¿Listas de distribución vs software social? (12,5)

Cuando a Ray Tomlinson en 1971 se le ocurrió elaborar un software que desde la red Arpanet, antecesora de Internet, posibilitara remitir un mensaje desde un ordenador a otro nacía el correo electrónico que, sin duda, revolucionó las comunicaciones en el mundo.

Cuatro años después (1975) Steve Walker crea la primera lista de distribución de correo electrónico. Y ya en 1980 aparecen las listas de correo moderadas. En 1982 existían 44 listas de distribución registradas. Hoy son millones.

En realidad las listas de correo, listas de distribución o de discusión, en estos primeros años tuvieron un desarrollo paralelo al del propio correo. El 75% del tráfico en la red era el generado por el correo. En las listas se empezaron a configurar comunidades centradas en diferentes intereses, fuesen éstos profesionales, académicos, de ocio u otros. Se trataba de eso, de personas con ciertas afinidades en un campo que disponían de correo electrónico y que se suscribían a una lista soportada en un software que permitía el envío masivo y simultáneo de cualquier mensaje remitido por uno cualquiera de los miembros de esa lista.

En la segunda década del siglo XXI nadie discute las potencialidades, aún actuales, de esta herramienta del foro (no 2.0), tanto para el intercambio de información como para la resolución de problemas, el debate, el contraste de pareceres, la conjunción y refuerzo de intereses comunes, etc. Y ello, sin explicitar las que desde mi punto de vista son ventajas indiscutibles de una de las mejores herramientas con que seguimos contando los docentes dentro del ámbito educativo en red.

Pero volvamos a las listas. ¿Se caracterizaban las listas por favorecer la interacción?, ¿la socialización, quizás?, ¿se soportaban las listas en un software social?, ¿o habría que esperar hasta 2004 a que apareciese la web 2.0, la web social, el denominado software social?, ¿y los foros?

Ya escribía yo hace años, bastante antes de 2004, (sin conocer aún esa cosa de la 2.0) sobre las inmensas posibilidades para democratizar la producción, edición, publicación y difusión de las ideas, convenciones, creencias, deseos, sentimientos y emociones que nos permitía el uso del ciberespacio, de la red. Listas, grupos de noticias y foros, todos ellos de la comunicación no 2.0, frente a lo que vino después, rss, fedds, blogs, wikis, redes sociales, peer to peer, podcasts, etc.

¿Y qué pueden hacer las listas que nacieron en la prehistoria de la red, cuando Internet aún no se llamaba Internet, hace 40 años, ante tanto software social?

En fin, ¿continuamos pensando que a estas horas del siglo XXI las listas, algunas al menos, continúan cumpliendo una faceta útil para el intercambio, la socialización del conocimiento, la comunicación, sin más?, ¿es que una lista no es un software de lectura y escritura, una de las características de la 2.0?, ¿sería preferible que esas listas se transformasen aprovechando otras excelentes herramientas que hoy pone a nuestra disposición el mundo Interner?

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (23/06/2012). ¿Listas de distribución vs software social? (12,5). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/92.


García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

5 pensamientos en “¿Listas de distribución vs software social? (12,5)

  1. Pingback: ¿Listas de distribución vs software social? | Contextos universitarios mediados | Educación a Distancia (EaD) | Scoop.it

  2. Pingback: ¿Listas de distribución vs software social? | Contextos universitarios mediados « Blog de Norman Trujillo

  3. Gonzalo Abio

    Estimado Lorenzo:
    Creo que otro detalle que hace que nos volquemos más a la web social, es que por ejemplo, si alguien busca un determinado término en Google, lo más probable es que aparezca en primer lugar algún buen comentario hecho sobre ese tema en algún blog o en Wikipedia o hasta en algún foro abierto, pero es más difícil que aparezca lo que se dijo en alguna lista, pues en muchas de ellas los contenidos solo son visibles a sus participantes.
    Reciba un saludo desde Brasil.

    Responder
  4. Gonzalo Abio

    Creo que las listas cumplían muy bien su papel y posibilidad de aglutinar personas alrededor de un tema específico y hasta podían servir como plataformas para cursos, pues si en aquella época no era muy fácil tener y mantener una página web decente, por medio de las listas podíamos subir documentos y archivos diversos, hacer votaciones, además de la función obvia de enviar e-mails a los participantes, en fin “dar clases” mediados por esos sistemas (recordemos que esas funciones está también en muchos LMS actuales).
    Entre los años de 2000 y 2006 recuerdo que todos mis grupos de alumnos tenían listas separadas para cada curso que daba.
    Las redes sociales y la multiplicación de servicios diversos proporciona una nueva dimensión (y también un enorme volumen de información), además de la mayor horizontalidad de la información, pero todavía para mí el e-mail sigue siendo esencial y lo configuro para que las informaciones de interés me lleguen por esa vía, a la que prefiero más que el rss.
    Hoy en día, uso mucho las wikis en mis cursos, pero el e-mail sigue estando prtesente en paralelo como canal de comunicación para avisar sobre los cambios hechos por cualquiera en esas plataformas.
    Otro elemento que me parece importante es que el e-mail y las listas me permiten también guardar y buscar la información antigua de una forma que creo que es mucho más eficaz y práctica que lo relativamente efímero de las redes sociales y el microblogging que te obligan a guardar de otra forma la información que uno considere interesante. En el caso de una lista, basta con entrar en el sistema y recuperar lo que se haya dicho sobre un tema o una determinada persona, aunque el mensaje se haya enviado hace años. Algunos foros tambien tienen esa ventaja.
    Los blogs también permiten una buena recuperación de la información antigua, pero lo que se dice o comenta en las redes sociales creo que no, aunque sin dudas la igualdad de las informaciones que permiten las redes es un elemento que hay que considerar y que cada vez está más presente en las relaciones virtuales que propician todas esas tecnologías.

    Responder
  5. Mariaber

    Como usuaria por varios años de la Lista CUED-distancia y ahora de RED-Cued, puedo decir con toda honestidad que, si bién revisaba a diario la primera, más que todo como fuente de información acerca de la EaD, pocas veces me sentí motivada a participar en las discusiones (aunque algunas eran muy interesantes); en cambio, encuentro mucho más estimulante y soy mucho más participativa en la segunda (aunque a veces me siento abrumada con tanta información incluída en tantos formatos). Esto me lleva a concluír que la función que cumplían las listas está siendo superado, con creces, por las redes sociales. Espero que no suceda lo mismo con el correo electrónico.
    Saludos cordiales.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.