Archivo de la etiqueta: aretio

Mi respuesta a Laudatio Honoris Causa UNIVIM (16,10)

IMG_7428

Con motivo de mi investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Virtual del Estado de Michoacán (UNIVIM), institución pública mexicana, en solemne ceremonia celebrada el pasado 26 de mayo en el Patio Central del Palacio Municipal del H. Ayuntamiento de Morelia (México), les transcribo a continuación el texto de mi discurso de respuesta a la Laudatio que realizó sobre mi persona, el Rector de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM), el Dr. J. Gerardo Tinoco Ruíz.

_____________________

Dignísimas autoridades políticas y académicas, respetable audiencia. Querido Dr. Francisco Cervantes, un honor para mí, compartir este acto de investidura como Doctores Honoris Causa de esta Universidad, un honor por lo que significas para mí, como investigador, académico y, sobre todo, como persona.

IMG_7434Acabo de ser investido como Doctor Honoris Causa por esta institución pública, la Universidad Virtual del Estado de Michoacán. “Honoris Causa”, por causa o por razón de honor me han concedido ustedes la más alta distinción, el título de superior rango académico que una Universidad puede otorgar. No cabe mayor honor para un universitario que el de ser destinatario de un privilegio de estas características, que este curso académico se suma, en mi persona, al nombramiento que mi propia Universidad, la UNED de España, me ha concedido como Catedrático Emérito de la misma, honor últimamente sólo reservado en la UNED a aquellos docentes e investigadores que han destacado de forma especial por la excelencia de sus méritos científicos y docentes.

Sigue leyendo

Laudatio al Doctorado Honoris Causa del Dr. García Aretio (16,9)

IMG_6182

El pasado día 26 de mayo tuvo lugar el solemne acto de mi investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Virtual del Estado de Michoacán (UNIVIM), institución pública mexicana, celebrado en el Patio Central del Palacio Municipal del H. Ayuntamiento de Morelia (México).

Esta joven Universidad instauró los Doctorados Honoris Causa por acuerdo de sus órganos de gobierno, como ya les informé en este post de mi otro blog. Fuimos dos investigadores los investidos con tan alto galardón, el Dr. Francisco Cervantes, actual Coordinador de Universidad Abierta y a Distancia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y anterior Rector de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM).

El actual Rector de esa Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM), el Dr. J. Gerardo Tinoco Ruíz, fue el encargado de pronunciar la Laudatio, bajo la presidencia del Subsecretario de Educación, la Sra Rectora de la UNIVIM y la autoridad de la ciudad de Morelia. Amablemente, me han facilitado el texto de dicha Laudatio. En una entrada posterior de este blog, les insertaré mi discurso de respuesta a dicha Laudatio. Va ahora el texto íntegro de la Laudatio pronunciada por el Dr. Tinoco, Rector de la UnADM.


Ingeniero Silvano Aureoles Conejo, Gobernador Constitucional del Estado de Michoacán de Ocampo; Maestra Silvia Mendoza, Rectora de la Universidad Virtual del Estado de Michoacán; autoridades de la Junta Directiva, máximo órgano de la Universidad; Dr. Francisco Cervantes, homenajeado también en este evento, amigos todos.

Agradezco la distinción de la encomienda para pronunciar el Laudatio al Dr. Lorenzo García Aretio, sin duda una institución en la educación. García Aretio aporta y orienta la educación a distancia en todo el mundo, es un referente obligado para quien incursiona en esta modalidad de estudios, su obra lo ha convertido en un autor clave para desarrollar estudios e investigaciones relacionadas con la educación a distancia. Revisar la literatura publicada, su obra producida por más de 30 años de trabajo significa por sí misma realizar una verdadera investigación, representa toda una arquitectura definida en el campo educativo.

Sigue leyendo

Los MOOC y la educación universitaria (15,5)

Ried-logo2Escribía yo en el Editorial de RIED (18,1), titulada “MOOC: tsunami, revolución o moda pasajera“, que son millones de ciudadanos en el mundo que hasta hoy han seguido algún MOOC (Massive Open Online Course). Son cientos de miles los que en este momento están inscritos en alguno de estos cursos. Podemos ser más o menos críticos con los MOOC, pero, por los efectos que se estaban produciendo entonces, no fue desatino total el término de tsunami con que Brooks (2012) en un artículo en el New York Times (3- 5-2012) calificaba a estos cursos masivos, abiertos y en línea. Los señalaba como el tsunami de los campus, como el fenómeno que va a cambiar a la universidad para siempre y de golpe. No ha sido, no va a ser así, pero sí que ha conmovido algunos cimientos de muchas instituciones de educación superior. Por eso, bien merecerá la pena que también en RIED ampliase la reflexión y análisis sobre los MOOC. Si realizáramos un estudio de los artículos publicados en los últimos tres/cuatro años en las diferentes revistas científicas relacionadas con los ámbitos de la educación o de las tecnologías, observaremos que en muchas de ellas ha habido, con mayor o menor reiteración, referencias a este asunto. Algunas de estas revistas han dedicado, vienen dedicando, monográficos relacionados con los MOOC. ¿Y una revista que atiende fundamentalmente a entornos no presenciales de enseñanza y aprendizaje como la RIED?

