Convergencia Presencia-Distancia (12,2)

Foto UNED

Entre las instituciones educativas o programas unimodales, de sólo educación a distancia, aunque pocos, todavía existen algunos que no cuentan con servicios virtuales. Se trataría de instituciones que continúan impartiendo una educación a distancia de corte convencional. Este modelo está en extinción, aunque personalmente lo continuo defendiendo para poblaciones y zonas geográficas con dificultades de acceso a las tecnologías que son comunes en países del mundo desarrollado o en vías de desarrollo. Esa educación a distancia basada en soportes texto impreso, teléfono, correo postal y radio puede continuar prestando un servicio inestimables en muchas zonas del globo cuyas condiciones orográficas, socioeconómicas o tecnológicas impiden implementar una educación a distancia soportada en sistemas digitales y de telecomunicación.

Son más comunes aquellas instituciones unimodales que habitualmente ofrecían todos sus programas íntegramente a distancia por procedimiento convencional y que progresivamente han ido incorporando los sistemas digitales en su quehacer, pero sin perder del todo el componente más convencional. Otras, bien porque nacieron así o bien porque progresivamente los han ido adaptando, todos sus servicios de formación los prestan a través de sistemas virtuales.

De aquellas instituciones que se han venido denominado duales, bimodales o mixtas (distancia-presencia), las más habituales hoy día, podríamos señalar que disponen de los dos modelos clásicos, el presencial que atiende a los estudiantes que acuden a sus aulas, bibliotecas y laboratorios, con la metodología habitual y el a distancia que implica que, dentro del mismo centro o institución, existen estudiantes que siguen los estudios a través de esta modalidad, total o parcialmente.

Algunos centros imparten a distancia algunos estudios o algún programa o materias que también se siguen ofreciendo en modalidad presencial. Sin embargo, resulta más común encontrarnos con instituciones que imparten estudios con un determinado porcentaje de tiempo lectivo realizados en presencia y el resto a distancia. Vienen denominándose como estudios semipresenciales o blended-learning.

También en estos centros duales o bimodales pueden encontrarse casos en los que en unos determinados estudios se ofrecen materias o asignaturas en formato presencial y el resto plenamente a distancia.

Cada vez son menos las instituciones presenciales modernas que no cuenta en su docencia con el correspondiente complemento virtual. Además de las tradicionales clases y seminarios presenciales, se ponen a disposición de los estudiantes los correspondientes sitios Web de las asignaturas, aula virtual, foros, chat, blogs, wikis, etc. Este submodelo viene siendo progresivamente introducido por las instituciones ordinarias presenciales.

Y aquí me quedo, ¿dónde está hoy la frontera entre lo presencial y lo a distancia?, ¿no se está diluyendo, o quizás ya esté diluida?, ¿no se trata más bien de una convergencia de sistemas?, ¿podría una formación universitaria moderna reducirse exclusivamente al contacto profesor-alumno en el aula? Los sistemas a distancia, cierto que dependiendo del nivel de estudios, ¿pueden prescindir 100% de algún contacto presencial, aunque sea en algún momento de la evaluación en estudios oficiales y reglados?, ¿no sería mejor hablar de diferente énfasis que, según modelos, se asigna a la relación presencial y la soportada, por ejemplo, en entornos virtuales de aprendizaje?, ¿no es más cierto que cada vez existe menor salto entre unas y otras experiencias, modelos o formulaciones?, ¿no es más cierto que deberíamos hablar de confluencia o convergencia de sistemas?, ¿no es más cierto que más que contraponer sistemas deberíamos hablar de educación, de calidad de esa educación, sea con énfasis presencial o a distancia?

Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (18/06/2012). Convergencia Presencia-Distancia (12,2). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/50.


García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

8 pensamientos en “Convergencia Presencia-Distancia (12,2)

  1. Pingback: Convergencia real en educación superior: por dónde empezar? | MEDIADOS POR NTICS

  2. Flavia Ruiz Díaz

    Dr. Aretio,
    Ud menciona que cada vez son más las instituciones presenciales que suman componentes virtuales a sus cátedras, y a esto lo referencia como “submodelo”. Mi pregunta es: submodelo de la presencialidad o de la virtualidad? cómo llamaría a este sumodelo? convergencia?

