sólo programas ordinarios de radio y/o televisión, sólo casetes, vídeos o CDs…). No hay bidireccionalidad, no existe multidireccionalidad (vertical y horizontal)
    • espacio (tiene necesariamente que aprender siempre en el mismo lugar),
    • tiempo (ha de aprender siempre a una hora y durante un tiempo concreto),
    • determinados ritmos (cada día ha de cubrir ciertos objetivos-contenidos de aprendizajes).
  • No aparece influencia, respaldo y guía por parte de una institución con su correspondiente acción tutorial (cursos multimedia o virtuales que no contemplan relación alguna con un docente real en en momento alguno del proceso, aunque cuenten con un permanente tutor inteligente o virtual –no real-).

Estas experiencias desde mi punto de vista, serán otra cosa que cada cual las denominará como estime oportuno.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (16/10/2012). No es educación a distancia (12,21). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/300.

¿Son los MOOC educación a distancia (EaD)? (12,16)

En nuestro anterior post de este blog, ¿Qué es educación a distancia (EaD)? apuntábamos las que considerábamos mínimas características de un curso, programa o institución para que la pudiéramos denominar, desde mi punto de vista, como de educación a distancia. Con esas características y la definición pertinente podemos incluir en esa amplia denominación tanto las primeras prácticas de EaD desarrolladas con medios y recursos convencionales, fundamentalmente material impreso, correo postal, teléfono, radio y puntuales sesiones presenciales, como las de la era digital, de la 2.0, o lo que venga, pero que mantengan esas características.

Pues bien, ante esa perspectiva de inclusión en la generalidad de un concepto, planteo en esta entrada la pregunta de su título ¿Son los MOOC educación a distancia (EaD)?

En los MOOC (Massive open online course) o CAMEL (Cursos Abiertos, Masivos y En Línea) se trata de aprovechar el hecho de que la información la encontramos con facilidad esté contenida físicamente donde esté. Las personas de las que queremos aprender y otras con las que queremos compartir las tenemos a nuestro alcance a sólo un golpe de clic. Un MOOC no es una institución, es sólo un CURSO EN LÍNEA con un determinado tópico o contenido esencial al que se puede inscribir libremente todo el que quiera (MASIVO), todo el que crea coincidir en unos determinados intereses de aprendizaje,  y sin requisitos previos. La inclusividad, la ubicuidad, están garantizadas. Por eso es, además, ABIERTO y lo es también porque toda la información, materiales y herramientas de trabajo son fácilmente accesibles a todos dado que el curso no se centra en una sola herramienta.

En los MOOC la Web 2.0 y todo su arsenal de herramientas se ponen en valor, el camino no está trazado de forma unívoca y unidireccional (más apertura) por eso los resultados de aprendizaje dependen aún más de cada participante. Los esfuerzos tanto de los promotores, profesores o facilitadores, como de los participantes deben ser íntegramente compartidos. Esa apertura se significa también por su gratuidad, generalmente sólo rota si es que se pretende obtener una certificación o acreditación por parte de la institución a la que pudiera ligarse el curso. La participación de todos los que lo deseen resulta elemento sustancial de estos cursos, son, han de ser, participativos. Aunque participan activamente los que lo desean, no se exigen tareas concretas, se proponen trabajos que se comparten de tal forma que al involucrarse en el proceso de intercambio y reflexión cada uno se convierte en parte de esa propuesta.

No cabe duda de que si planteamos cuáles son las ventajas o virtualidades de un MOOC seguramente nos remontaríamos a las más clásicas reconocidas a la EaD de corte más convencional y a las del e-learning más actual, aderezadas por alguna otra de las maravillosas ventajas que puede lucir la Web y herramientas 2.0. (apertura, flexibilidad, actividad, educación permanente, etc.) y, sobre todo, de mucha, de mucha libertad tanto por parte de los facilitadores como de los participantes. Pero vayamos a nuestra pregunta inicial, ¿cómo cuadran las cuatro características mínimas esbozadas en mi anterior entrada y referidas a la educación a distancia, a los cursos masivos, abiertos y en línea (MOOC)?