La RIED ya abordó en su Vol. 17,1, (Entornos abiertos en la nueva educación a distancia), como monográfico, parte de esta problemática. En aquella ocasión, Torres y Gago planteaban el relevante papel de los MOOC en la creación de comunidades de aprendizaje y participación. No vienen quedando claro del todo cuál es el papel de los docentes en estos cursos abiertos, por ello Marauri aborda la problemática del rol de los facilitadores en los MOOC. Capdevilla y Aranzadi, en aquel 17,1 de RIED, dedican su trabajo a discutir sobre la oportunidad o amenzada de los MOOC en las universidades iberoamericanas. Cooperman nos habla de la transición desde una educación superior de élite a otra actual, masiva, abierta y universal. Tovar y Lesko dedican su trabajo almostrar os resultados de una investigación sobre el uso de OCW y OER en la Educación Superior. Finalmente, Zorita y otros abordan la creación de objetos digitales de aprendizaje y su inclusión en el repositorio eSpacio-UNED.

Pero ahora, en el Vol. 18,2, de julio de 2015, la RIED publicó otro monográfico dedicado a algunas de las dimensiones y problemática de los MOOC. ¿Por qué lo hicimos?

Sigue leyendo

Saberes sobre la Educación a Distancia I. El saber práctico (12,25)

Son diversas las formas en que quienes trabajamos como docentes, diseñadores, responsables institucionales, técnicos, estudiosos, investigadores, etc., de la educación a distancia tenemos para aproximarnos a su conocimiento, para desenvolver las competencias requeridas en cada caso. Nos estamos refiriendo a las diferentes formas de aproximación al saber sobre la educación a distancia en sus múltiples manifestaciones, dimensiones y propuestas con que esta modalidad se nos presenta hoy y se nos ha presentado a lo largo de las últimas décadas. Trataremos de proponer las que se nos ocurren como más destacadas formas de este saber: saber práctico, saber técnico, saber científico y saber teórico. Hoy nos referiremos al saber práctico. en sucesivos posts de este blog acotaremos los demás.

El Saber práctico sobre la educación a distancia

Estaríamos hablando del saber basado en la experiencia, saber experimentado o saber espontáneo. Sería el saber propio del práctico, del educador a distancia que a base de ensayo y error, por ejercicio, por hábito, sabe cómo actuar en las diferentes ocasiones que le brinda esta forma de educar. Es ésta una de las formas más usuales de saber dentro de este ámbito. Se refiere a aquella intervención que está guiada por el sentido común, por los hábitos de los propios agentes, por la experiencia, la tradición, las creencias, las teorías implícitas… Se trata de una actuación que no se fundamenta en ninguna reflexión crítica consciente, ni en fundamentación científica alguna, sino únicamente en lo que es propio de esa forma de educar/enseñar según quienes la vienen practicando, por lo que, en consecuencia, se transmite de forma no sistemática. En este sentido, la mayoría de modelos y pautas de conducta de todos y cada uno de los agentes implicados se ponen en acción porque es lo asumido por la generalidad, sin llevarse a cabo ninguna reflexión previa sobre la adecuación o no de los mismos. No se da sistematización ni planificación intencional expresa, sino que por medio de la observación y de la experiencia se van asumiendo aprendizajes a partir de los diversos modelos y propuestas conocidas que nos rodean. Se trata, en definitiva, de un saber hacer que se sostiene por uso, quizás rutina, e inculcación de hábitos.

Este saber sobre la educación a distancia sería un saber directo, como decimos, carente de reflexión o consciencia y, consecuentemente, desprovisto de argumentos que muestren el por qué se actúa así y no de otra manera. Se trataría de aplicar aquello que vi hacer, aquello que intuyo o aquello que vengo haciendo con no malos resultados pero sin razones ni tecnológicas ni científicas de por qué hago lo que hago, aunque a eso que hago le aplique el sentido común. Parece que es a través de este saber mediante el que se educa de forma mayoritaria, no solo en educación a distancia, también en los sistemas más convencionales. Y en lo que nos ocupa en este espacio, con más probabilidad, la realidad quizás sea porque el conocimiento de la educación a distancia de carácter más fiable, científico en definitiva, está aún “en pañales” y el poco que existe está escasamente asimilado y muy poco divulgado. Amén del convencimiento que muchos tienen de que ese tipo de conocimiento sirve para poco dado que lo que hacen, basado en la experiencia, funciona bien.

Naturalmente, no despreciamos, ni mucho menos, este tipo de saber. Es más, estamos convencidos de su valor y de la necesidad de que quienes no tienen experiencia realicen inmersión en situaciones prácticas exitosas que otros desarrollan. Además, no nos cabe la menor duda de que el práctico exitoso con sus aplicaciones relativas a la educación a distancia, está aplicando, aún sin percatarse de ello, principios, saberes… experimentados, recogidos del ejercicio, de la práctica pero que tienen su fundamento teórico y su base tecnológica o científica. En todo caso, existen propuestas y corrientes que abogan por reconocer al profesor como quien debe generar su propia teoría respecto a casos concretos, más que aplicar simplemente teorías generales propuestas por otros. En fin, tema para el debate.

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (19/11/2012). Saberes sobre la Educación a Distancia I. El saber práctico (12,25). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/356.