Blended, ¿mezcla o integración? (12,7)

 

En nuestra entrada referida al blended introducíamos el tema del blended learning resaltando que, bien está que a nivel de denominación lo consideráramos como nuevo, pero no así a nivel de innovación educativa radical y estructural. Textos, gráficos, voz, audio, animaciones, vídeo…, se vienen utilizando desde hace muchos años tanto en los formatos presenciales como en los propios de la EaD más convencional. Cuando estas formas de comunicación didáctica fuimos capaces de plasmarlas, todas ellas, en soportes de multimedia digitales, e igualmente tuvimos la posibilidad de transmitir, recuperar y reproducir la información mediante las correspondientes redes digitales y los oportunos sistemas de codificación y descodificación, es cuando dimos el verdadero salto tanto cualitativo como cuantitativo en la comunicación educativa. 

Continuamos, por tanto, nuestras reflexiones en torno al blended learning. Algunos lo vienen denominando como blended e-learning. Quizás esta segunda designación se ajuste más a la sencilla definición que se viene aceptando del blended learning: forma de aprender que combina o mezcla la enseñanza presencial con la virtual, ¿se trataría de un híbrido de ambas?, hybrid model dirían otros. Parece que incluir la “e” de “electrónico” delimita el concepto. No se aceptaría en ese supuesto como blended learning, a la enseñanza semipresencial basada en modelos y tecnologías convencionales de educación a distancia (EaD). Los adalides de la denominación, ciertamente, no la contemplan.

Pero ya lo sugeríamos en nuestra entrada Blended learning, ¿nuevo y maravilloso?”, no nos parece apropiado el resultado de la traducción literal, aprendizaje mezclado o, ahora, aprendizaje electrónico mezclado, ¿mezclado con qué, entre qué?.
En lugar de hablar de “mezcla”, nos inclinaríamos por el término “integración”, que nos llevaría a una denominación o idea semejante a la de “Modelo de enseñanza y aprendizaje integrados (EAI)”. Nos resistimos a eliminar términos que puedan inducirnos a ignorar la tarea del docente que, finalmente, es quien diseña y desarrolla el proceso de enseñanza. Ya sabemos, nadie lo duda, que el objeto final de cualquier acción formativa es el aprendizaje, pero lo que hay que diseñar, en lo que han de capacitarse los docentes es en las estrategias y técnicas para una enseñanza de calidad que deberían culminar en aprendizajes, presumiblemente, del mismo corte.

Desde las propuestas más rancias dentro del aula presencial, hasta los más innovadores modelos tecnológicos educativos de hoy, pasando por todas las generaciones de la EaD, un altísimo porcentaje del éxito de acciones formativas estriba en la figura del docente, en el modelo pedagógico que éste asuma, en su formación, disposición, motivación y en la eficiente utilización de los medios tecnológicos adecuados para cada situación didáctica concreta.

Pero, vamos a lo de “blended”. En esa denominación de “enseñanza y aprendizaje integrados”, pretenderíamos asignarle al término “integrados” todo su amplio significado semántico, donde no falte ningún elemento ni parte del hecho educativo-formativo, donde se da integridad plena al proceso. Se trataría así, no de buscar puntos intermedios, ni intersecciones entre los modelos presenciales y a distancia, sino de integrar, armonizar, complementar y conjugar los medios, recursos, tecnologías, metodologías, actividades, estrategias y técnicas…, más apropiados para satisfacer cada necesidad concreta de aprendizaje, tratando de encontrar el mejor equilibrio posible entre tales variables curriculares. Así, trataríamos de planificar cuidadosamente estas variables, con el fin de:
  • Complementar las ventajas del aprendizaje presencial cara a cara con los contrastados beneficios de un aprender a distancia; 
  • Armonizar las ventajas del aprendizaje autónomo e independiente con las indudables de los aprendizajes colaborativos; 
  • Compensar adecuadamente las comunicaciones verticales o asimétricas con las horizontales o simétricas; 
  • Equilibrar en sus justas proporciones las comunicaciones síncronas, en directo, con las asíncronas o en diferido; 
  • Integrar las tecnologías más propias de la enseñanza presencial o de la más antigua EaD con las más sofisticadas, propias de los procesos asentados en tecnologías digitales; 
  • Combinar el uso de los materiales de estudio en los formatos más adecuados para cada situación concreta; 
  • Disponer las dosis necesarias de aprendizaje guiado en grupo con el aprendizaje en equipo y el de corte individual. 
Como puede verse, no descubrimos nada nuevo. Determinadas propuestas radicadas desde la EaD y otras, avanzadas, desde la propia formación presencial, han protagonizado intentos que recogían todos o parte de los puntos anteriores y que han dado sus frutos desde hace años.