    Saludos!
    Flavia

    Responder
    1. Lorenzo García Aretio Autor

      Dependerá de la cantidad y calidad de esos componentes y tiempos de virtualidad. Si es considerable podríamos hablar de modelo mixto, de blended learning, de semipresencialidad, etc. Si se trata sólo de sumar tecnologías digitales al modelo presencial, éste seguirá siendo eso, presencial con apoyos virtuales.
      Muchas gracias.

      Responder
      1. Anónimo

        Gracias Dr. por su respuesta. Me refería al modelo presencial. Entiendo entonces que sigue siendo presencialidad con apoyo en la virtualidad. Estoy tratando de encontrar el término para esta articulación (que no es b-learning)…. y creería que sería el “Modelo de Enseñanza y Aprendizaje Integrados” que Ud. menciona en sus publicaciones. Estoy en lo correcto? Traté de localizar bibliografía sobre este modelo en Internet, para profundizar, pero aún no he tenido éxito.

        Responder
  3. GEORGINA MALDONADO LIMA

    Que grato ha sido acceder a sus comentarios y conocimientos respecto a la educación bimodal y, es cierto, lo importante tanto en la educación presencial como en la de distancia, es la calidad del docente, de los materiales, de las herramientas de comunicación, etc.
    Gracias por compartir.

    Responder
  4. Rosa A. S. Velazco

    Saludo Dr. Aretio y demás miembros del Blog.
    Soy brasileña y me encantó su refelxión acerca del estudio denominado duales, bimodales o mixtas (distancia-presencia).
    En Brasil, este tipo de educación ya es una realidad en casi todas las universidades. Mientras doy clases a la secundaria, hago una especialización para ser Tutora en EaD (maestro virtual), porque lo creo- está es la educación del futuro.
    Felicitaciones
    Prof. Rosa -Letras

    Responder
  5. Adrián Rodríguez

    Saludo Dr. Aretio y demás miembros del Blog. Aunque un poco tarde, pero a tiempo para incursionar en el debate y discernimiento de las ideas y preguntas a las que invita su autor.
    Ciertamente Dr. Aretio, en países desarrollados o en vías de desarrollo, se puede justificar la unimodalidad de la educación a distancia, por razones geográficas, socioeconómicas,… sin embargo, existe una discusión de Fondo, y es que muchas de las instituciones de Educación a Distancia, nacieron con ese perfil, es decir, sus estructuras, procesos, actividades, ambientes (…), fueron diseñados con esa Misión y Visión.

    Ahora dado el avance vertiginoso y penetración de las TIC en todos los campos del saber, y en especial el de la modalidad a distancia, no es ajeno pensar una posible Convergencia entre lo presencial y a distancia, porque el primero, también ha sido favorecido con estos avances, que le dan características de virtualidad, habría que ver si ésta en su concepción, diseño e implementación, responde a los fundamentos epistemológicos, teóricos, metodológicos, (…) de la Educación a Distancia.

    En lo que refiere a la estructura e infraestructura, habría que ver con que cuenta esta institución para pasar de un modelo unimodal ( a distancia) a uno bimodal (Presencial- a distancia).

    En el caso Venezolano, de la Universidad Nacional Abierta, nacida en el año 1977, la estructura e infraestructura, fue diseñada exclusivamente para la modalidad a distancia. A nivel de infraestructura, cuenta con un nivel Central, y aproximadamente 24 Centros Locales y equis número de oficinas de apoyo y otro tanto centros de presentación. Los centros locales y las oficinas de apoyo, son propias, más no los centros de presentación. Las primeras, son espacios muy reducidos con un personal Tutores/as, Administradores/as, Coordinador/a, Obreros/as…) básico para su funcionamiento y operatividad, al equipararlo con una Universidad Presencial, y los costos, también son inferiores al compararse con el sistema presencial.

    Visualizando la situación desde una perspectiva general, creo que por el aspecto de estructura e infraestructura, al menos en el caso venezolano, se le haría más fácil Converger a la Educación Presencial hacia la Educación a Distancia, y no en viceversa.

    Otro de los puntos “calientes”, es el de la calidad. Y coincido en que ya sea la Educación presencial o a distancia, ésta debe asegurarse. En lo que refiere a la Educación a Distancia, el Diseño Instruccional, es un elemento medular en la calidad de éste, y sería ilógico pensar que un mismo diseño sirva y funcione para ambas modalidades de estudio, sería echar por tierra los fundamentos y las bases de la Educación a Distancia.

    Saludos,

    Adrián Rodríguez

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.