    1. ¿Existe en los MOOC separación física entre docentes-facilitadores y estudiantes y generalmente de éstos entre sí? SÍ.
    2. ¿Se potencia en los MOOC el estudio independiente, más allá de las posibilidades colaborativas? Cierto que SÍ.
    3. ¿La comunicación entre los actores (profesores y estudiantes) en los MOOC es mediada, a través de recursos tecnológicos? Parece que SÍ.
    4. ¿Existe detrás esa organización que planifica, diseña, produce materiales, evalúa, cobra tasas? En realidad un MOOC puede ser iniciativa de un docente o de un grupo de docentes sin necesidad de que exista soporte institucional detrás. Pero si se requiere evaluación que lleve al correspondiente certificado, SÍ que debe existir esa institución certificadora. En todo caso, aún sin el requerimiento de la evaluación, estas propuestas generalmente se hacen desde instituciones, de las que se aprovechan sus servicios e infraestructuras. Así lo atestiguan las últimas propuestas más representativas que se van implantando.

En efecto, últimamente los MOOC como propuesta y variante de una nueva educación a distancia están ganando terreno. Instituciones universitarias de prestigio internacional están apostando fuertemente por ellos. Universidades de éxito, de la élite internacional, tanto académica como económica, ahora vienen a igualar las oportunidades de acceso a estos niveles educativos, vienen a ofrecer cursos masivos, abiertos (gratuitos), ¿?. 

Y, sí, son universidades de prestigio. Recientemente 16 reconocidas universidades (ya son casi 30), Princeton,  Michigan, Stanford y Pennsylvania, entre otras, han apostado por estos formatos (ver aquí). Parece que pueden echarse a temblar otras instituciones que vienen impartiendo docencia en e-learning desde hace tiempo y, en muchos casos, obteniendo pingües beneficios con esta reconocida actividad. Y es muy probable que por aquí vaya el futuro de nuestras universidades. Sin duda este sistema traerá transformaciones inevitables en el mundo universitario, tanto desde la perspectiva académica como económica. Bueno será que nuestras universidades se den una larga sentada para reflexionar sobre esto. Universidades “analógicas” cada vez quedarán menos en los países desarrollados.

¿Respecto a lo de la gratuidad?, Los diseños, las infraestructuras, los materiales, el tiempo de los docentes, etc., todo eso supone un dinero, ¿entonces? Pues ya habrá por parte de muchos participantes petición de evaluaciones para la obtención del preciado certificado, que eso sí se cobra. Ya existirán posibilidades de venta de materiales de calidad complementarios al curso. Posiblemente de esa masa de estudiantes que siguen un determinado curso ya existirán algunos o muchos que se enrolen con otros servicios no gratuitos de esa Universidad. La citada Universidad podrá extender su reconocimiento más allá de sus fronteras y entre una población muy heterogénea… En fin, que el “altruismo” puede esconder muchos otros intereses. De todas formas, la educación a distancia, los MOOC, la enseñanza abierta es imparable, más allá de que existan críticas más o menos fundadas con respecto a sus diseños, materiales, motivación, deserción, etc.

La UNED, mi Universidad, ya ha iniciado prácticas de MOOC. En concreto esta Universidad, CSEV, Telefónica y Banco Santander han firmado un acuerdo de colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para promover la formación superior online en habla hispana, a través de la Primera plataforma iberoamericana de emprendimiento digital.

Volviendo al inicio de esta entrada, ¿podemos considerar a los MOOC como otra dimensión educativa que podemos inscribir en el amplio espectro de la educación abierta y a distancia? Personalmente, así lo entiendo. Una EaD que viene evolucionando desde la enseñanza por correspondencia, la apoyada por medios audiovisuales, la basada en el denominado e-learning, blended- learning, mobile-learning…, MOOC…, y lo que venga, que poco tendrá que ver con modelos presenciales de corte convencional. Aviso a navegantes.

Pero ¡ojo!, al igual que no me canso de repetir que no toda enseñanza presencial es buena, tampoco toda EaD es buena. ¿Es que todos los MOOC van a ser buenos? Seguro que no. Pues atentos a las evaluaciones que de ellos pudieran hacerse. Sin lugar a dudas, no será oro todo lo que reluce.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (27/08/2012). ¿Son los MOOC educación a distancia (EaD)? (12,16). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/210.