Citar así esta entrada:
García Aretio, L. (03/07/2012). Blended, ¿mezcla o integración? (12,7). Contextos universitarios mediados. (ISSN: 2340-552X). Recuperado de http://aretio.hypotheses.org/135.

García Aretio

Catedrático de Universidad. Profesor Emérito de la UNED. Titular de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED) de la UNED de España. Director de la RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYouTube

11 pensamientos en “Blended, ¿mezcla o integración? (12,7)

  1. Pingback: Flipped classroom, ¿b-learning o EaD? (13,9) – Educación, persona, tecnología

  2. Pingback: Flipped classroom, ¿b-learning o EaD? | Contexto

  3. Pingback: Manejo de las TIC en la Gestión Docente | Pearltrees

  4. Pingback: Blended learning « e-Learning docs

  5. Rafael Morales Gamboa

    No me gusta el término enseñanza y aprendizaje integrados como equivalente a blended learning porque da a entender que lo que se está integrando es la enseñanza y el aprendizaje, en tanto que blended learning se refiere a una mezcla de modalidades presencial y virtual/en línea/a distancia. De hecho, el término adolece en sí del mismo problema que se observan en aprendizaje mezclado: ¿integrados con qué?

    Sugeriría entonces el término aprendizaje en modalidad mixta como una traducción más literal, pero esclarecedora, del término blended learning y cierro comentando que el aprendizaje no requiere de enseñanza, si bien se beneficia de ella, razón por la cual no tenemos que forzar la introducción de enseñanza en la traducción de blended learning.

    Responder
    1. Lorenzo García Aretio Autor

      Mi estimado amigo, interesante su reflexión. Sigamos significando en inglés lo que podemos “traducir” a nuestra lengua.
      Naturalmente que para aprender no siempre es preciso que alguien enseñe, ¿pero cómo denominar a la enseñanza en esa modalidad?, ¿mezclada?
      Yo no fuerzo la entrada de “enseñanza” en nada. Hago una propuesta de integración de estrategias, métodos, tecnologías, herramientas…, de enseñanza y aprendizaje y ofrezco una posible denominación más abarcadora que la de blended-learning.
      Cuando pregunta en su comentario ¿integrados con qué?, creo que en la tabla que ofrezco explico lo que quiero decir.
      Ya sabe, son preferencias, porque eso de “mezcla” no me acaba de gustar y las definiciones que leo tampoco me convencen demasiado.
      En todo caso, lo bueno siempre que proponemos un término es explicar qué queremos decir con esa denominación. Y si se explica bien, queda más que justificado. Es lo que cada uno piensa sobre ese concepto que puede no coincidir con lo que piensan otros. Esa es la riqueza del debate académico.
      Muchas gracias por su aporte, Rafael.

      Responder
    2. Nestor Gabriel Flores

      Hola, comparto una reflexión:
      En primer lugar no tengo claro que significa EaD, supongo que debe ser educación a distancia. Esto es en definitiva la esencia de los nuevos recursos de enseñanza-aprendizaje.
      De hecho el término blended learning, lo traduje blend como mezcla y learning como aprendizaje. La significación del término sugiere un aprendizaje mezclado. Al terminar de leer, en los comentarios se disparó esto que pensé primero que significa BL?
      Dicha discusión sobre término enseñanza y aprendizaje integrados (mezclados) no gustaba como equivalente a blended learning, y sugiere el término aprendizaje en modalidad mixta,
      Mi punto de vista es que como entendí en el texto se puede aprender de forma presencial, junto a su profesor, se puede aprender a distancia/virtual, junto a su coordinador, se pude aprender solo en su medio u entorno. Y por lo tanto se puede enseñar presencial y virtualmente.
      Concluyo, el aprendizaje (solo o con presencia del educador) se favorece del tipo de enseñanza y los términos de la traducción BL, aprendizaje y enseñanza en la instancia virtual, refieren al concepto de una modalidad de nuevos recursos (herramientas) de enseñanza mezclado o mixto entre lo presencial (tradicional) y virtual para favorecer el aprendizaje en época actual.

      Saludos

      Responder
  6. Pingback: Blended, ¿mezcla o integración? | Contextos universitarios mediados « Fabián Belledi

  7. Pingback: #Docentes Blended, ¿mezcla o integración? | Contextos universitarios mediados | Pedagogía y virtualidad | Scoop.it

  8. Pingback: Blended, ¿mezcla o integración? | Contextos universitarios mediados « E-learning y Pedagogía

  9. Pingback: Blended, ¿mezcla o integración? | Contextos universitarios mediados « Blog de Norman Trujillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.