Tengo 422 amigos y estoy solo… (14,19)

Tengo 422 amigos y, aún así, estoy solo…“. Así comienza el vídeo que acompaña esta entrada. Sin duda, un vídeo para reflexionar. Un vídeo que me vuelve a provocar una serie de preguntas que me vengo haciendo cada cierto tiempo, algunas con respuesta evidente que se intuye en la misma pregunta y otras sin respuesta por mi parte, al menos por el momento.

Me animo a plantear de forma intencionadamente desordenada estas preguntas ¿reflexiones? que, planteo al hilo del citado vídeo. Ahí van:

    • ¿Partidario de la conexión permanente o de la búsqueda de espacios de desconexión?;
    • ¿por qué los que nos dedicamos al mundo de la educación no debatimos suficientemente sobre lo que está sucediendo respecto a este tema;
    • ¿valoramos de forma crítica los indudables aportes de las tecnologías, sí, también en la educación?;
    • ¿luchamos por reducir la brecha digital entre los que tienen y los que no, entre los que saben y los ignorantes involuntarios?;
    • ¿nos cercioramos de las satisfacciones que generan las relaciones presenciales, sin renegar del otro tipo de relaciones?;
    • ¿consideramos “marciano” al que no “reside” en facebook o twitter?;
    • ¿entendamos la necesidad de contar con competencias digitales básicas para desenvolvernos en la sociedad de hoy?;
    • ¿tiene cualquier actividad profesional o empresarial futuro si no existe en Internet?
    • ¿es nuestra actividad digital siempre consciente, intencionalmente voluntaria?;
    • ¿nos preguntarnos si estar permanentemente conectado es estar más informado, ser más instruido, sentirnos más próximo, más accesible…?;
    • ¿estamos cerca o lejos de la “nomofobia“, del terror a sentirnos desconectados, por ejemplo al olvidarnos en casa el móvil/celular?;
    • ¿paramos y reflexionamos sobre si somos o no adictos a la cacharrería tecnológica y dependientes de ella?;
    • ¿medimos la dimensión de nuestra identidad digital y la pérdida de nuestra intimidad en la red?;
    • ¿por qué no reivindicamos el derecho a estar desconectados?;
    • pero, ¿es hoy un lujo o una desgracia el estar desconectados?;
    • ¿respetamos el derecho a no usar permanentemente las tecnologías a pesar de tener acceso fácil a ellas?;
    • ¿aceptamos o no la exclusión social que puede suponer la ignorancia o distanciamiento voluntario del mundo tecnológico?;
    • ¿existe realmente la denominada “infoxicación”, “infobesidad” (saturación informativa) frente a la que pudiéramos llamar dieta digital?;
    • ¿nos sentimos ansiosos por estar informados?, ¿tenemos miedo a perdernos algo importante si nos desconectamos (síndrome FOMO – Fear Of Missing Out);
    • ¿podrá ser pronto una tendencia la de la desconexión o desitoxicación digital?;
    • ¿nos proponemos y transmitimos a nuestros estudiantes los beneficios de una desconexión periódica?;
    • si logramos esa desconexión digital, ¿nos sentimos mejor, nos relacionamos de otra forma con familiares y amigos (relaciones de espacio y no sólo de intereses)?, ¿llegamos a lograr algo de paz y tranquilidad cuando decidimos desconectarnos?;

  • ¿podría ser la desconexión una nueva competencia que habría de pretenderse?;
  • ¿nos permite a nosotros y a nuestros estudiantes hacer otras cosas el haber logrado desconectarnos en determinados momentos?;
  • ¿educamos para que ellos encuentren o busquen tiempos de desconexión?;
  • ¿nos desconectamos para mejorar no sólo las relaciones presenciales sino también las propias digitales?
  • como se señala en el vídeo, ¿cuántos amigos tenemos?, ¿llegamos a sentirnos solos a pesar de tanta relación?, ¿acompañados sin estar con los otros?;
  • ¿las redes sociales las hemos traducido por redes digitales?, ¿no existen redes sociales no digitales?;
  • ¿cómo va a ser nuestra vida 3.0, cómo es la 2.0, cómo era la 1.0, la 0.5, la 0.0?, ¿pros y contras?;
  • ¿y la distancia entre padres (visitantes digitales) e hijos (residentes digitales)?;
  • ¿logramos establecer fronteras entre nuestras relaciones digitales, profesionales, de amistad y familiares?;
  • ante estas reflexiones, ¿cuál debe ser la postura de los educadores de niños, adolescentes y jóvenes?, ¿y la de los padres?;
  • …/..

Podría seguir, y quienes me leen, también. Son preguntas/reflexiones que, como señalaba, me vengo haciendo, al observar mi entorno tanto profesional como familiar, (¡ojo a los nietos!). Y lo digo/escribo desde la perspectiva de un pedagogo, adalid de la educación A DISTANCIA (no presencial), defensor de los beneficios de las TIC en la educación y…, no sé cuántas cosas más. ¡Ah!, y convencido de ello, pero intuyo que yo mismo debo buscar esos espacios de desconexión que considero necesarios.

Respondan o respóndanse, si lo desean, a una, cinco o todas estas cuestiones, debatan, debatamos con nuestro entorno, con nuestros colegas y estudiantes sobre estas preguntas que nos vienen marcando nuestras conductas presentes y futuras.

En fin, amigos, lo primero, vean el vídeo. Después lean, dialoguen, respondan…


Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

About Lorenzo García Aretio

Catedrático de Universidad. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia
This entry was posted in Entradas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Tengo 422 amigos y estoy solo… (14,19)

  1. rachael says:

    Buenos días… No sé si es debido a que nací en una generación (1978) que ha estado siempre a medio camino entre la realidad física y la realidad digital, por lo que no me siento del todo identificada con esta problemática, tan evidente a día de hoy, innegable, desde luego tanto en las generaciones posteriores a la mía, así como en las anteriores (en la mía propia también, aunque mi círculo sigue haciendo uso del timbre de casa y mandando cartas físicas como si la Red no existiera…). Llegué tarde a lo digital (en comparación con las nuevas generaciones), pues todos sabemos que Internet no estuvo tan alcance de todo el mundo hasta bien entrados los 90, pese a que algunas instituciones y particulares ya las utilizaran poco antes de esas fechas. El caso es que mi mundo ha girado más en torno a las comunicaciones verdaderas, de horas interminables sentados en bancos de parques, jugando con amigos, charlando, discutiendo, leyendo… Internet es para mi como un complejo juego de Atari (el mejor, sin duda), pero no interfiere en mi vida personal. Lo mismo me encierro en Internet que salgo a la calle y realizo cualquier actividad que se nos ocurra entre amigos. Soy consciente de que hoy la norma es, básicamente, lo que expone el vídeo, pero personalmente (y es sólo una opinión, perfectamente discutible) lo achaco a que, quizá, las personas que no han jugado, charlado, experimentado, etc., como lo hacíamos casi todos los de nuestra generación, no lo ven tampoco como algo relevante en su formación ni en sus vidas. Es decir, ellos hallan en la Red todas las actividades que nosotros sólo podíamos disfrutar en dosis y que, con cansina lentitud, llegaba por fin a nuestras vidas. Ahora no se comprende que vayas al portal de nadie y llames al timbre para preguntar: “¿está …?” y esperes a que baje para ir a dar un paseo, por ejemplo. Lo único que se concibe es que cojas el móvil, mandes un wasap (WhatsApp) y quedes en algún lugar determinado a una hora específica. A mí no me parece mal, pero hay que saber aprovechar los momentos. Nunca será lo mismo lo que hagas en vivo que lo que hagas a través de la Red. Pero la Red aporta muchísimos beneficios a quienes no pudieron vivir ciertas experiencias personales. Es un tema complejo, sin duda. Gracias. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">